Oficinas Municipales de la Mujer necesitan reconocimiento legal

522 views

*** De acuerdo con la Ley de Municipalidades, la Política Nacional de la Mujer y sus planes de igualdad, las OMM tienen como principal objetivo promover la implementación de las políticas públicas con equidad de género a nivel municipal.

Tegucigalpa, Honduras.

Las 140 Oficinas Municipales de la Mujer (OMM), urgen de un reconocimiento legal para seguir realizando las jornadas de trabajo orientadas a reforzar las acciones que, en el marco de las políticas públicas, velan por los derechos del género femenino en Honduras.

Las OMM defienden los derechos de las mujeres hondureñas a pesar de que carecen de presupuesto para un funcionamiento práctico y de que no están incluidas en la Ley y Reglamento de Municipalidades, lo cual es necesario.

La participación de la mujer en espacios de incidencia promueve una cultura de empoderamiento hacia la igualdad de oportunidades
La participación de la mujer en espacios de incidencia promueve una cultura de empoderamiento hacia la igualdad de oportunidades.

El proyecto “Fortalecimiento a la Gobernabilidad Democrática en Honduras a través de la convivencia y seguridad ciudadana”, que es apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y financiado por USAID trabaja arduamente en Honduras desde hace cuatro años.

El proyecto apoya el fortalecimiento de cinco OMM en Honduras ubicadas en los distritos de mayor incidencia de violencia: Choloma, Distrito Central, La Ceiba San Pedro Sula y Tela.

NECESIDADES

La primera OMM en Honduras fue creada en Choluteca en 1996, a través de una iniciativa de la Oficina Gubernamental de la Mujer, ahora Instituto Nacional de la Mujer (INAM).

DSC_0421
Adelay Carías, Especialista de Género del PNUD.

La mayoría  recibe atención legal, psicológica y algunas OMM forman grupos de auto apoyo o tras formas redes de mujeres para ayudar a las víctimas de violencia.

Sin embargo, no tienen dinero para los grupos de auto apoyo, y “si una mujer pone una denuncia, pero no tiene esos apoyos emocionales generalmente abandonan sus procesos”, lamentó.

El problema de las OMM es que no tienen un reconocimiento legal, entonces, en la Ley de Municipalidades se les menciona como las instancias locales que deben implementar las políticas públicas nacionales.

En el Presupuesto General de la República del 2016, indica que del 40% destinado a proyectos  sociales el un 5% tiene que ir destinado a los proyectos de la OMM.

Sin embargo, cada alcaldía define cuales serán las funciones de las OMM, donde estarán integradas en el organigrama  municipal y una confusión en las  funciones que deben cumplir.

¿Qué servicios brindan las OMM a las mujeres hondureñas?

La diversidad étnica en Honduras es una riqueza valiosa que amerita un acceso equitativo a oportunidades para el desarrollo pleno de las capacidades humanas, particularmente en las mujeres

De acuerdo con la Ley de Municipalidades, la Política Nacional de la Mujer y sus planes de igualdad, las OMM tienen como principal objetivo promover la implementación de las políticas públicas con equidad de género a nivel municipal. En lo relacionado con la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, las OMM se encargan de recibir denuncias por cualquier tipo de violencia contra las mujeres; canalizan las denuncias a las instancias correspondientes como la Fiscalía o los juzgados; dan seguimiento y acompañamiento a las denuncias que reciben; brindan información legal sobre demandas de alimentos, divorcios y otros procedimientos; dan atención psicológica personalizada, gratuita y confidencial a las mujeres que llegan a sus oficinas; organizan grupos de auto apoyo y autoayuda para mujeres sobrevivientes de violencia; dan acompañamiento técnico y organizativo a redes locales contra la violencia; y realizan sensibilizaciones, capacitaciones y campañas para prevenir la violencia contra las mujeres dirigidas a todo tipo de personas.

¿Por qué es importante su existencia?

