Evo Morales y los suyos se aferran al poder

286 views

Emilio J. Cárdenas

El poder embriaga. También a Evo Morales, el presidente de Bolivia. Pese a que su pueblo, en un referendo especial que fuera realizado en febrero del año pasado, le dijo que NO a cualquier intento de Morales de ser re-electo nuevamente, pese a la prohibición constitucional expresa que lo prohíbe.

Morales ama el poder y –peor- se cree “predestinado”. Por eso el ex canciller uruguayo, Luis Almagro, hoy Secretario General de la OEA, le acaba de pedir públicamente que respete, como corresponde, la decisión inapelable de su propio pueblo y que desista definitivamente de los planes que, una vez más, ha puesto en marcha para tratar de eternizarse, pese a todo, en el poder de su país.

El llamado de Almagro debería ser apoyado por los países de la región. Porque la alternancia en el poder es un componente básico y absolutamente central de la democracia. Sin alternancia, no hay democracia, sino autocracia.

Ocurre que el “Movimiento al Socialismo”, el partido político que Evo Morales controla férreamente, ha pedido ya al Tribunal Constitucional que decrete la nulidad de todas las normas que, en Bolivia, imposibilitan la re-elección presidencial eterna. Incluyendo las constitucionales y las del régimen electoral.

Morales apunta a ser re-electo, otra vez, en el 2019. Lo que no es otra cosa que un nuevo intento de Evo Morales de poder continuar en el poder, recurriendo a jueces por él designados, que le son absolutamente sumisos, lo que obviamente es todo lo contrario a ser independientes.

A la acción judicial en curso Morales suma otras dos propuestas alternativas. La primera es la de convocar a un nuevo referendo en procura de generar una decisión distinta a la ya pronunciada.

La segunda, renunciar antes de que culmine el mandato en curso para sostener -con cinismo e hipocresía sin igual- que realmente no ha completado dos mandatos presidenciales consecutivos, razón por la cual no le alcanzaría la prohibición constitucional de ser re-electo otra tercera vez.

Morales pretende quedarse en la cima del poder de su país hasta el 2025. De conseguirlo, seguramente inventaría otra excusa para continuar a partir de entonces. Típica conducta de un autoritario, que a nadie sorprende. Evo Morales se cree indispensable.
Emilio J, Cárdenas.
Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 

URL Corta: http://bit.ly/2AKvvEY

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...