Jaime Costa un exitoso empresario español que se enamoró de la  mujer equivocada en Honduras

1859 views

***¿Quien podría decir? que después de una vida de viajes y lujos, se convertiría en eternos días de dolor y hambre, ¿quien podrá creer? que ahora para comer, este hombre ha tenido que pedir en la calles de Honduras, y que a veces encontró una mano solidaria, pero que otras veces recibió un no,  “la respuesta que muchas veces, (Jaime) le dio a quienes le pedían en su país España”.

Tegucigalpa, Honduras.

Jaime Costa PradesJaime Costa Prades, un ex empresario exitoso de origen  español que llegó a Honduras, entre sueños y anhelos de continuar su buena vida en familia, pero sus ideales dieron un giro de 90 grados, porque ha tenido que vivir un calvario que al parecer aun no llega a su fin, ya que perdió toda sus recursos por el descontrolado y enardecido amor hacia una hondureña, quien lo despojó de todas sus pertenecías.

¿Quien podría decir? que después de una vida de viajes y lujos, se convertiría en eternos días de dolor y hambre, ¿quien podrá creer? que ahora para comer, este hombre ha tenido que pedir en la calles de Honduras, y que a veces encontró una mano solidaria, pero que otras veces recibió un no,  “la respuesta que muchas veces, (Jaime) le dio a quienes le pedían en su país España”.

Días sin comer ni dormir, horas buscando un bocado de comida, largas caminatas para pedir ayuda, así ha sido parte de la vida de Jaime en Honduras, un hombre que por amor a su hija (Rubí), ha perdido la pena y vergüenza, para acomodarse a vivir  sin casa, sin familia y sin esposa. “toqué fondo, pero me toca seguir con mi vida, el dinero no me importa tanto como mi hija”, expresó.

“Vivo por amor a mi hija”, añade, Jaime, quien no se acompleja, dice que ahora  sabe vivir, que esta agradecido con Honduras, un país que le hizo crecer como persona, asegura que el karma existe y que se enamoró perdidamente de Jenny, una mujer joven que le hizo muy feliz, pero que también le enseñó a conocer la desgracia, la humillación y la pobreza. Todo esto y mucho más contó Jaime en una amplia y abierta entrevista a Hondudiario.com.

Mi llegada a Honduras.

Jaime Costa PradesA Honduras llegue porque yo me case con una hondureña en España, tenía una empresa de muebles de cocina, pero en el 2008, mi país tuvo una crisis muy grande en el sector mobiliario, ya no trabajábamos porque nos veíamos afectados, ese año unas 4 mil empresas cerraron operaciones y una de ellas fue la mía, entonces vi la posibilidad de invertir en Honduras y es allí donde inicio el motivo de mi interés por este país

Empecé a invertir a través de los papás  de mi esposa, para comprar tierras, casas y venirme a Honduras unos cinco o diez años, hasta que España se recuperara de la crisis, ese fue el objetivo; quería darle una vida estable a mi mujer, claro, aquí sería más fácil por el valor del euro, pensé.

Nací en Barcelona, pero vivía en Gerona, uno de los lugares donde más hondureños hay, unos 700 mil más o menos, entonces era fácil encontrar a una hondureña, porque me encontraba en una de las ciudades más pobladas por gente de Honduras, ella se llama Jenny, pero por un acuerdo que tengo no puedo dar más detalles sobre la identidad de ella.

La historia plasmada en un Libro

Jaime Costa PradesAcordamos que si ocultaba  su verdadero de nombre, en un libro que yo escribí  (Las dos Caras de la Moneda) sobre la realidad que vivo en Honduras, ella me daría la firma para sacar del país a mi hija Rubí, yo pues cambie los nombres pero  nunca me dio la autorización para irme con mi hija a España.

He tenido la suerte y bendición, que muchos hondureños, especialmente los de Talanga (Francisco Morazán), y sus alrededores me han ayudado mucho y he logrado salir adelante, ellos me conocieron, saben que al principio llegue como un empresario, incluso algunos que vivían en España se pusieron en contacto conmigo y me ayudaron cuando tenía necesidad.

