Hondureños podrían estar consumiendo carne contaminada