“Dios no pudo darles un mejor fundador, Pujadas era el indicado”: Padre Manuel Martínez

1799 views

***El sacerdote español, Manuel Martínez, es uno de los católicos privilegiados que conoció al padre José María Ferrer a los 35 años (1967), el fundador del Movimiento Encuentros de Promoción Juvenil (MEPJ), una comunidad cristiana expandida por Centro, Norte y Sur de América, asimismo en algunos países de Europa.

Tegucigalpa, Honduras.
El sacerdote Manuel Martínez
El sacerdote Manuel Martínez

 “EPJ se fortaleció en Costa Rica, los que conocen a Pujadas se enamoran de Cristo, participé en retiros con el padre, tenía 35 años cuando lo conocí, fue un gran maestro, era prudente, su vida era Dios, amaba a los jóvenes más que a su vida, siempre fue alegre, su novia era la Virgen María, nunca lo vi regañar a alguien, era muy organizado, temía fallarle a Dios, los jóvenes fueron su pasión y EPJ su mejor creación, Dios no les pudo dar mejor fundador él era el indicado, abandonó  su tierra por amor a Jesús y a los ustedes jóvenes”, así describió el Padre Manuel Martínez a José María Pujadas, un pionero de la creación de los Encuentros de Promoción Juvenil.

El sacerdote español, Manuel, es uno de los católicos privilegiados que conoció al padre José María Ferrer a los 35 años (1967), el fundador del Movimiento Encuentros de Promoción Juvenil (MEPJ), una comunidad cristiana expandida por Centro, Norte y Sur de América, asimismo en algunos países de Europa. Honduras por su parte cuenta con más de 20 comunidades en todo el país, que hoy  elevan su plegarias en acción de gracias por el principal,  creador de la obra de EPJ.

Este viernes 09 de diciembre, se conmemora el Día Internacional del Emproísta, fecha en que falleció   José María Pujadas Ferrer, fundador del  MEPJ, quien nació en Barcelona el 9 de Agosto de 1915. “Es así que hablar de Padre Pujadas como mejor se le conoce, es hablar del mejor Emproísta del mundo”, según lo manifestó el sacerdote Manuel Martínez. En este día ,países como Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, Colombia, Perú, Venezuela, Chile, República Dominicana y España, realizan diferentes actividades para honrar la vida de quien fuera su fundador.

El padre Martínez, participó en una conferencia  (Encuentro Regional Honduras –Regihon-) con los Emproístas de Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y Colombia, donde expuso sobre la obra de EPJ y la vida del fundador de esta comunidad juvenil  cristiana, José María Pujadas, a quien describió como “un hombre humilde y entregado a Dios, que amaba a los jóvenes más que a su propia vida”.

En Honduras y en todos los países donde existe el MEPJ, hay un cariño enorme por el Padre Pujadas, -este que  aumenta y crece-  por que cuando cada joven  experimenta un Encuentro (retiro), la mayoría de ellos lo describen como “la mejor experiencia de su vida”. En ese sentido en  los jóvenes, crece cada día la necesidad de conocer más de la vida de su fundador, a quien lo consideran Santo, por dejar una obra (EPJ)  orientada para la juventud.

Y es que para muchos, el padre José María; dejó una obra perfecta, ya que todo aquel que vive y la experimenta, logra cambios que lo hacen, mejor cristiano. Es por eso que todos pretenden por medio de una campaña de recolección de Pujadas testimonios,  llevar a su fundador a los altares de la Iglesia Católica. “Es sin duda alguna, Pujadas, el hombre más admirado, querido y amado, por los Emproístas”, así lo expresó el Padre Martínez.

Al Padre Pujadas lo recuerdo como amigo y hermano 

“Estaba por abordar el vuelo, había un revuelo de juventud, varios iban al encuentro con el Papa, eran de Honduras, entre ellos había una que era Emproísta, (Sofía Victoria Calona),  me lleno de alegría encontrarlo, ya que yo soy Emproísta desde 1967 cuando empezamos a trabajar Pujadas y su servidor, formamos un gran equipo de sacerdotes y estando bien madurada la idea del emproísmo, Pujadas la lleva a Bogotá, Colombia para trabajar la obra”, inició contando.

Asimismo añadió que, se alegró mucho al saber “que los Emproísta continúan creciendo en el camino de Cristo. Sé que  han fortalecido el EPJ, porque  cada uno de nosotros buscamos a diario ser mejores cristianos, estoy seguro que Pujadas está feliz de ver como su obra,  sigue creciendo no en cantidad, sino en calidad”.

