Diez frases de John Kenneth sobre el Dinero

646 views

 

El Captor 

John KennethJohn Kenneth Galbraith, uno de los mejores economistas del siglo XX,  firmó en 1975 una de las obras clave sobre el funcionamiento del sistema financiero; Dinero. En este artículo se transcriben diez de las brillantes e innumerables frases que pueden encontrarse en dicha obra, recuperando así la estela de otros artículos publicados en nuestra sección de conceptos de economía como por ejemplo “Seis claves del pensamiento económico de Friedrich Engels”.

1- ‘La moneda mala expulsa siempre a la buena. Esta es, quizás, la única ley económica que nunca ha sido discutida, y ello por la razón de que nunca ha tenido una excepción importante. La naturaleza humana puede ser una cosa infinitamente variable. Pero tiene constantes. Una de ellas es que, ante una alternativa, cada cual guarda lo mejor para sí mismo, y también para aquellos a quienes quiere más.’

2- ‘Una constante de la historia del dinero es que cada remedio puede dar origen a nuevos abusos.’

3- ‘Mucha gente que necesita desesperadamente su dinero del banco deja de necesitarlo cuando está segura de que lo tiene a su disposición.’

4- ‘El proceso de creación de dinero por los bancos es tan simple que repugna a la mente.’

5- ‘Entre los poderes que el Banco de Inglaterra obtenía de la clase dominante, estaba el de infligir privaciones. Podía bajar los precios y los salarios y aumentar el desempleo. De ahí que su mayor peligro fuese la democracia.’

6- ‘El empleo del whisky y del brandy como dinero presta un significado sumamente elocuente al consejo, repetido a lo largo de la historia americana, de no beber la propia fortuna.’

7- ‘Nada suscita un mayor interés por los precios estables y el dinero sólido que una experiencia de inflación.’

8- ‘Se ha dicho que la asociación con el dinero puede fomentar la torpeza política.’

9- ‘En realidad, la función del crédito en una sociedad simple resulta notablemente igualitaria. Permite al hombre enérgico y sin dinero participar en la economía, más o menos a la par con el que tiene capital propio. Y cuanto más accidentales sean las condiciones en que se otorga el crédito y más pobres los que lo reciben, más igualitario es el crédito. De aquí el enorme afán de creación de bancos en los Estados Unidos, afán  que duró todo el siglo XIX y bien entrado el XX. Y de aquí también, la marcada pero inconfesada afición a los bancos malos. Los bancos malos, a diferencia de los buenos, prestaban con riesgo, es decir, a los más pobres.’

10- ‘La vida académica no progresaría si todos sus partícipes compartiesen el afán de sacudir o cambiar el mundo. Alguien debe enseñar lo que comúnmente se cree.’

 

URL Corta: http://bit.ly/2mJctaO

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...