Huawei P10, un móvil sin sorpresas, pero que camina sobre seguro

372 views

***Con el P10 y el P10 Plus, Huawei arriesga lo justo con la cámara y da un paso sobre seguro dentro de la gama alta de móviles.

Tegucigalpa,Honduras

El Huawei P10 ya está a la venta, y aunque todo el mundo esté ahora mismo pensando más en el diseño del Galaxy S8 o en móviles con pantallas sin casi bordes, no hay que dejar de lado al teléfono de alta gama de la compañía china. Aunque no es algo sorprendente a primera vista, ni tampoco tras una semana de uso, sus formato más pequeño y su cámara me han gustado bastante.

Huawei ha pasado en muy pocos años de fabricar teléfonos para teleoperadoras sin que aparezca su nombre o de hacer imitaciones demasiado obvias del iPhone a crear unos teléfonos que le han restado un importante terreno a marcas con mucha más fama y trayectoria. Si bien esto es la norma en China actualmente, nadie más puede decir esto en Occidente.

Huawei prefiere lo seguro a las sorpresas

Ahora que tiene asegurado cierto terreno, parece que prefieren no hacer rarezas, no reinventar la rueda, y ceñirse a lo que funciona. El P10 es un teléfono con buenos materiales, con buena pantalla, muy potente, con un software ligero que funciona bien y con una cámara que saca buenas fotografías. Y está disponible en dos formatos, uno más pequeño con pantalla a 1080p de 5,1 pulgadas y otro Plus que tiene 5,5 pulgadas y se sube hasta las 2K en resolución.

Esto es lo mínimo que se le puede pedir a un teléfono de alta gama que vale 649€ en el modelo normal y 749€ en el modelo Plus. Sin embargo, también es algo que convierte este teléfono en algo un poco aburrido.

No hay nada malo en seguir usando un diseño exterior que funciona, aunque en 2017, tener esos bordes tan anchos arriba y abajo lo mismo es algo contraproducente. Esto es un problema más con el P10 Plus que con el P10 a secas, que es pequeño para los móviles que se ven hoy en día, pero ahí está: a la vista, el teléfono no destaca por su aspecto exterior.

Mi única crítica a su aspecto: el sensor de huellas dactilares. Aunque funciona de miedo, está en un lugar extraño: debajo de la pantalla. Sí, donde ha estado siempre el botón de Home en el 90% de los móviles hechos en los últimos años, pero dado que no sirve como botón para tal función ni tampoco tiene a los lados botones de multitarea ni para volver atrás en los menús, es algo extraño.

Se pueden usar gestos para algunas funciones, siempre y cuando se configuren, pero eso es incluso más raro. Hubiera preferido que hicieran como con el P9 y hubieran puesto el sensor en la parte trasera, donde ahora la mayoría de teléfonos parecen haberlo transportado.

Tripas de oro

Por dentro es una maravilla, con un procesador Kirin 960 de producción propia que no tiene problemas para mover todo lo que se le eche, 4GB de RAM (6GB de RAM en el caso del Plus), 64GB de almacenamiento (que llegan hasta los 128GB en el Plus), Android 7.0 (no la última versión, pero casi) y una batería que dura todo el día de uso intensivo, que es el dato que más importa y que se cumple en los dos modelos. Me llevé el P10 cargado al 100% un sábado de viaje y, tras usar el GPS en el coche, jugar a un juego en un rato muerto y echar fotos constantemente, no necesité cargarlo antes de irme a dormir.

Es en eso último, en las fotografías, en lo que Huawei ha puesto más esmero con este teléfono y sí consigue captar más interés. El P10 tiene dos cámaras desarrolladas junto a Leica: una de 12 megapíxeles y otra de 20 megapíxeles que sólo funciona en blanco y negro. Si compras el modelo normal, la apertura será un poco peor que la del modelo Plus: f2/2 frente a los f1/8 del más grande.

He usado la fotografía en blanco y negro porque la opción está ahí, pero no porque realmente haya sentido en ningún momento que la necesitaba. No sé qué éxito va a tener este formato porque no es tan vistoso como el desenfoque del iPhone 7 Plus o, mi favorito, el gran angular del LG G6; pero hace buenas fotografías y es más auténtico que un efecto. Otra cosa es que esto se valore lo suficiente en el usuario menos especializado.

Una cámara a la altura

Por supuesto, si te gusta la fotografía y sabes para qué sirve alterar las ISO, este móvil y su app para la cámara te volverán loco. Aunque con el móvil siempre se tiene el impulso de sacarlo, tocar sobre la pantalla para enfocar y luego pulsar para hacer la foto, que Huawei siga molestándose en dar una experiencia más completa, sin necesidad de una app extra, es algo a valorar.

No entraré a detallar cada opción, pero sabed que hay un modo retrato (no es tan bueno como el del iPhone), dispara rápido incluso en formato RAW y que con poca luz la cámara sigue dando muy buenos resultados. Enfrentándola al iPhone 7 Plus, hay diferencias mínimas que hacen casi imposible decantarse por uno o por otro. Llegados a cierto nivel de precio y prestaciones, hasta los teléfonos de alta gama tienden a ser todos igual de buenos.

Y ahí es donde quería ir a parar. El P10 es fabuloso, pero es más de lo mismo en todo menos en su cámara. ¿Es este un factor diferenciador suficientemente importante para posicionarse por delante del Galaxy S8 o el G6 a la hora de renovar el teléfono? Personalmente, no es algo con suficiente peso como para marcar mi decisión por completo, pero del mismo modo que tampoco la pantalla sin bordes de los otros dos es suficiente para considerarlos mejor que el teléfono de Huawei.

Que su precio esté por debajo de la competencia, sin embargo, sí lo puedo valorar más positivamente, sobre todo porque no se va a quedar corto en potencia ni en batería ni en prestaciones donde los otros también destacan. Los Galaxy S8 se suben hasta los 800 euros, que son 50 más de los que cuesta el LG G6. Con un precio de 650 euros (o 750 euros en el formato más grande), el P10 gana.

Lo que aún queda por ver es si, a medida que avance 2017 y se lance el Galaxy S8, el diseño del P10 parecerá anticuado o no. Dentro de seis meses, hablamos de todo esto con más calma. Pero lo que debe quedar claro es que el P10 es muy buen móvil, pero si tienes un móvil de alta gama del año pasado, seguramente no te pierdas nada por no comprarlo. Si tu teléfono ya tiene un par de años, sin embargo, notarás la diferencia al instante al ponerle las manos encima.LaNacion

URL Corta: http://bit.ly/2ny4Fhf

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...
RELATED ITEMS