Venezuela la República ha muerto

201 views

 

Javier Antonio Vivas Santana        

La guerra civil llegó para quedarse

Es lamentable tener que expresarnos con semejante título, pero la prosopagnosia política del madurismo¹ lo ha llevado a la peor de las decisiones, como lo es activar una fraudulenta “constituyente”, porque ésta al no contar con la aprobación de pueblo en legítimo referendo, sino por la convocatoria de un “presidente” (ganó unas elecciones hace cuatro años con el 51% de los votos) quien se considera con todas las prerrogativas al ser avaladas inconstitucionalmente por un secta de “magistrados” que desde el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) convirtieron en papel higiénico las disposiciones que emanan de la Carta Magna de 1999.

Este 30 de julio una minoría, ¡sí, minoría! Porque si tenemos 19 millones de inscritos en el Consejo Nacional Electoral (CNE), de los cuales un 20% nunca vota, y la oposición en el peor de los escenarios ha obtenido 40% de esos votos, resultaría imposible que la directiva del “poder electoral” nos dijera que los resultados de esa fraudulenta “constituyente” podrían superar los 10 millones de sufragios, máxime cuando Venezuela atraviesa la peor crisis política, económica y social de su historia.

Verbigracia, votando el 40% restante de los venezolanos inscritos en el registro electoral, ni siquiera llegarían al máximo de quienes votaron por los diputados opositores en las elecciones de la Asamblea Nacional de 2015. Entonces, ¿Cómo podría autodefinirse semejante “constituyente” como “originaria”, más aún cuando su metodología de selección de representantes se ha realizado de manera corporativa, por no decir, excluyente y violatoria de lo que universalmente significa el voto universal, directo y secreto?

O sea, la minoría madurista asiste cual rebaño hacia una contaminada dehesa que terminará por liquidar todo a su paso, incluyendo a quienes no “disfruten” de tal festín envenenado. Al parecer no ha bastado a Nicolás Maduro y sus séquitos, incluyendo las flamantes “rectoras” del CNE que más de 100 venezolanos hayan fallecido por razones políticas, y más de un millar estén heridos por hechos similares, así como centenas de presos por sus formas de pensar (políticos), y millones de bolívares en pérdidas económicas, para cuando menos, haber postergado el asesinato de la República.

De hecho, que en pleno madrugada de tales elecciones hayan asesinado al secretario juvenil de Acción Democrática (AD) en el estado Sucre y un candidato de la propia “constituyente” por el estado Bolívar, así como otros hechos de violencia entre militares, policías y civiles en diversas zonas del país en estos días previos, es el signo evidente de que hemos entrado en una guerra civil, la cual no será como generalmente se desarrollan este tipo de conflictos, sino entre un gobierno que reprime y utiliza esbirros militares y fuerzas paraestatales (denominados “colectivos” armados) contra una población que desde sus espacios comunitarios resiste y contraataca con el propósito de socavar la neodictadura.

En tal sentido, la grave crisis económica que sacude al país se agravará en los próximos días. El dólar paralelo sobrepasó las cinco cifras y, es muy probable que en la medida que esa seudoconstituyente emita decisiones que sigan atentado contra la poca estabilidad del país, el valor de la moneda extranjera se duplicará o triplicará en poco tiempo, lo que equivale a decir, que los venezolanos estaremos sumidos en una completa miseria como producto de la alta inflación, (que se acerca a los cuatro dígitos anuales) la escasez de alimentos y medicinas, y por supuesto, el salario pulverizado como principal ingreso social.

Varios países del mundo han manifestado su desconocimiento sobre los resultados de esta “constituyente”, lo que obviamente significará no sólo sanciones económicas y políticas contra el gobierno de Venezuela, sino que incluso hasta de manera turística y comercial cada vez estamos más aislados como nación, cuando las más importantes aerolíneas del mundo, han cesado sus servicios para con nuestro país.

Quien piense que la “constituyente” madurista permitirá devolver la “paz” y el progreso a la patria de Bolívar, ha sido engañado. La “constituyente” significa la muerte de la República y la llegada de la guerra civil en Venezuela. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

 

URL Corta: http://bit.ly/2wfb94v

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...