La guarimba y la ruptura del hilo constitucional

476 views

José Machillanda

Vladimir-Padrino-López-980Las benditas Salas de lo Constitucional

La convocatoria al Consejo de Defensa de la Nación (CODENA) por parte de Nicolás Maduro constituye la afrenta más grave a la civilidad de la democracia, empleando como guarimba al CODENA -por la vía de una trampa militarista- para intentar dar solución a la insensatez del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Tribunal que violando toda lógica política asumió atribuciones que no le corresponden, produciendo la ruptura del hilo constitucional. El dictador en su guarimba, apoyado supuestamente por el cuerpo armado impone interpretar la decisión de la Fiscalía con lógica militarista, de manera primitiva y burda distante del cuerpo de leyes de la República.

La guarimba del CODENA, junto al hiato Maduro-Padrino, en una acción torcida desde sus inicios crea un ambiente borroso, insalubre, tenso con una serie de actores que no entienden el por qué de ese Consejo, es decir, la causa creadora de la convocatoria contraria al Título III de la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación. Los asistentes a este Consejo tampoco pudieron definir el tránsito incierto que pretendió el hiato Maduro–Padrino con su oculta conducta e intención para resolver el conflicto entre Poderes en la sede del CODENA.

CODENA no existe como institución ni puede tener responsabilidad normativa para el sin sentido del TSJ. CODENA asienta para su análisis la responsabilidad normativa de la seguridad de la nación y la defensa integral de la República, totalmente diferente y distanciado a resolver la ruptura del hilo constitucional denunciado por la Fiscal General de la República.

Los guarimberos esa noche, sin sentido, desviados y enloquecidos por tratar de resolver la crisis producida por el TSJ, que termina por ser rechazada por la Fiscalía, tuvieron que conocer un proceso de distanciamiento que ha venido creciendo, que no es otro más que el desconocimiento de miembros del cuerpo armado al hiato Maduro–Padrino. Pero además, la existencia de un vector que aún a lo interno del cuerpo armado no profesional se ha hecho presente y resistente en aceptar la cooptación y la vigilancia de los delatores, caporales y comisarios políticos que subyugan al cuerpo armado: las raíces sanas. Obviamente que la causa creadora de la convocatoria… nunca se entendió y jamás generó resultado a lo interno, desviando así el tránsito incierto propuesto por el hiato Maduro–Padrino.

La convocatoria esa noche del CODENA dejó clara la falta de apoyo a Nicolás Maduro, más importante aún, el desconocimiento de miembros del cuerpo armado que por lo menos debe ser entendida como una expresión de rechazo a la grave situación que expresa la mayoría de los ciudadanos ante una dictadura pusilánime. Pusilánime que pretende encubrir el dolor, fatiga y desesperación de los venezolanos, que aun así tienen la firme disposición de reconstruir el sistema político por la vía pacífica del voto. El ambiente de CODENA fue inexplicable por cuanto, al no poderse definir la causa creadora de su convocatoria, no hizo posible resolver el tránsito incierto militarista al cual jugó Nicolás Maduro.

El tránsito incierto finalmente… intentó expresarse entre gallos y medianoche al ser explicado de manera primitiva, intentando desconocer la Constitución para favorecer al irrito TSJ y tratar de contener la capacidad de respuesta de la masa crítica de venezolanos, convencidos de que la dictadura Maduro–Padrino comenzó a tocar su fin. Tocar su fin porque ni siquiera con la maroma de CODENA y la finta alrededor de la Fiscal el dictador pudo, por torpe e inepto, desviar la atención del hecho concreto para todos los venezolanos y el mundo de la ruptura constitucional que la maroma CODENA ejecutó buscando desmotivar el reclamo ciudadano.

El reclamo ciudadano crece en acción, está presente y con la sabiduría propia del ciudadano conoce del ambiente borroso de CODENA, y sabe de qué no fue posible calificar la causa creadora y menos lograr el tránsito incierto para contener la demanda civilista del venezolano. En consecuencia, la ciudadanía democrática toda frente a esta mueca maromera de Nicolás Maduro decidió el ejercicio político de la protesta.

Protesta que crecerá y confrontará los perversos grupos creados desde el inicio de este direccionamiento retrogrado marxistoide, que confronta grupos armados que no doblegarán la conducta ética y el gentilicio de la mayoría de una sociedad que está asqueada de las tretas y torpezas de primitivos sujetos politiqueros, que todavía creen en la virtud del plan de machete y la peinilla.

La treta y maroma creada en la guarimba de Miraflores el domingo 1 de abril al filo de la medianoche en donde quedó claro el desconocimiento de parte del cuerpo armado a una dictadura insolente, más la presencia de las raíces sanas, más la intención de proteger a un TSJ irrito le ha servido al cuerpo societal venezolano para verificar el poco o ningún apoyo que tiene Nicolás Maduro. Pedro además… las grandes diferencias que siente el venezolano con relación al proyecto dictatorial y a tomar en cuenta la existencia de unas raíces sanas.

Raíces sanas -que sólo explican- deben contener alguna virtud para que aún con los caporales, los delatores y los comisarios políticos… jóvenes venezolanos soñadores por ser soldados profesionales tengan la decisión heroica de bloquear con su conducta recta, la barbarie que significa el hiato Maduro-Padrino. @JMachillandaP

URL Corta: http://bit.ly/2o4Ylwc

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...