El Parque Cerro Azul Meámbar “un recorrido de altura al sur de Santa Cruz de Yojoa”

864 views

*** “Aquí encontramos solo bellezas naturales, es un lugar seguro y sano; su riqueza natural lo hace una zona atractiva y muy visitada y  por su conservación nativa, sigue siendo una demanda para turistas nacionales y extranjeros, quienes quedan con ganas de volver”, dijo el guía Teodoro Argueta, a periodistas que realizaron una gira de medios organizada por el Instituto Hondureño del Turismo (IHT).

Por: Joel Perdomo

Tegucigalpa, Honduras.

En un recorrido de menos de tres horas,  a 178 kilómetros al norte de la capital hondureña y por la Carretera CA-5, se encuentra El Parque Nacional Cerro Azul Meámbar, un lugar que recobra su vida poco a poco, por el exquisito y exclusivo mundo natural que ofrece a sus visitantes.

No hay excusa alguna, pues, muy cerca de donde se inicia esta aventura con la naturaleza, se encuentra “Panacam Lodge”,  un hotel, que a precios muy módicos te ofrece amplias y cómodas habitaciones donde pueden quedarse hasta familias enteras. “Es acogedor y fresco” por que los rodean montañas pobladas de miles de árboles y exóticas aves.

Es así, que para los amantes de las caminatas y de la madre  naturaleza, no deben quedarse sin visitar el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar, donde encontrarás diversas actividades “que te sacarán de la rutina”; que además, cualquier temporada es buena para disfrutar de un recorrido único y exclusivo.

En el Parque se pueden experimentar varios tipos de ecosistemas, sistema agropecuario,  boque tropical, bosque mixto, Bosque estacional, entre otros. Aquí se encuentra una de las zonas más lluviosas del país, por lo que vale pena hacer una corta “caminata que oxigena y refresca”; por la gran calidad de flora y fauna, de la que puedes disfrutar.

 

Aquí encontramos solo bellezas naturales, es un lugar seguro y sano;  su riqueza  natural lo hace una zona atractiva y muy visitada y  por su  conservación nativa, sigue siendo una demanda para turistas nacionales y extranjeros, quienes quedan con ganas de volver, dijo a Hondudiario, el guía Teodoro Argueta.

El Parque Nacional, es además un área de investigación científica, para varias universidades del país, “mantenemos convenios con ellos, para que sus estudiantes indaguen sobre los bosques, ecosistemas, plantas y aves, en fin es un centro de educación donde cada día aprendemos más”.

Según don Teodoro, el Cerro Azul Meámbar, es más visitado por turistas internacionales que nacionales, “aquí los extranjeros se van sorprendidos de las riquezas que tiene Honduras, contrario a los hondureños quienes casi no están  entusiasmados, a veces no valoramos zonas como estas”.

De Norte América  y Europa, llegan muchos turistas, vienen a conocer y más que todo para hacer aviturismo, se van impresionados porque en sus lugares de origen no pueden realizar este tipo de aventuras turísticas, pues aquí logran ver más de 130 especies de aves, en tres entretenidos senderos (Los Vencejos, El Venado y El Sinaí).

Es por eso que “el senderismo es una de las actividades que nadie se puede perder. Se inicia de 763 metros de alturas y se alcanzan casi los 900, pero la parte más alta es 1,200 metros sobre el nivel del mar. El sendero más largo es EL Sinaí, al que llegas tras recorrer unos 7 kilómetros de distancia  en circunferencia”.

Es así que entre más caminas, se alcanza mejor altura para el avistamiento de aves, donde el panorama para observar los paisajes es sumamente inmejorable, “aquí se sacan las mejores fotos, ya que la vista es impresionante, porque para ver el paisaje solo se necesita caminar unos cuantos pasos, por el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar, el centro de reproducción de agua, aves y más.

Los miradores permiten, observar el Lago de Yojoa, El Parque Nacional Santa Bárbara, “la vista panorámica es única, ahora ofrecemos el Kayak, una actividad donde deberás remar a entretenidas y divertidas aventuras, en aguas mansas por un tiempo de unos 45 minutos por La Represa  de Yure, que además abastece de agua a la represa Francisco Morazán y el Lago de Yojoa”.

El recorrido termina en una maravillosa cascada, “donde la visita descansa y se refresca, es el lugar más visitado y atractivo del Parque, porque es un encuentro con la creación de Dios, que además de todo, no es algo que encuentras en cualquier lugar de Honduras”. En fin, Panacam es un bosque que sirve de refugio para miles de plantas y animales.Hondudiario.

    

URL Corta: http://bit.ly/2y0KbiH

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...