Máquinas del gimnasio que pueden ser fatales para tu salud

348 views
*** Y no es nada extraño: no se amoldan a todos los tipos de cuerpo, muchas se desplazan sin contar con los mandatos de tus músculos y limitan los rangos de movimientos.
Tegucigalpa, Honduras.

Si es la primera vez que “haces máquinas”, te resultará algo incómodo adaptarte a ellas.

“De hecho, cargar pesos desequilibrados puede desestabilizar nuestras articulaciones y músculos”, advierte Lee Boyce, quien enumera en ‘Men’s Journal’ las peores máquinas del gimnasio, y no precisamente porque sean más duras que el resto: pueden resultar dañinas para tu salud física y deberías evitarlas.Ejercicios

Extensión de cuádriceps
“En particular, las personas con problemas crónicos de rodilla deben mantenerse alejadas de esta máquina”, alerta el experto. El problema es que muchos hacemos mal este ejercicio: no hay que extender completamente la pierna para levantar el peso hasta poner la rótula recta porque los isquiotibiales no pueden equilibrar el peso.

En teoría, las extensiones de piernas se realizan para fortalecer los cuádriceps –músculos que se unen desde la rodilla y cruzan hasta la cadera–, pero cuando se ejercita una presión corta e intensa, podemos acabar dañándonos la rodilla.

Sustitúyela por: elevaciones de rodillas hasta el pecho –o donde lleguemos– de tal forma que fortalezcamos cuádriceps elevándolos con la ayuda de isquiotibiales y glúteos sin poner peso en la rótula. Este ejercicio ejerce menos presión en el corte en la rodilla debido a que el ángulo de la fuerza viene desde abajo y no de frente.

istockPrensa de piernas
Muchas personas con dolores de espalda o lesiones prefieren hacer ejercicios en esta máquina porque creen que al estar sentados y con la columna apoyada evitan empeorar el problema originario. Sin embargo, cuando subimos y bajamos las piernas en esta posición, los flexores de la cadera –que están conectados directamente con la columna vertebral– tienen una trayectoria demasiado corta para que la presión que ejercen sobre la espalda durante el levantamiento sea la adecuada. ¿El resultado? Este movimiento tan acotado de los flexores tira de la zona lumbar y aumenta esos problemas de espalda que los sedentarios padecemos tan a menudo.

Sustitúyela por: ejercicios de piernas como sentadillas o zancadas para conseguir una postura en la que la las caderas se abran permitiendo que el torso se mantenga recto sin sobrecargar en ningún momento la espalda.

Rotación de oblicuo
Para realizar este ejercicio de extensión de los abdominales oblicuos la máquina nos pide que giremos la cintura, por lo que podemos terminar por hacernos daño si dejamos que la fuerza recaiga sobre la misma en lugar de sobre los músculos. El movimiento de rotación de esta máquina conduce a un movimiento inestable que puede derivar en que giremos de manera dañina la columna vertebral. “Además”, advierte Boyce, “con esta máquina no estamos entrenando el núcleo funcional del ejercicio, se centra en resistir ante la fuerza de la rotación, no en ejercitar los músculos”.

Sustitúyela por: variaciones de planchas laterales. Tumbados en el suelo, levantar un brazo, una pierna o ambos a la vez hacia arriba mientras ejercemos fuerza sobre los oblicuos. Se evita la rotación de cadera y se fortalecen únicamente los abdominales.

Aductor y abductor de cadera
Con esta máquina trabajamos los muslos internos y externos, ideal para prevenir lesiones y aumentar la estabilidad. El problema es que esta máquina nos ayuda a ejercitar dicha zona muscular desde una posición sentada, “lo que no ofrece ningún beneficio, ya que para no sufrir ningún daño deberíamos hacerlo de pie”, asegura el experto. Además, la máquina entrena los músculos como si fuesen motores aislados, sin partir de la base de que se trata de estabilizadores que trabajan por igual para toda la pierna. Ojo, porque el uso indiscriminado –y no controlado por un experto– de esta máquina puede conducirnos a dolores de cadera que se traducen en problemas para caminar y lesiones a medio y largo plazo.

Sustitúyela por: ejercicios para piernas realizados en plano lateral tumbados sobre una colchoneta u otros que podemos hacer de pie como las sentadillas. De esta manera se ejercitarán los músculos internos y externos de la pierna en completa armonía, sin que unos se endurezcan más que otros y terminemos por andar desestabilizados. informe21

URL Corta: http://bit.ly/2gJ5rp6

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...