Ejecutivo advierte que vetará reformas a tarjetas de crédito “si no son justas”

280 views

***El mandatario reaccionó así ante versiones de que la comisión de dictamen del Legislativo logró un acuerdo con la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba) para bajar en 19 puntos el interés promedio de las tarjetas de crédito, 17 en lo que resta de este año y dos en 2018.

Tegucigalpa, Honduras.

El presidente de la República, Juan Orlando Hernández, advirtió que vetará las reformas al sistema de tarjetas de créditos si no son justas y pidió que haya transparencia en la discusión en el Congreso Nacional del proyecto propuesto por el Poder Ejecutivo.

Si lo que aprueba el Congreso “no es justo, yo me reservo el derecho, dentro de lo que la ley me permite, de vetar cualquier decisión”, manifestó el presidente Hernández en declaraciones a Radio América.

El mandatario reaccionó así ante versiones de que la comisión de dictamen del Legislativo logró un acuerdo con la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (Ahiba) para bajar en 19 puntos el interés promedio de las tarjetas de crédito, 17 en lo que resta de este año y dos en 2018.

“Estoy sorprendido de que digan algunos diputados que es un consenso de la comisión y que ya está el dictamen listo”, expresó el gobernante.

“Pero al final, si eso es cierto, no me quedaría más que concluir que nos han tratado de engañar algunos miembros de la comisión, tratando de decir hasta anoche que no había consenso todavía, no había acuerdo”, refirió.

Hay condiciones para la rebaja

Hernández pidió que los hondureños evalúen “hasta dónde llega la influencia del dinero de los banqueros de Honduras, a través de ciertos medios de comunicación, que obviamente tienen una relación de pauta muy fuerte”
“Es hasta cierto punto normal que evidencien interés, pero mi llamado es a que siempre tengan un valor presente en lo que vayan a hacer: es el valor de lo justo, es ser prudentes ante una situación tan difícil que está viviendo el pueblo hondureño que tiene tarjetas de crédito, y no es justo que estén jugando, tratando de darle información equivocada a la gente”, señaló.

El gobernante explicó que “hablan algunos medios de que se está bajando, se está partiendo de la tasa de interés promedio más alta, es 76 %. No es cierto”.

“Talvez eso fue cierto cuando iniciamos nuestro Gobierno; desde el inicio de mi Gobierno yo me dediqué con nuestro equipo y con líderes también del mismo sector privado a trabajar para crear las condiciones que permitieran que el mismo mercado bajara la tasa de interés con la ayuda un poco de la revisión de la tasa de política monetaria del Banco Central de Honduras”, agregó.

Expuso que “al inicio de este año habían bajado las tasas de interés promedio a 65 %. En ese sentido o el punto de partida es 65 %. Podíamos perfectamente bajar de 65 % a 40 % o 45 %”.

El mandatario recordó que “yo aceptaba que no se podía hacer esa rebaja de una sola vez ni se podía hacer por decreto, poniendo que se iba a bajar tanto, sino que tendría que haber dos condiciones”.

Una condición, precisó Hernández, “que la economía del país siga mejorando, como es evidente que está mejorando, y no lo decimos solo en Honduras o las cifras del Banco Central, sino las cifras de los mismos entes privados, de la misma Ahiba, de las casas internacionales que evalúan el país, los bancos internacionales”.

“Entonces, sí hay espacio para esa rebaja hasta 40 y 45, pero yo propuse en un inicio que fuera en cuatro años; luego salieron algunos bancos diciendo la semana pasada que de una vez se podía bajar hasta 55, de 65 a 55, 10 puntos porcentuales, y yo les decía se puede llegar a 50; pero, bueno, un parámetro entre 50 y 55 es aceptable bajarlo en un primer año”, expresó.

Un buen paso

Hernández dijo que “estoy convencido de que las condiciones del país van a mejorar aún más ahorita porque viene más inversión del sector privado hondureño y extranjero”.

