Mensaje al alto mando militar

262 views

Vladimir Gessen

Envía mensaje al Alto Mando Militar y a quien quiera escuchar

Ciudadanos de uniforme: Cuando Karl Marx escribió su manifiesto comunista, y su obra cumbre, El Capital, se fundamentaba en la explotación de los trabajadores en su época: Hasta 15 horas diarias trabajaban los niños, 7 días a la semana. Los adultos igual o más, con sueldos pírricos que no alcanzaban ni para comer saludablemente. No existía atención médica ni medicinas, y cero seguridades sociales. El pobre era literalmente un miserable.

También, predijo dogmáticamente que el capitalismo acumularía extremas riquezas explotando a los pobres, e iría a una fase imperial, denominada “imperialismo”, y al final, se derrumbaría porque los bienes y servicios producidos no tendrían quien lo comprara, y se produciría el fin del libre mercado con la “crisis del capitalismo”. Entonces, vendría el socialismo, y luego el comunismo, donde la humanidad viviría primero “según su trabajo”, y posteriormente “según sus necesidades”, en un mundo humanista dirigido por la ciencia y por los sabios…

¿Eran marxistas los líderes del comunismo?

Claro, hombres como Vladimir Lenin en Rusia, Mao Zedong en China, Fidel Castro en Cuba, la dinastía de Kim Il Sung en Corea comunista, y Hugo Chávez y Nicolás Maduro, con el socialismo del siglo 21 en Venezuela, creyeron en Marx, y quisieron adelantar el comunismo. Así, empezó a gestarse un socialismo que en la práctica se convirtió en el peor de los capitalismos. Se suponía, de acuerdo con el marxismo, que su proyecto debería comenzar por Inglaterra, Alemania, Francia, España, Portugal, Bélgica, es decir por las naciones imperiales, o desarrolladas de la época, o posteriormente, si fuera el caso en Estados Unidos. Pero no, ellos lo intentaron en países paupérrimos, como la Rusia feudal del Zar Nicolás II, la China destruida después de la segunda guerra mundial, la subdesarrollada Cuba, o la recién liberada colonia japonesa después de la guerra, Corea del Norte, auspiciada por la Unión Soviética…

Y, hete aquí el problema…

Marx no previó el capitalismo moderno, donde la explotación del trabajador aminoraría por la acción sindical. Nunca pensó que los gobiernos ajustarían a los “explotadores” con impuestos para dotar de seguridad social a los más desposeídos, limitaría las jornadas laborales, fijaría salarios mínimos, prohibiría los trabajos infantiles, otorgaría las oportunidades de estudios y desarrollo a los ciudadanos, surgiría la seguridad social y de salud, los sistemas de pensiones, y el propio mercado abriría la venta masiva de acciones de las compañías y empresas, de manera que los trabajadores pudieran convertirse asimismo en dueños de los medios y modos de producción, como ha ocurrido en los países desarrollados y capitalistas.

Marx y el Capitalismo

Si Marx viviera entendería perfectamente por qué no ocurrió nunca la “crisis del capitalismo” que acabaría con este sistema. Comprendería cómo el capitalismo inventó, y produjo una revolución verde que ha impedido la mortandad de los seres humanos y que cada vez hace más posible la alimentación global. Capitalismo que hoy se encamina para entrar en otra fase de desarrollo que permitirá energía no contaminante y barata, que logrará el mayor desarrollo y bienestar que haya alcanzado la humanidad.

Los países subdesarrollados seguirán mejorando, y acelerando su progreso con sistemas educativos creados en el capitalismo. El capitalismo redujo significativamente la mortandad infantil, eliminó múltiples enfermedades y epidemias. En África, se está gestando la capacidad de duplicar su producción de alimentos, y podrá autoabastecerse, con inventos generado en sociedades capitalistas. Marx, expresaría que el capitalismo impulsó el conocimiento científico, a niveles nunca vistos para el bien de la humanidad.

Seguramente criticaría el uso de la ciencia para el armamentismo, aunque diría que los inventos sociales de Lenin, Mao, Fidel, los Kim y Chávez y Nicolás no siguieron sus enseñanzas y no eran marxistas, como si lo dijo el propio Marx en vida refiriéndose a Simón Bolívar. A quien ahora Chávez y Maduro pretendieron convertirlo en marxista y socialista.

Marx, el presente y el futuro

Muy probablemente Marx reconocería que la crisis del capitalismo no va a llegar, y se daría cuenta que su aporte personal fundamental a la humanidad fue el surgimiento de los derechos de los trabajadores, de los ciudadanos, y el haber logrado la posibilidad de que todos participen del mercado, y cada cual lleve a su casa lo requerido para tener una vida con bienestar, prosperidad y riqueza acorde a su trabajo, o en términos marxistas, “según su trabajo”. Igualmente, se mostraría de acuerdo con que en países como Australia, Canadá o hasta en Inglaterra, la seguridad social y médica alcanza a todos “según su necesidad”.

El Mercado del socialismo es el Mercado Negro

A la par, Marx diría que en los países que hicieron una revolución en su nombre, y -supuestamente- marxistas, lo que si crearon fue el peor de los capitalismos, el capitalismo del mercado negro, del mercado salvaje, del mercado corrupto, el capitalismo corrompido de Cuba, el capitalismo inhumano de la extinta Unión Soviética, el capitalismo perverso de Corea del Norte, y el capitalismo séptico de Venezuela. El capitalismo que el propio Marx conoció en la Europa de entonces.

El caso China

Por último, señalaría lo mismo de la China de Mao Zedong. Sin embargo, felicitaría desde Zhou Enlai, hasta las autoridades chinas actuales, por haber cerrado el capítulo comunista maoísta, y tomar el rumbo del capitalismo y del libre mercado, lo que ha significado sacar de la miseria y la pobreza a cientos de millones de ciudadanos.

Muy probablemente asumiría que el socialismo comunista conduce a la supresión del libre mercado, pero crea semejante mercado negro como alternativa y, este a su vez a la corrupción generalizada sin regulación o corrección del gobierno, y aseguraría que estos mercados negros no son un juego, y llega a un punto donde es difícil saber si el gobierno puede manejar al mercado negro, o el mercado negro al gobierno.

Ciudadanos de Uniforme:

Históricamente estos han sido los resultados del socialismo comunista. En el caso venezolano, el país va hacia la ruina precisamente porque, para la desgracia de los venezolanos, y para renovar al comunismo disfrazándole de socialismo del siglo XXI, fuerzas internacionales lo han implementado en Venezuela.

 

Chávez prometió una revolución venezolanista, inspirada en un “árbol de tres raíces” basándose en el pensamiento liberal de Simón Bolívar y de Ezequiel Zamora, y del educador, maestro del Libertador, Simón Rodríguez, un hombre probo y honesto que jamás estaría de acuerdo con la corrupción galopante de la Venezuela presente.

Bolívar y Zamora eran liberales, y creían plenamente en la libertad, todo lo contrario a ser comunistas. Lo que tenemos es una revolución “soviética” y “cubanista” y que sigue el ejemplo comunista de los Castro, y de la extinta Unión Soviética… ¿Es este el “mar de felicidad” que quieren los venezolanos?

URL Corta: http://bit.ly/2w89gqG

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...