Abuelitos del asilo San Felipe, anhelan compañía en Navidad

1699 views

**** La Navidad para los ancianos del asilo San Felipe no será igual que la de muchos hondureños, porque algunos de ellos son completamente olvidados por sus familiares.

 

Tegucigalpa, Honduras.

En el asilo San Felipe, Navidad es la época donde los adultos mayores cargan con dolorosas historias de vida. Alonzo Martínez Urbina (82), abandonado hace 16 años por su hija y su esposa anhela de los hondureños un brazo en “Nochebuena”.

1
Alonzo Martínez Urbina (82), en su terapia diaria en el asilo San Felipe.

Con voz entrecortada y triste, Urbina contó que “en Navidad me hace falta mi familia, ahorita solo toca esperar la muerte, pero ahorita no quiero morirme”.

En el año 2000 lo raptaron cuatro hombres y “me pegaron duro, me tiraron a un zanjón, ahí me dieron fuertes patadas y me golpearon la cara con todo lo que agarraban”, dijo el anciano, mientras sus ojos se llenaban de lágrimas.

Confió que “yo era socio de la Cooperativa del Aeropuerto Toncontín, tenía un taxi y cambiaba dólares, pero me raptaron allá por el Instituto Central Vicente Cáceres, me llevaron 50 mil dólares, me los robaron”.

“Por causa de los golpes me pegó derrame y la cara se me volteó para un lado  y me llevaron a terapias al Hospital San Felipe y después me pasaron para aquí al asilo”, dijo don Alonzo tras recordar el infortunio.

El anciano recordó que “mi hija se llama Daisy Maribel Martínez tiene 27 años y con mi esposa se fueron para Estados Unidos, no me ayudan en nada, no me llaman, no me escriben, estoy solo”.

“Antes de irse para los Estados si venían y me dejaban dinero, ahora no me dejan nada, y con las únicas fichas (dinero) que tenía en el banco compré una silla de ruedas que me costó seis mil lempiras”, señaló.

Don Alonzo, originario de Choloma, Cortés, narró que “vivía por la colonia Merrian de Comayaguela, en casa propia, pero yo se la dejé a mi hija y yo no sé si ya la vendieron”.

2
Los ancianos son atendidos por el grupo de enfermeras durante sus terapias.

“Estoy solo y sin nada, pero por suerte tenemos una buena doctora, la doctora (Roxana) Araujo, es una belleza, hay uno que no la quiere, yo si le tengo cariño, el asilo lo tiene bonito y cambió toda la enfermería que nos trataba como perro a uno, pero ahora ya no y el que trata mal a un paciente lo sacan inmediatamente”, manifestó.

Asimismo señaló que “el pícaro no quiere lo bueno, sino solo lo malo y a mí a cada rato me están diciendo Cachureco pendejo, con esa doctora se van a ir de aquí ya viene LIBRE, (Partido Libertad y Refundación), son bandidos, ellos están comiendo del gobierno también, quien otro los va mantener”.

“Todos los días me acuesto a las 5:00 de la tarde y me levanto a las 5:00 de la mañana a beber café con pan, y después venir a terapia. Cuando hay partido veo futbol, yo soy olimpista, me gusta ver el Olimpia”, agregó.

NUEVO ASILO

Por su lado, la jefe del Asilo de Inválidos del Hospital San Felipe, Roxana Araujo, expresó  que el centro cuenta con 45 personas hospitalizadas en condición de permanencia, de los cuales 30 son hombres y 15 son mujeres.

“Hay personas que tienen una antigüedad de 50, 40 y 20 años y una característica común en todos ellos es que son personas con capacidades especiales y la mayoría de ellos no puede caminar”, subrayó.

4
La jefe del Asilo de Inválidos del Hospital San Felipe, Roxana Araujo, indicó que tiene planificado realizar muchas mejoras para el bien de los ancianos.

Dos de los jóvenes sufrieron parálisis cerebral infantil y desde muy corta edad viven en este asilo y de los 45 pacientes “seis de ellos son los que están en condición de abandono, es decir, son los que no tienen ningún familiar. Sin embargo, el resto a pesar de tener familiares solo los vienen a ver una vez al mes o dos veces al año”.

3
El asilo fue fundado en 1948 como parte del Hospital San Felipe, pero ahora el Congreso y el Ejecutivo decidieron darle presupuesto propio.

El asilo San Felipe tiene más de 60 años, empezó a funcionar en 1948 y desde esa fecha ha sido una sala más dependiente del Hospital San Felipe.

La doctora, no obstante, señaló que en este año el asilo tiene presupuesto propio a través la aprobación del Congreso Nacional y el Presidente de la República y “ya los pacientes gozan de una mejor atención médica, de enfermería, a los cuidados personales, porque antes era hasta difícil cambiarles pañales desechables porque todo era a través de donaciones, pero ahora el asilo puede suplir todas esas necesidades”. Hondudiario.

 

 

 

 

 

 

URL Corta: http://bit.ly/2gvA9AK

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...