Recuerdo cuando “el padre Pujadas viajó de Cataluña (España) a Bogotá  Colombia y luego se fue a Costa Rica donde  conoció al arzobispo de Encuentros juveniles, Carlos Humberto Rodríguez Quirós, quien era famoso por su cercanía con Dios, él se ponía a la par de Dios. Tras encontrarse en Bogotá, invitó al padre Pujadas para funde el Movimiento Juvenil, porque él sabía que Pujadas estaba locamente enamorado de la juventud”.

Según el padre Martínez, “Pujadas amaba intensamente los jóvenes, él sabía que ellos eran el futuro de la iglesia, no solo de El Salvador, Honduras o de Centroamérica, él siempre supo que ustedes eran el futuro del mundo entero. En eso se da  el encuentro de Guadalupe de Cursillos de Cristiandad, lo conocí y ese conocimiento que obtuve de él es imborrable, porque la amistad que viene de Dios, se debe de conservar porque es u valor, esto siempre me lo decía el Padre Pujadas Pujadas”.

“Yo me encontré con el Padre Pujadas en 1967 y trabaje con él hasta 1972, cuando me trasladaron a Caracas, Venezuela, allí perdimos  contacto luego regrese después de dos años, pero él ya no estaba, pero ya había formado un gran equipo de buenos sacerdotes que se encargaba de EPJ, tras regresar ya no volví a ver padre Pujadas, porque yo tenía ya demasiadas responsabilidades que como religioso debía cumplir”, conmemoró.

Los amores del padres José María Pujadas 

Sin embargo expresó que “El padre José María tenía dos grandes amores, el amor a Jesús era de locura, era un hombre que en la intimidad con Jesús entregó su vida, era un amigo fuerte de Jesús, su otro amor era María, fueron sus dos grandes amores, por los que dejaba todo en la iglesia. Él tenía novia, en todos los retiros daba el testimonio de la novia, nunca la falto hablarle de María a los jóvenes”.

Dijo que tras varios retiros con el Padre Pujadas, “aprendí a tratar con los jóvenes, por eso no aparento que tengo 82 años, ya que los jóvenes no me han permitido que me haga viejo, me impacta la vida de ustedes, llena de alegría, de amistad y hermandad; sus entusiasmo, ilusiones y esperanzas, eran lo que encandilaban al Padre José María Pujadas, quien nunca se desconectó de la juventud, y se mantuvo juvenil –aunque no lo he visto morir-  hasta su muerte. Si ustedes quieren mantenerse jóvenes, no se enamoren de cualquier muchacha ni muchacho, sino más bien enamórense de la muchacha María y de su muchacho Jesús”.

“Jóvenes por esos dos amores (María y Jesús)  es que el Padre José María Pujadas abandonó su tierra Cataluña, y entregó su vida a la conquista de las almas, para convertirse en un padre muy rico, porque hoy es muy amado y querido por miles de jóvenes, a quienes él acercó a los pies de Jesús, el que dio la vida por todos nosotros. Es por eso que nuestro fundador era feliz al ver como los jóvenes, por medio de un EPJ  se acercaban a Cristo bajo un estilo de vida nuevo”.

Siempre estuvimos unidos en espíritu, amamos los jóvenes  

“Estoy seguro que hoy el Padre Pujadas les diría lo que yo les quiero decir, aléjense de las cosas que los separan de Dios,  pues en Dios lo tenemos todo, con él nada nos falta, porque sí no tenemos a Dios aquí en la tierra en nuestro corazón, es que también lo necesitamos en la vida perecedera y en la eternidad. Jóvenes, el tiempo en esta vida  es un abrir y cerrar de ojos, mientras que la vida eterna con Dios es abrir los ojos para nunca cerrarlos”, comentó.

Igualmente cree que “con el padre siempre estuvimos unidos en el Espíritu y misión, esa que nos da la iglesia, él era un hombre alegre, que siempre tenía una sonrisa en los labios y en el corazón, él motivaba cuando hablaba, cautivaba, porque los hombres de Dios dejan huella en este mundo, y yo los felicito por estar luchando por ese proceso de beatificación, él lo merece porque era un hombre de Dios. No es importante que la iglesia conoce una estatua de Pujadas en Vaticano, no solo ellos son santos, no olviden que son santos los que llevaron una vida santa y beatos los que llevan na vida beata”-

Considera que “él llevo una vida santa, ojala que con nuestra oración podamos lograr, que más pronto el padre Pujadas pueda saltar a los altares de la iglesia, oren y verán como el Señor Jesús cumple con su promesa, y aunque no llegare a  los altares, creo para todos nosotros él es un santo por ser un hombre entregado a Dios, recuerden que no se es santo por el título, se es santo por las obras,  porque sin las obras no se puede ser santo, y él con sus obras agradó mucho a Dios”.

