Talgua, una experiencia que te traslada a 900 años Antes de Cristo en Honduras

918 views

***El descubrimiento se llevó a cabo en abril de 1994 por Jorge Yanez y Desiderio Reyes. Trepando por una pared de casi 30 pies de altura, a la luz de sus linternas pudieron divisar cientos de huesos humanos y varios restos de vasijas.

|

Tegucigalpa,Honduras

Las cuevas de Talgua se encuentran en la Sierra de Agalta, en el municipio de Catacamas, Olancho. Este es un  sitio arqueológico, testigo de los múltiples asentamientos humanos en la zona desde casi tres mil años.

La importancia de este enterramiento es que en Honduras se han descubierto pocas cuevas funerarias del periodo prehispánico, y estas son las primeras cuevas del país en ser investigadas científicamente.

El descubrimiento se llevó a cabo en abril de 1994 por Jorge Yanez y Desiderio Reyes. Trepando por una pared de casi 30 pies de altura, a la luz de sus linternas pudieron divisar cientos de huesos humanos y varios restos de vasijas.

Algunas de las osamentas han  sido preservadas por una capa de calcio resplandeciente, depositada por casi un milenio por el agua que todavía se filtra por las paredes de piedra caliza de la cueva.

Este es el fenómeno luminoso que encierra las cuevas de Talgua: los cristales de calcita brillan a la luz, dando lugar al nombre de “Calaveras Luminosas”. Parte de la historia puede encontrarse en el Museo.

Entrada a la cueva principal del Río Talgua se encuentran restos de un pueblo que, según las primeras pruebas científicas realizadas a las osamentas, datan de los años 800 y 900 años Antes de Cristo(AC).

Como si existiese un pacto entre la naturaleza y los antepasados el bosque trata de ocultar la gruta donde se conservan intactas las huellas de un pasado lejano que se resiste a revelar al mundo la forma de vida de los primeros pueblos de América.

Lo que hace 900 años A.C fue un refugio y campo santo de los aborígenes ahora se le conoce mundialmente como las Cuevas de Talgua, descubiertas en 1994. Las osamentas y las vasijas encontradas en el lugar impresionaron a los científicos, pero lo que más llamó su atención fueron los cráneos luminosos, considerados como únicos hallazgos en el mundo.

Cráneos luminosos encontrados en las cuevas. La cripta parece haber sido diseñada por la naturaleza con cámaras y salas para que los moradores tuvieran las comodidades para vivir, para practicar sus ritos y sepultar a sus muertos.

Actualmente sólo se puede acceder a la gruta unos 500 metros, lo suficiente para trasladarse a un mundo que resulta incomprensible para las mentes globalizadas por la tecnología.

Los científicos hablan de que las majestuosidad de esta cavidad natural se moldeó hace aproximadamente un millón de años por las corrientes subterráneas del Río Pinabete, el que al abandonar las profundidades de la colina se funde con el Río Talgua.

En el tramo habilitado para ser visitado se puede disfrutar de infinidad de formaciones rocosas diseñadasa través de los tiempos en forma de figuras de catedrales, saurios, retratos de imágenes sagradas y diabólicas. Dentro de la cripta todo queda a la imaginación del turista. Una de las cosas más bellas e impactantes son las formaciones llamadas estalactita y estalagmita formadas por la pérdida de agua ácida que disuelve la roca caliza.sites.google.com/hondudiario

 

URL Corta: http://bit.ly/2qwL54T

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...