Todos de alguna manera han conocido mi libro, las historia es real, no se trata de una imaginación o elaborado con mentiras, es que este relato se comienza a escribir desde el primer día en que llegué a Honduras en el 2007, porque yo venían mucho de vacaciones a este país.

Conocí a Jenny en una discoteca

Jaime Costa PradesEn España, la mayoría de mujeres que van saben que hay muchísimas personas de mediana o avanzada edad, que buscan una pareja, entonces es fácil encontrar a una extranjera joven, porque su necesidades son muy latentes, ellas necesitan papeles españoles, es una vida muy fácil, porque una persona mayor teniendo como pareja  una chica joven, ella goza de grandes beneficios y su bienestar está garantizado.

Ella tenía 21 y yo 41, antes de casarme con ella, después de dos semanas de conocerla Jenny ya se vino a vivir a mi casa, pero desde que nos conocimos hasta que nos casamos, paso un año y medio aproximadamente, porque en España no te puedes casar con una extranjera así tan de repente, se necesita un permiso en los juzgados,  todo esto se hace para no tener un matrimonio de conveniencia.

Yo era muy feliz, nunca encontré ninguna infidelidad, teníamos una relación bastante buena, viajamos por todo Europa (Francia, Londres, Roma entre otros), conocimos España juntos viajamos bastante, fue un matrimonio estable y feliz, luego si me di cuenta que detrás de este matrimonio había algo más, intereses y un novio antiguo de muchos años atrás, se conocieron desde pequeños, todo eso pasó allá y fue acá en Honduras donde me enteré de todo.

La familia de Jenny tramó todo el fraude

Jaime Costa PradesAhora cinco años más tarde acá en Honduras, sospeche que todo eso estaba planeado por ella y sus papas, la he pasado muy mal, pero no me quede allí, decidí escribirlo en mi libro “Las dos Caras de la Moneda” porque todas las personas tienen dos caras, una la que conocemos y la otra la que descubrimos al conocer a las personas.

Nunca me imaginé que todo esto terminaría así, una de las veces estando en casa, la mamá de Rubí, tenía un defecto, no le gustaba que yo viera lo que ella hacía en la computadora, ella chateaba o se ponía en contacto con alguien, igual cuando estaba con su celular, ese era uno de sus vicios, recuerdo que una vez estaba cuidando mi hija en la habitación, abrí la computadora de ella y encontré dos fotografías de un chico semi-desnudo que le decía “mira lo que te has perdido” por casarte con ese español.

Me quede impactado, pese a eso no quise entrar en discusiones,  para que ella no me reclamara por invadir su privacidad, si tuve celos, pero eso lo termine pagando caro, porque cuando llegue a Honduras ella se fue a vivir con él, tras enterarme de todo quería irme a España pero no pude porque las leyes hondureñas me impiden sacar a mi hija del país, de irme, yo tenía que dejar a Rubí con sus abuelos y eso era lo que yo no quería, porque sigo creyendo que la niña debe vivir con sus padres, sino se puede juntos pues con uno de ellos.

Y quiero decir esto con todo respeto, pero vivíamos en un pueblo donde no le miraba futuro a mi hija, no quiero que ella sea una más, de vivir por vivir, no he podido conseguir a patria potestad, para irme a España, pero quiero irme con ella, estoy a la espera de la resolución y ojalá pueda lograr llevármela de aquí.

Jenny falsifico el divorcio

Jaime Costa PradesMi familia está preocupada, especialmente mis hijos (Aída y Erick), por mi salud y esta lucha que tengo, lo que ellos siempre me han comentado y la Embajada de España lo apoya, es que yo me vaya a mi país y que contrate un abogado para quitar la patria potestad, pero yo siento que una vez que yo deje a mi hija aquí, no voy a poderla recuperar, entonces me mantendré aquí hasta que tenga la sentencia en la mano, la misma debe decir que puedo llevarme a Rubí.

