Curioso origen de los zapatos de tacón

808 views

Son años en que el uso de estos animales es básico, así pues, para que las maniobras sean más cómodas se diseñan calzados específicos para ello. No tenemos más que recordar las clásicas botas camperas, terminadas siempre en un discreto tacón que todo cowboy lució en el pasado y también en el presente. Y una muestra de los antepasados de nuestros zapatos de tacón actuales los tenemos en algunos dibujos de Leonardo Da Vinci, ahí donde vemos cómo los hombres montaban a sus caballos con afilados tacones.2_51

Los zapatos de tacón iban unidos al mundo masculino, como podemos ver. Era, por así decirlo, algo viril. Pero el siguiente paso, se dio ya cuando se descubrió cómo ese tipo de calzado estilizaba la figura. Era pues inevitable que celebridades como Catalina de Médici, deseara lucirlos en su propia boda. Y aún más, en 1660 un ilustre zapatero llamado Nicolás Lestage, le hizo un estupendo obsequio a su rey al ofrecerle un arriesgado y atractivo par de zapatos ¿Y quién era su rey? Luis XIV. La moda estaba pues en todo este ambiente cortesano, llegando incluso a hacerse ligeras variantes según la personalidad que los luciera. De este modo, madame de Pompadour, por ejemplo, dio nombre precisamente a una linea de tacones llamada, obviamente, “tacones pompadour”.

Pero ¿y qué hay de los famosos Stiletto? Semejante y arriesgado diseño se le debe a un comerciante y diseñador italiano llamado Giacomo Pirandelli, barón de “Styletto,”. Fue su mente quien ideó una preciosa “tortura” a la que pocas mujeres han podido resistirse desde entonces.

Pero cuidado, la finalidad para la cual fueron diseñados no era precisamente para que las damas lo lucieran, se trataba de un calzado con un auténtico tacón de aguja, ideado, una vez más, para las maniobras ecuestres de los jinetes y como soporte para las espuelas. Increíble.

El día en que los hombres dejaron de usar zapatos de tacón

Ahora ya sabemos que fueron los hombres los primeros en utilizar zapatos de tacón. En el Oriente Medio, por ejemplo, todos los hombres los utilizaban, eran parte de una buena equitación para los combatientes de Persia. Los soldados se aferraban a sus estribos y el tacón les permitía así poder sujetarse mejor al animal y mientras, poder utilizar sus armas. El zapato de tacón otorgaba pues un aire viril, y esa imagen es la que tenían de sí mismos personajes como el propio Luis XIV. Pero ¿qué ocurrió entonces? Que también las clases pudientes empezaron a llevar tacones altos, y eso, no podía ser. ¿Solución? Luis XIV firmó un edicto donde enunciaba que solo los miembros de su corte podían calzar zapatos con tacones altos y de color rojo. Y cuánto más alto mejor, puesto que una de las mejores maneras de tener estatus social era a través de costumbres imprácticas. Lógico.

Pero fue a finales del siglo XVII cuando las cosas empezaron a cambiar. Las modas marcaban que los tacones de los hombres debían ser más bajos y más cuadrados. Mientras que el calzado de las mujeres era ya más esbelto y curvo. Era la época en que la ropa de los hombres iba perdiendo los clásicos atributos femeninos, llegando poco a poco el tiempo en que la masculinidad se ligaba a vestimenta más sobria, más oscura y seria. Los tacones altos o afilados, eran cosa del pasado. En 1740, los tacones altos eran vistos, definitivamente, como algo vulgar y afeminado… Una imagen que mantenemos hasta hoy en día. Aunque quién sabe hasta donde nos puede llevar el canon de la moda en años futuros….Aupercirioso.com

URL Corta: http://bit.ly/2btr5Jn

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...