“Nosotros seguimos siempre con la faja puesta en el Gobierno para seguir bajando los gastos y seguir haciendo más inversión en infraestructura, inversión social, y eso genera condiciones óptimas”, apuntó.

El gobernante comentó que “a mí me sorprende que anoche miré al diputado Francisco Rivera (miembro de la comisión de dictamen) y no me dijo que habían llegado a un acuerdo en la comisión, salvo que haya algo que yo desconozca, pero al final, repito, esa es una decisión del Congreso”.

“Quiero dejar planteada una posición: si en lo que el Congreso aprueba no es, a nuestro criterio, algo justo, algo prudente, que no destruya tampoco el sistema de tarjetas de crédito, pero que también no abuse de los hondureños que están en el sistema, si no es justo, yo me reservo el derecho, dentro de lo que la ley me permite, de vetar cualquier decisión”, advirtió.

Consideró que “quizás existe la posibilidad todavía de que lo que haya dicho algún diputado sea algo que, aunque nos parezca que sea la voz de los banqueros allí en el Congreso, pueda ser que lo haya hecho de buena fe y talvez no representa el consenso de los demás”.

Sin embargo, Hernández manifestó que “el simple hecho de que ya se diga que se va rebajando (la tasa de interés), aunque no sea lo suficiente, pero ya es un buen paso; o sea, que no todo es malo”.

“Siempre abrigo la esperanza de que podamos llegar a acuerdos y que sean positivos”, enfatizó.

Aliviar las deudas

El presidente Hernández recordó que junto al proyecto de reformas al sistema de tarjetas de crédito el Ejecutivo también propuso al Congreso crear el mecanismo de consolidación de deuda para beneficiar a miles de hondureños.

“Hay mucha gente altamente endeudada, ahogada literalmente; le salen cinco lempiras, un lempira, 1,000 lempiras apenas de su salario mensual, pero con la consolidación de deuda lograríamos que estas personas refinancien su deuda, la tiren a más largo plazo, más meses, más años para pagar, y eso le baja la presión mensual del dinero que tiene que utilizar para pagar” sus préstamos, explicó.

Enfatizó que con ese mecanismo “algunos pueden liberar hasta la mitad de lo que están pagando en la cuota y les queda para sus otras necesidades”, principalmente vivienda.

“Me interesa mucho” la situación de muchos hondureños que “por estar endeudados no tienen acceso a préstamos para su vivienda, aunque nosotros tengamos los 90,000 lempiras que les estamos dando acá (de subsidio) por cada vivienda a las familias para obtener su financiamiento, a veces no pueden porque están altamente endeudados”, añadió.

“Por eso me interesa también a mí esa consolidación de deuda; le va a ayudar a la gente a liberar más de su salario mensual, que se le va en pago de préstamo, en su cuota, lo va a utilizar para otras necesidades y ojala eso sea para vivienda”, dijo el gobernante.

Más viviendas con otra ley

Hernández también señaló que está pendiente en el Congreso Nacional el proyecto de Ley de Hipotecas Aseguradas, propuesto por el Ejecutivo, el cual “también le conviene a los bancos, cooperativas, a todo el sistema financiero”.

“Si hoy estamos construyendo 17,000, 20,000 viviendas por año, o sea hay una construcción masiva que no la habíamos tenido en mucho tiempo, con este nuevo mecanismo de hipotecas aseguradas vamos a subir al doble y muchos hondureños van a cumplir su sueño de tener su propia vivienda”, argumentó.

La aprobación de estas iniciativas “al final a lo que nos va a llevar a es a un mejoramiento de la economía y, sobre todo, a que la gente que está más golpeada esté un poco más aliviada en lo que está disponiendo mensual de su salario para pagar deudas y le da la oportunidad de tener su propia casa”, dijo.

Debate transparente

En relación a si algunos diputados han sido influenciados por bancos para no afectarlos con las reformas a las tarjetas de crédito, el mandatario manifestó: ¿por qué no les damos el beneficio de la duda y digamos que de repente han sido sorprendidos?”.