La mamá de mi hija dejó a mucha gente sorprendida porque falsificó un divorcio, El Ministerio Público lo está investigando, porque ahora no encuentran al notario y abogados que falsificaron las firmas, no solo la acusamos a ella, sino a un grupo de gente que participo en este fraude, porque este divorcio fue aprobado por el Registro Nacional de la Personas en Talanga,  ahora ella tiene dos maridos porque nunca le di el divorcio.

Los abogados son fácilmente manipulados

Jaime Costa PradesElla es muy lista, después de que descubrí todo, se fue a España, para conseguir la nacionalidad española, al separarse de mi corrió el peligro para conseguir los papeles españoles, lo consiguió como lo quería, y con la nacionalidad se fue a Estados Unidos, entró por la puerta grande, su novio entro de mojado, es allí donde se vino el ilegal divorcio porque quería casarse con su anterior novio.

Al ver mi crítica situación, un abogado se ofreció para ayudarme a pelear por la patria potestad de mi hija, pero después me enteré que este abogado estaba siendo pagado por Jenny desde Estados Unidos, lo investigue porque se me hacía raro que durante dos años estuve perdiendo todos los casos,  lo triste es que con el dinero que me robó fue comprando mucha gente, incluso pagó durante un año a una chica para que testificara en mi contra en todos los juicios.

Me di cuenta de los envíos de dinero que Jenny hacía  a Honduras, allí aparecían los nombres de la chica que testificó en mi contra y la del abogado que supuestamente estaba defendiendo mi caso. Estuve muy mal con todo esto, pero trataba de no darle tanta importancia porque mi verdadera preocupación siempre fue la de mantener a mi hija, pues Jenny y su familia me dejaron en la ruina total, yo debía conseguir dinero para pagar alquiler y la comida de Rubí.

Mi hija Ruby significa todo para mí

Jaime Costa Prades y RubíYo no voy a abandonar a mi hija, no quiero perderla, estaré con ella cueste lo que cueste, seguiré esta lucha, eso debe saberlo Jenny y su familia, incluso cuando ellos vieron que escribí un libro y que eso genera recursos, entonces se interesaron más por pelear la patria potestad de Rubí, claro como esto ha generado ganancias pues resulta fácil querer recuperarla, pero mi hija me pide que no la deje sola.

Me siento bien de luchar por Rubí, a ella nunca le ha faltado la comida, yo si he estado hasta cuatro días seguidos  sin comer, me ha tocado dormir en el suelo, yo he sido un empresario, siempre he tenido todo, he vivido bien cómodo, pero ahora he tenido que pedir en Talanga, eso me puso triste porque nunca había pedido nada, yo antes tuve todo lo que quería, pero así es la vida y me toca seguir luchando para salir adelante.

Esto me afecta bastante, no ha sido nada fácil, lo más raro de todo es que he tenido que tocar puertas de gente pobre, de personas que nunca imaginé que me echarían una mano, la gente humilde es la que más me ha ayudado. Los hondureños son solidarios, siempre lo he recalcado, porque cuando más necesite siempre encontré ayuda.

No es la nacionalidad “es la persona la que falla”

Jaime Costa PradesYo nunca he culpado a una nacionalidad o a una hondureña, porque mi error más grande ha sido enamorarme de una chica, pero no analizaba que, todo era fácil conseguirlo por la buena posición económica que yo tenía eso era súper fácil, yo escogía la que me gustaba, entonces no habría problema porque a una chica lo que le hace falta yo lo tengo, tengo dinero y  posición.

Nunca investigué el interior de la persona (Jenny) no sabía si era buena  o mala, a mí solo me interesaba el exterior de ella, era guapa, bonita, joven, me decía ¿Qué más quiero?, aunque yo sabía que la diferencia de edades (de 20 años) algo fallaría, pero en ese momento solo pensaba que yo tenía dinero, que ella sería feliz y que seguiríamos viajando por el mundo, es por eso que nunca he acusado a una hondureño, la nacionalidad no tiene nada que ver, porque eso pudo haberme pasado con una colombiana o brasileña o con una mujer de cualquier parte del mundo, considero que es la persona la que falla.

