Cuando los chicos cambian el balón por carretillas: “Para poder triunfar”

676 views

***Unos 120 menores integran la organización “Niños Triunfadores” que opera en la Feria del Agricultor y Artesano frente al Estadio Nacional. 

Oscar Hernández

Tegucigalpa, Honduras

    Si fuera un niño cualquiera ocuparía los fines de semana para jugar al fútbol con sus amigos, pero no es así. Ha decidido hacer un sacrificio y cambiar el balón por una carretilla para poder triunfar en la vida. 

Se trata de Jerson Jonatán Moncada, quien a sus 14 años de edad, ya sabe ganarse la vida con el sudor de sus manos. Integra la organización “Niños Triunfadores” que cumple una función silenciosa pero muy importante en la Feria Agropecuaria y Artesanal de Tegucigalpa, frente al Estadio Nacional.

Unos 120 menores componen ese batallón infantil que únicamente armado solo con carretillas, todos los viernes y sábados esperan la “invasión” de unos 60 mil consumidores que abarrotan ese predio para comprar productos básicos de primera necesidad, entre ellos, legumbres, carnes, lácteos, granos y frutas.

Y es que el “Mayoreo” se ha convertido en el punto de encuentro en donde los niños ayudan a los visitantes a  acarrear la  mercancía a cambio de una módica recompensa.

“Estoy muy alegre porque desde hace dos años puedo llevar a la casa unos 400 lempiras al día por las propinas que me dan los clientes”,  expresó el menor, residente en la aldea Las Flores,  cerca de la capital carretera a Olancho. Estudia secundaria en un colegio local el resto de la semana.

Propios y extraños destacan la labor de esos serviciales menores. Uno de ellos es Julián Banegas, tesorero de la Feria. “Desde que asumimos las riendas de la entidad decidimos crear la agrupación infantil”, dijo.

Una de las condiciones que se exige es que los chicos estén entre once y los 15 años de edad y ser hijos de los vendedores. Esto último, para poder tener un control de la situación. Antes llegaban niños de otros lados y se iban con todo y canastas, argumentó el dirigente. Pero  ahora todo eso se acabó, puntualizó.

Los niños proceden de los municipios que rodean la capital. Muchos de ellos empezaron en la feria hace varios años y hoy gracias a su esfuerzo son egresados de secundaria. Incluso hay uno que labora como contador en el Banco Central de Honduras (BCH).

“Lo que deseamos es que los chicos no se queden halando bultos o impulsando carretillas para siempre, sino que salgan adelante”, comentó Banegas, mientras observaba el movimiento febril suscitado a lo largo y ancho del mercado semanal.

A fin de evitar críticas, no se les imponen tarifas a los niños, para que no digan que se les obliga a trabajar, pero si se hacen hasta 1000 lempiras en tiempos de bonanza.

No es por discriminación, pero en el grupo no se admiten chicas. La razón para esa medida es simple. Los clientes- a veces- piden que los menores vayan con ellos hasta fuera de la feria. Eso no lo pueden hacer las niñas. La seguridad es la respuesta.

Como de todo hay en la viña del Señor, unas personas les dan buenas propinas a los carretilleros, pero otros son tan cuñas que solo les dejan un lempira después de varias horas de compras. La cosa es cuestión de suerte.

El objetivo del proyecto es que los niños logren al menos salir de la escuela, pero ahora casi todos siguen hasta culminar el colegio.

Un cliente satisfecho siempre vuelve. Ese es el caso del ingeniero en Sistemas, Carlos Rodríguez. “Tengo cinco años de venir a la feria y los niños nos ayudan. Son muy atentos, colaboradores y honrados”, reconoció el empleado del Ministerio Público.

También se pretendió consultar a otro menor que iba presuroso con su carretilla. Pero fue imposible. Era mudo. Se conoció que a pesar de su discapacidad ya se graduó de la escuela y está en el colegio. Eso demuestra que no hay límites para triunfar.

REACCIONES

“Estamos muy satisfechos de la labor de los niños que nos ayudan a trasladar nuestras compras en sus carreterillas”: Carlos Rodríguez, ingeniero en Sistemas.

“Hasta mil lempiras semanales se hacen en propinas los muchachos”: Julián Banegas, tesorero de la directiva de la Feria del Agricultor. “Sueño con estudiar Humanidades cuando sea grande”: Jerson Jonatán Moncada, “Niño Triunfador”. hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2pb1v40

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...