Todas las generaciones de mujeres tienen derecho a participar en espacios de toma de decisiones, su voz tiene que ser escuchada

Los servicios que brindan varían dependiendo de su ubicación geográfica y del contexto institucional. En lugares donde hay poca institucionalidad son las únicas instancias o espacios a donde una mujer puede acudir cuando han sido violentados sus derechos o cuando ha sido víctima de cualquier forma de violencia. Con los recursos limitados que tienen, atienden a las mujeres que llegan buscando apoyo, buscando quien las escuche, buscando quien las ayude a romper el ciclo de la violencia y así salvar sus vidas y las de sus hijas e hijos.

PHOTO Y TEXTO

¿Qué limitaciones enfrentan? Aunque en la Política Nacional de la Mujer y en las reformas a la Ley de Municipalidades del 2009 se menciona la creación de las OMM; al no estar reconocidas expresamente en la Ley de Municipalidades su existencia y la asignación de presupuesto para su funcionamiento y accionar depende de la voluntad política de las autoridades locales, lo que no les permite tener suficientes recursos para todas las responsabilidades que se les asignan en la Política Nacional de la Mujer, ni para brindar una atención acorde a la situación que enfrentan las mujeres que buscan sus servicios. A pesar de ello, con sus limitados recursos las mujeres valientes que trabajan en estas oficinas no dudan en atender y dar respuesta a todas las mujeres que las buscan. No dudan en exponer sus vidas, ya que en muchos de los casos que atienden los agresores son mareros o pertenecen a grupos delincuenciales.

¿Qué instituciones apoyan la OMM?

Las OMM existen y funcionan gracias al esfuerzo y a la lucha constante de los movimientos organizados de mujeres y el movimiento feminista, que siempre han estado apoyando a estas oficinas mediante acciones de incidencia política y movilización social. También, la cooperación internacional ha jugado un papel importante en su fortalecimiento, como, por ejemplo, el proyecto “Fortalecimiento a la Gobernabilidad Democrática en Honduras a través de la convivencia y seguridad ciudadana” del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos de América para el Desarrollo Internacional (USAID). Este proyecto, mediante su componente de apoyo a las Oficinas Municipales de la Mujer (OMM) de Tela, La Ceiba, San Pedro Sula y Tegucigalpa, busca dotar de mayores recursos y capacidades técnicas a estas oficinas, mediante la realización de procesos de capacitación en temas relacionados con la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, apoyo a campañas educativas facilitadas y organizadas por las OMM; dotación de equipo y material educativo, etc. También busca lograr un mayor involucramiento de las OMM en la generación y ejecución de los planes locales de seguridad, que tienen como objetivo armonizar las distintas iniciativas gubernamentales y de la sociedad civil para lograr prevenir y reducir la violencia en todas sus manifestaciones.

Conclusiones presentadas en el Diagnóstico “Violencia y Seguridad Ciudadana:

Una mirada desde la perspectiva de género”:

 

Preservar la seguridad ciudadana de las mujeres y erradicar la violencia de género es una condición obligatoria para el goce de la democracia. Ningún país que se precie de tener un Estado de Derecho y de respetar las libertades de su ciudadanía, puede consentir el maltrato sexual y la muerte de sus mujeres, o la violencia en sus hogares y la impunidad.

PHOTO Y TEXTO 2

No puede potenciarse las relaciones de igualdad y equidad o el desarrollo económico de un país, si la violencia y la inseguridad de género siguen impunes. Las muertes violentas de niñas y mujeres y los femicidios; la violencia doméstica e intrafamiliar y la violencia sexual en todas sus manifestaciones registran incrementos sostenidos en los últimos diez años. Las pequeñas variaciones a la baja que se observan en algunos años o períodos anuales no alteran la tendencia, entre otras razones por no ser sostenidas, ni significativas|

Un enfoque de género en seguridad ciudadana pasa por su adopción en los proyectos y programas de intervención de la inseguridad y la violencia en todos los niveles (programático, técnico, operativo y presupuestario), encaminado a garantizar una adecuada apropiación de esta perspectiva. Se requiere un enfoque de género para el análisis, formulación e implementación de políticas, planes y programas de seguridad y convivencia ciudadana. Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2ktO740

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...