Es que si la persona tiene maldad en su corazón, entonces actuará como tal, pero la nacionalidad no importa, es más sé que no todas las hondureñas son iguales pero igual considero que la nacionalidad no tiene nada que ver con lo que me haga una mujer, esto me pudo haber pasado con cualquier persona.

La persona que menos espere es quien me apoya

Jaime Costa PradesMi familia no tiene una posición económica buena por eso no pueden ayudarme, si me han ayudado económicamente con lagunas cosas, pero mi familia tiene una impotencia por ayudarme y por sacarme de Honduras es muy limitada entonces no han podido hacer de lo que ellos pudieran hacer, por parte de mis hermanas.

La persona en quien menos espere que me ayudaría es mi primera esposa (Rosa, la mamá de mi hija mayor, me manda medicamentos, dinero. A ella le pague mal desde un principio es la que más me está ayudando más que mi propia madre, ella está casada tiene su marido, pero tiene esa pena porque el papá de sus hijos no la está pasando nada bien y quiere ayudarme sin ningún interés, la verdad tiene un gran corazón.

En mi país fui una persona prepotente, en mis empresas fueron de las mejores de España, porque yo he sido muy exigente con los empleados, nunca he tenido corazón para nadie, siempre puse por delante lo económico, pues era empresario, me considero un buen padre, no solo por lo que hago por mi hija Ruby, sino por lo que he sido con mis otros hijos, reconozco que me gusta la buena vida.

En Honduras estoy pagando los errores del pasado

Jaime Costa PradesEn mi experiencia en Honduras, he aprendido mucho, porque yo maltrataba a los trabajadores de una forma, no a base de violencia pero si de exigencia, ahora todo eso lo vivo acá, me exigen a mí por ejemplo, como un empleado, entonces de la misma forma que trate a mis trabajadores me han tratado aquí porque ahora ya no soy un empresario sino un trabajador.

Mucha gente me pedía para comer, cuando tenía una mejor posición, yo no se la daba, y como es la vida que ahora tengo que pasar hambre y pedir ayuda, a veces no me la dieron, considero que todo lo que he estado haciendo con mi vida he tenido que venirlo a pagar acá en Honduras. Esta experiencia me ha enseñado mucho, creo que el ser humano no cambia pero si se moldea y todo esto me ha hecho una persona diferente.

Ahora me doy cuenta lo duro que es la vida, lo mal que hice pasar a mucha gente, por ejemplo mi primera esposa, sigo creyendo que Dios no castiga, pero que si me ha hecho ver los errores que cometí en el pasado, soy consciente que he tenido que pagarlos y de una manera que nunca me la imaginé. Pero sé que todo pasa por algo, aprendí a vivir al límite sin nada,  tengo un libro y lo veo como una oportunidad para levantarme.

Aquí hay grandes oportunidades, la gente es maravillosa, Honduras tiene otra y esa es la que deben conocer todos, este país puede tener un futuro brillante. Económicamente estoy bien, tengo para vivir, si no tengo no me preocupa, claro, allá en España si me preocupaba, porque ya no tendría el mismo nivel de vida, ese de comer en restaurantes o el de viajar para conocer el mundo, ese era mi estilo de vida, de mucho derroche de dinero.

Me he dado cuenta que aquí no es tan importante el dinero, aquí lo que vale es saber vivir y saber cómo enfrentar las circunstancias de la vida, es mi nueva etapa, estoy sorprendido con todo,  no me lo esperaba, todo ha sido tan duro para mí, porque a mí nunca me falto nada allá en España. Yo me siento orgulloso de quien soy ahora, porque mi hija no conoce el hambre porque he luchado por ella y lo voy a seguir haciendo. Ruby tiene un padre que lo ha dado todo por ella y eso me hace sentir bien.Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2nABlUc

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...