Repensarnos

1147 views

Por. Radio Progreso

mel y joh

La frase “tocamos fondos” pareciera que en Honduras no tiene ningún eco. Cada una de las coyunturas que enfrentamos son esos eventos que no podríamos jamás creer que sucedieran en un país que se llame democrático.

Se produjo en pleno siglo XXI un golpe de Estado cuando creíamos que eso eran cosas del pasado. Pero no, así sorprendieron una madrugada sacando a un presidente, justificado bajo el ridículo argumento de sustitución presidencial y todo controlado y manejado desde el poder militar. Siete años después, lo que produjo ese golpe de Estado es legal y democrático, todo por las ansias de poder del actual presidente.

La clase política ha impulsado en la opinión pública la discusión de la reelección presidencial, obviando reformas electorales que son fundamentales para la vida institucional del país. Por qué los políticos se niegan a cambiar las reglas del juego, por qué no regulan el financiamiento de las campañas electorales, por qué negarse a cambiar la forma cómo se eligen a los representantes de los partidos públicos y los aspirantes a cargos de elección popular, esas preguntas  son el inicio de una serie de dudas que saltan ante las pretensiones de los políticos, de forma particular del partido Nacional.

El actual gobierno vende como solución su continuidad en el poder, a pesar que la realidad nos dice que el país va de mal en peor. Seguimos ocupando los primeros lugares en índices de violencia, criminalidad, pobreza, desigualdad, corrupción e impunidad.

Ese país cinco estrellas, marca país que venden en el exterior, es únicamente para ese círculo que rodea al actual gobierno, esos que obtienen jugosas ganancias con las minas, hidroeléctricas, peajes y cualquier proyecto extractivo que implantan para seguir disfrutando de las mieles del poder.

Ahora bien, se sabe que la clase política empresarial siempre cuidará sus espaldas e intereses.  Pero, ¿Como pueblo qué hacer para converger en una sola indignación  que organice, articule y formule estrategias de luchas que hagan frente a las decisiones e intenciones de la mafia política actual que controla  Honduras?

¿Habrá capacidad para salir de nuestras agendas y encierros para avanzar en la construcción de un movimiento diverso y amplio que trabaje en acciones que logren la dignificación de este pueblo pisoteado y violado?

Vamos pensémoslo, aún estamos a tiempo.

 

URL Corta: http://bit.ly/2bKtkpr