“Me costaría creer que un diputado así fácilmente se convierte en representante del interés de las tarjetas de crédito, aunque rodo es posible”, señaló Hernández.

Pero pidió a los diputados “que no olviden que también en el otro lado de la balanza hay miles y miles de hondureños que necesitan este espacio para mejorar su nivel de vida”.

El presidente de la República aclaró que “con esto no estamos atentando contra un sistema de tarjetas de crédito, que también es bueno en el sentido de que le da inmediatez de crédito a la gente”.

Insistió en que “la palabra clave es prudencia, ser justos, pero si alguien se va a poner solo del lado de los banqueros, claro que está actuando injustamente”.

El mandatario pidió esperar a “ver cuáles son las ramificaciones que hay en todo esto y ojala demos un debate genuino, transparente, muy abierto, para que todo mundo sepa qué intereses representa cada quien”.

Estado debe regular

Respecto al argumento de que en el sistema de tarjetas de crédito prevalece la libre contratación, Hernández expresó que “estoy de acuerdo en eso, totalmente de acuerdo; a mí me parece que debe haber libertad”.

“Pero, como dice por allí alguien que promueve la economía social de mercado, debe de haber tanta libertad en el mercado hasta donde no se abuse”, refirió.

“Si se abusa”, sentenció el gobernante, “el Estado tiene que entrar para regular, para proteger al mismo mercado y, sobre todo, a la persona, que es el fin supremo de la sociedad, porque si no el mercado puede devorar a todo un país”.

“Hoy algún gran empresario, de diferentes sectores que trabajan colateralmente con la banca, no podrá sentir que le afecta directamente, pero al final lo va a terminar devorando si no hacemos algo de regulación prudente”, recalcó.

Hernández reafirmó que la reforma a las tasas de interés “no se puede poner por decreto, va a bajar de tanto a tanto; son fórmulas que tienen variables que el mercado define, eso es sumamente importante, y en eso estoy de acuerdo

“También estoy de acuerdo que no se puede bajar de una sola vez, sino que tiene que ser algo gradual porque tiene que irse ajustando la industria y también los mismos tarjetahabientes o los ciudadanos, así es que no en todo discrepamos”, agregó.

“Pero aquí la palabra, repito, es ser justos y ser prudentes; no abusen de la gente por favor”, subrayó.

Riesgo por las deudas

El mandatario apuntó que “hay una enorme cantidad de gente” que usa tarjetas de crédito y que, al igual que sucede con los teléfonos celulares, hay quienes tienen dos, tres o más; refirió que conoce una persona que tiene nueve tarjetas.

“Lo que hacen es con una (tarjeta) pagar la otra, y con la otra pagar la otra, y así pasan en ese círculo vicioso, pero cuando consolidan los números de todo lo que deben nunca va a poder pagar en toda su vida”, manifestó.

Hernández señaló que “eso es malo para la persona, pero es malo también para el sistema financiero, porque va a llegar un momento que va a explotar”.

“Y esa es mi otra gran preocupación: no podemos permitir una crisis en el sistema financiero por tener una enorme cantidad de deuda que no tiene respaldo”, aseveró.

El titular del Ejecutivo remarcó que “todos tenemos que estar conscientes de esta situación; las tarjetas son un buen mecanismo pero tiene que ser prudente”.

Que haya buena fe

Hernández pidió preguntar a todos los diputados de la comisión de dictamen “si es cierto o no este acuerdo, porque eso debe saberlo todo mundo, pero que no traten de engañarnos con cifras que son totalmente equivocadas”.

“Ni somos papos, con el perdón de la palabra, ni somos ingenuos, sino que aquí todos tenemos información; entonces, no tratemos de sorprendernos unos a los otros porque no es de buena fe entonces, sino que hagámoslo transparentemente”, apuntó.Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2qepxtQ

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...