Graves amenazas ambientales a la vida digna de los hondureños

2208 views

*** El informe especial pone de relieve los impactos ambientales negativos sobre los derechos humanos. Impactos provenientes de esas amenazas a nuestros recursos naturales y al ambiente; y la necesidad de legislación más precisa, de políticas públicas.

 

El titular del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), Roberto Herrera Cáceres, expresó que “la mayoría de la población vive en la pobreza y en la exclusión social, sin suficientes medios de subsistencia y sin oportunidades iguales para vivir con dignidad y prosperar socialmente”.

la Constitución de la República y pactos internacionales vigentes en Honduras reconocen que el pueblo hondureño tiene el derecho de disponer libremente de las riquezas, recursos naturales y actividades económicas en nuestro territorio, para proveer al desarrollo sostenible de todas nuestras comunidades y, como mínimo, a que contemos con nuestros propios medios de subsistencia.

El desarrollo sostenible hoy debe ser inclusivo y estar centrado en el bienestar de las personas, y con conciencia nacional de respeto a la dignidad humana, la igualdad, la ordenación del medio ambiente, la economía sana, y la libertad para vivir libre del temor y de la miseria, apuntó el defensor del pueblo.

A lo anterior, se agrega que hay muchos riesgos de agravar la situación de las y los compatriotas más necesitados, de los que viven en la pobreza y exclusión social, porque el agotamiento y destrucción creciente de la base renovable de los recursos naturales y los daños ambientales consiguientes se están constituyendo, cada vez más, en un serio problema para la vida digna en Honduras y en un obstáculo también a las oportunidades de bienestar progresivo, para todas y todos los habitantes.

La principal amenaza lo constituye la pérdida de bosques, por el ataque del gorgojo descortazador, los incendios forestales y la tala ilegal que traen consigo la disminución y deterioro de los caudales y calidad del agua, contaminación del aire y de la tierra y, todo ello, afecta las cuencas y microcuencas y la consiguiente captación del agua para uso doméstico de los pobladores y también usos industriales, las represas que producen hidroenergía, perjudicando la calidad de vida de los asentamiento humanos, la diversidad biológica y la flora, causando muerte, enfermedades, pérdida de empleos y bienes, privación de alimentos.

El Defensor del Pueblo, presentó el Informe Especial sobre amenazas graves a nuestros recursos naturales y el daño ambiental que están provocando no sólo en perjuicio del Estado o de los gobiernos municipales sino que, sobre todo, del centro y sujeto primordial del desarrollo sostenible, que es cada habitante y la población de nuestros municipios, aldeas y caseríos.

Se estima en más de 953.0000 hectáreas de bosque de pino afectados en las diferentes fases, por el gorgojo, más el peligro anunciado de que los árboles afectados, derribados y los que se dejan en pie para protección y control: se constituyan en materia combustible que puede propiciar un aumento de la frecuencia e intensidad de los incendios forestales, en este y durante los próximos años, no sólo en municipios tradicionalmente afectados por incendios sino que también en aquellos donde los incendios han sido poco significativos. Incendios que, en general, sólo en el 2015, dañaron 39,584.92 hectáreas de bosque.

Lo que es más, se considera que los brotes activos de gorgojos se unirán produciendo un frente en expansión enorme que puede extenderse hasta otras regiones del país y, eventualmente, a otros países. Con lo que se perderá muchos más bosques sanos, con daño grave a todas las comunidades locales y comunidad nacional, en general.

A lo anterior, hay que agregar la tala ilegal del bosque que el CONADEH, por medio del Monitoreo Forestal Independiente, contribuye a contrarrestar para mejorar la gobernanza resultante de la protección y respeto de los derechos humanos de los pobladores, y para luchar contra la corrupción vinculada con el corte ilícito que se disfraza, en varios casos, mediante solicitudes de autorización de planes de salvamento que implican cortar árboles supuestamente dañados por el gorgojo, pinos que en nuestra supervisión hemos constatado que estaban sanos, o que los cortes se han efectuado sobre áreas distintas o más grandes que las autorizadas. Según estimaciones realizadas, en el 2015, por tala ilegal se afectó alrededor de 58,000 hectáreas de bosque.

La evolución de esas tres amenazas evidencia que su curso no se realiza separadamente, sino que las tres amenazas ahora interactúan y se complementan, agravando conjuntamente el daño individual de cada una de ellas.

Las conclusiones y recomendaciones del Informe Especial van en el sentido de contribuir con propuestas debidamente estudiadas y documentadas de acciones de beneficio inmediato en función de la declaratoria de emergencia nacional y frente a los daños ya causados a las personas, recursos naturales y medio ambiente.

Contiene también propuesta de acciones de beneficio para el corto, mediano y largo plazo, en orden a proteger mejor nuestro bosque, prevenir y luchar contra esas amenazas, y preservar el medio ambiente sano para nuestro pueblo.

El Informe Especial pone de relieve los impactos ambientales negativos sobre los derechos humanos. Impactos provenientes de esas amenazas a nuestros recursos naturales y al ambiente; y la necesidad de legislación más precisa, de políticas públicas y de medidas que los prevengan más efectivamente, teniendo presente el daño ambiental y la violación de los derechos humanos de las y los pobladores y sus comunidades, como consecuencia de acciones u omisiones de los individuos o del mal funcionamiento de nuestra organización política, social y económica y la responsabilidad del Estado, en esos casos.

Además de la responsabilidad y el valor económico por el daño a los recursos naturales y al medio ambiente, recomendamos combatir la impunidad y abrir plenamente el acceso a la justicia a las víctimas de violación a sus derechos humanos, como son las personas, las comunidades municipales y la comunidad nacional; el objetivo social es hacer efectiva, con respecto a ellas, las obligaciones de restituir, reparar y no repetir, así como la responsabilidad y las sanciones y penas pecuniarias consiguientes.

El Informe Especial está íntegramente publicado en la página web del CONADEH. Invitamos al Gobierno y al pueblo a leerlo y a tener presente nuestras recomendaciones por el bien común en Honduras, tal como reflejado concretamente en el derecho del pueblo a disponer libremente de sus recursos naturales para su desarrollo sostenible o, como mínimo, a gozar realmente de sus propios medios de subsistencia. Hondudiario.

 

URL Corta: http://bit.ly/2bsActX

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...