“Es que Dios es así, porque el padre conoció a Jesús y se enamoró de él, asimismo los que conocieron a Pujadas, se enamoraron de él, de su obra, de Jesús y María su madre, eso es lo importante, que así como ustedes se enamoraron del padre, otros se enamoren también, era lo que el padre José María soñaba. Así debemos estar contentos y motivados de promocionar los Encuentros porque tuvimos un fundador del que todos nos tenemos que sentir orgullosos”, sostuvo.

Era un hombre alegre, responsable y de mucha vida de oración 

Reiteró que “es joven al que no se la matado la ilusión, es juvenil el que nunca ha perdido el vigor de la esperanza, así que ánimos, que no se muera ni se pierda la ilusión,  acérquese a Dios como él (Pujadas) lo quería, porque con Dios nada falta, y con él basta. Siempre me relacioné con él en los retiros; lo que puedo decir es que en su vida íntima,  era muy espiritual, dejaba sorprendidos  a los muchachos que lo escuchaban, las muchachas se enamoraban de él porque era guapo, pero nunca pudieron arrebatarle el amor que él sentía por Jesús y  María”.

Describió al padre Pujadas como “un hombre de mucha vida interior, lleno de paz, muy espiritual, siempre expresaba su alegría que venía de su alma, de su corazón y de su vocación como sacerdote, era un verdadero entregado y preocupado por  las almas, siempre quería llevar almas a los pies de Dios. Respecto a su vida exterior, era un hombre parco, no le gustaba hablar por hablar, y si hablaba lo hacía con responsabilidad, eso sí, daba gozo cuando hablaba, tenía una particularidad que siempre escribía los mensajes y la forma de exponerlos era leída; porque los preparaba muy bien, entonces en sus charlas y mensajes siempre tenía un folleto en mano donde pasaba la mitad del tiempo leyendo y la otra mitad hablando de tú a tú con los jóvenes”.

Admitió que “lo admiraba, él era muy responsable y leía mucho, se preparaba porque él no quería fallarle al señor,  no quería errar,  porque cuando uno habla desde lo que ha escrito con cordura, no arriesga, nunca dejó esa sonrisa serena de paz y tranquilidad, eso era lo que el trasmitía, siempre, siempre,  una grande alegría que provenía de su tremenda paz interior, era parco al hablar, no era tonto al cotorreo, era muy parsimonio   en su hablar y en su expresar, con todo el mundo, cuando en los retiros le hacían preguntas era muy cuerdo al responder, es decir que no arriesgaba de no quedar mal ante nadie”.

Dejó todo por los jóvenes porque sabía que son el futuro de la iglesia 

Y en ese sentido reveló “El padre gozaba en los retiros con los jóvenes, era un apasionado y enamorado de la juventud, porque él sabía que el futuro está en los jóvenes y depende de los jóvenes,    tanto así que dedicó lo mejor, de su más preciosa vida, porque sabía que ustedes son el futuro de la Iglesia y de Dios, era prudente y comunicativo con todo el mundo, siempre quiso dar su mejor mensaje en los retiros de jóvenes. Su oración era profunda, todo venía de la alegría de Dios, era transparente, los que lo escuchamos alguna vez nos enamorábamos de su personalidad y de su figura”.

“Nunca vi al padre Pujadas regañar a alguien, era muy difícil que nos regañara, era sensato. Quizá cuando confesaba a alguien tal vez se peleaba con él,  pero lo que sí puedo decir que él, a veces por no ofender se callaba por su prudencia, era muy estimado. Yo gozaba su compañía, nunc quería perderme un retiro con él, aprendí de Pujadas la prudencia, sensatez, la madurez y el testimonio, Dios no pude regalarles a ustedes los Emproístas un mejor fundador, Pujadas era el indicado para esta gran obra como EPJ”, comentó.

Finalmente dijo que “es un honor y enorme orgullo, haber participado en el primer Encuentro de Promoción Juvenil con el padre José María, mismo que se realizó en Costa Rica, obtuvimos experiencia y con esas experticias es que se planteó la teoría de los mensajes que hoy se imparten en los retiros de emproísmo, me siento orgulloso porque si alguien estuvo cerca del padre Pujadas ese fui yo, el Padre Manuel Martínez”.Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2hoka8c

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...