Razer tiene que aterrizar por completo en España

220 views

***Pese a vender accesorios en España, la marca no ha adaptado sus mejores productos: sus ordenadores portátiles.

Tegucigalpa , Honduras 

Entre sus próximos lanzamientos, unos auriculares bluetooth muy avanzados para jugar a la consola

Fabricar ordenadores no es barato, venderlos lo es incluso más y ya sacar beneficios es algo que sólo consiguen unos pocos elegidos. Cuando fabricantes como HP, Acer, Asus o Lenovo están pasando por un mal momento en su particular campo, no es de extrañar que mercados que no terminan de ser rentables se queden atrás. Un saludo desde España, que es uno de ellos.

Por eso no nos extraña que una de las marcas más interesantes en el mercado de los ordenadores, concretamente en el de los portátiles, no lance sus mejores productos en nuestro país. Se trata de Razer, que aunque sí lanza accesorios, se reserva sus Blade para países angloparlantes y para otros europeos.

Razer es una empresa de origen estadounidense que fundaron Min-Liang Tan y Robert Krakkoff hace ya casi 20 años, en 1998. En todo este tiempo, han conseguido que su serpiente verde (el animal y el color que los representa) sea sinónimo de accesorios para jugones: hacen mandos para consola pensando en el profesional, teclados mecánicos con interruptores propios, ratónes muy precisos y, esto casi es marca de la casa, suelen adornarlo todo con muchos LED de colores para que destaquen por encima de los demás.

En la actualidad, tienen una amplia variedad de productos. En el IFA, por ejemplo, mostraron sus nuevos auriculares 7.1 para consola, los Thresher, que se conectan por bluetooth y ofrecen una calidad de sonido soberbia. También tienen ratones varios: desde el clásico Deathadder hasta el nuevo Basilisk. Y en teclados, el BlackWidow Chroma V2 es un favorito de los streamers de medio mundo.

Otra cosa son los nombres, sí: son una auténtica horterada. Y aunque por aspecto también se los puede juzgar severamente, con las luces y los logos y demás, todo eso se puede atenuar para que sean productos negro mate que encajan muy bien sobre cualquier escritorio. Puedo dar buena cuenta de esto último.

Les fue bien haciendo accesorios, pero no se precipitaron a hacer ordenadores hasta 2011, cuando lanzaron el primer Razer Blade, un portátil con la potencia de un ordenador de sobremesa pensado para jugar a videojuegos y con un objetivo muy claro en mente: que no sea un monstruo gigantesco, como suele ser normal en este producto, incluso hoy en día.

La idea fraguó bien, porque año tras años han ido renovando su gama de portátiles, que a día de hoy se integra todavía con la gama Razer Blade, pero que cuenta también con dos hermanos. Uno pequeño, el Razer Blade Stealth, fino, con mucha batería y para jugar a cosas más ligeras; y el Razer Blade Pro, que puede sustituir a un sobremesa y que lleva una pantalla mucho mayor.

Contado así, puede parecer que Razer no es más que otra marca que apuesta por una mezcla de diseño y potencia para vender sus productos, pero eso sería quedarse corto. Sus ordenadores portátiles son tan potentes y pequeños que bien podrían rivalizar con Apple en su genial ingeniería interna y en cómo gestionan el espacio y los recursos de los mismos.

La diferencia está en que, mientras que Apple hace ordenadores para muchos tipos de uso, Razer se centra en la potencia para jugar, que, sí, también se puede usar para editar vídeo, por ejemplo, pero el uso queda muy claro por su estética y por algunos de los extras que integra (lo de las luces que decíamos). De momento no han hecho nada que se salga de esa definición, lo que puede ser bueno y malo.

Gracias a estos equipos y a los muchos accesorios, tienen una comunidad de consumidores muy fiel en todo el mundo, incluso si sus equipos informáticos no se venden en algunos de ellos. Pero por su imagen más rompedora y arriesgada, quizá no han calado en el público que, sí, busca un ordenador potente, pero no uno tan llamativo y exacerbado.

Mi experiencia con el Blade, que pude probar durante un mes en su modalidad estadounidense, es lo que me hizo empezar a ver esta marca como la Apple de lo gaming. El equipo pesaba un poco en mi mochila, porque aún no hay equipos de gaming ligeros de verdad, pero por todo lo demás, es un ordenador normal.

Su trackpad es preciso en Windows 10, el teclado es muy cómodo y tiene bastante recorrido, la pantalla era brillante de narices y tenía mucha resolución y, mientras jugaba, no se calentaba más allá de lo que esperaba que se calentara un portátil para jugar que no abulta más que uno de oficina.

¿Y por que Razer no llega del todo a España? No parece solo un problema de la Ñ. Aunque adaptar los equipos a nuestro idioma para que tenga el teclado QWERTY adecuado (105 teclas, con la Ñ y la tecla de Enter algo más grande) puede costar un dinero que no se quieren dejar, el problema es que no hay suficiente consumo de ordenadores en nuestro país como para hacer esa inversión inicial.

Pero dado el triunfo de los accesorios Razer, que en nuestro país visten varios de los youtubers y jugadores de eSports de referencia, ¿no merecería la pena el riesgo? Incluso entrando en el mercado de los ordenadores gaming más tarde que HP con la serie OMEN o que Asus con sus RoG, Razer tiene la baza del diseño: nadie hace unos portátiles tan pequeños y potentes todavía.

Por supuesto, el precio será un problema para muchos: son equipos de alta gama que superan tranquilamente los 1.200 dólares siempre, lo que traducido a euros seguro que se acercaría a los 1.500 euros peligrosamente. Es lo que se paga por otros equipos similares, pero en sus categorías más elevadas, no en las básicas. Razer pecaría un poco de Apple en este sentido, porque su finura y diseño se pagaría si se lanzara en nuestro mercado.

Aún así, me planto en mi titular: esta marca necesita llegar a España para que los que necesitamos un ordenador potente como una bomba atómica tengamos por fin un equipo que no es feo, que tiene un buen trackpad y que, aunque sea pesado, no haga salir huyendo a los compañeros de trabajo cuando lo vean sobre nuestro escritorio, como pasa con cualquier otro producto que lleva la huella de identidad de lo gaming. El Mundo 

URL Corta: http://bit.ly/2yBYqep

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...