Presidente Juan Hernández insiste en regular tarjetas de crédito

2117 views
**** El mandatario dijo que envió al Congreso Nacional «supuestamente» insumos para promover un debate sobre la Ley de tarjetas de crédito, aunque ya se dijo que su iniciativa “va en contra de los tratados de libre comercio y que existe la oferta de libre mercado».
Tegucigalpa, Honduras
000_Was8879954El presidente Juan Hernández insiste con su campaña de regular las políticas comerciales de las tarjetas de crédito, tras enviar al Congreso Nacional supuestamente aportes «para enriquecer el debate» sobre esa temática que él ha venido promoviendo mediáticamente y empujar por unas reformas a la Ley.
El mandatario dijo que este martes, les anunció a los diputados que les envió sus comentarios y recomendaciones sobre la Ley de las tarjetas de crédito y que los sometan a debate, pero aclaro que ya no es un proyecto de ley.
Asimismo indicó que espera que «el Congreso sea consecuente, como así debe ser con los sagrados intereses del país y desde luego de la gente», que es afectada por los abusos con las tarjetas de crédito.
La semana pasada una comisión de dictamen del Congreso Nacional públicamente dijo que la iniciativa del mandatario de regular las tarjetas de crédito violentan acuerdos internacionales y hasta violentan el sistema jurídico del país.
tarjetas-credito-1Empero, tras su arribo al país, luego de visitar República Dominicana, justificó que «no corresponde al Poder Ejecutivo tomar esta decisión, porque no está en nuestra autoridad», pero dijo que «sí estaré enviando a nuestros funcionarios para que estén permanentemente en estos debates, sosteniendo el criterio de que en este mercado de las tarjetas de crédito debemos de tener un techo y pasado ese techo exista delito y consecuencias».
Indicó que «desde el Poder Ejecutivo hemos venido monitoreando el comportamiento del mercado de las tarjetas de crédito, con mayor profundidad y detalle desde hace unos cuantos meses a la fecha», con la idea de frenar la distorsión o abuso que cometen.
El mandatario que ha venido impulsando esta campaña supuestamente para «proteger» a los usuarios, por lo que estima que es urgente e importante tomar acciones para proteger el mercado como tal, pero al mismo tiempo proteger a las personas  y a las empresas.
Agregó que muchas empresas «sienten el golpe de ese abuso de usar las tarjetas de crédito», por no tener otras opciones.
Dijo que se ha discutido con el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva y con el diputado presidente de la Comisión de Presupuesto, Francisco Rivera, que le dieran al poder Ejecutivo un compás de espera  en el debate que el Legislativo había iniciado sobre ese tema, aunque se ha advertido que su iniciativa no es aplicable.
Reiteró que existe «una distorsión y un fuerte abuso en el uso de las tarjetas de crédito y encontramos uno de los más grandes márgenes que se dan comparado con otros sectores».
Acotó que «tenemos el dinero más caro en relación a la región, en cuanto a que alguien utiliza el dinero usando la tarjeta de crédito».
Hernández sigue presionando mediáticamente al sector financiero nacional para que privilegien los créditos para repotenciar el aparato productivo, el agro y  las micro, pequeñas y medianas empresas, porque según él «muchas de ellas están dependiendo en este momento de las tarjetas de crédito».
El titular del Ejecutivo propone que exista un margen justo, moderado, de intermediación, amparado en la buena voluntad y las buenas prácticas que existen en el mundo.
 
«La normativa debe de ser precisa y contundente para evitar que se engañe al pueblo, a la gente, dándole créditos y extra financiamientos»,  explicó.
Ahondó que esos créditos «se lo venden a la gente como un extra financiamiento», pero lo que «se busca es que finalmente sean aplicables a las mismas condiciones del contrato y eso va generando un círculo vicioso que aumenta y aumenta y que la gente de repente llegó a tener una deuda de unos 400,000.00 y su ingreso tal vez es de un salario mínimo».
«Yo creo en el libre mercado, pero cuando el mercado abusa,  la obligación del Estado a través de los entes reguladores es proteger a la sociedad, a las empresas  y a las personas de esos abusos», indicó.
Hernández señaló que cree en la economía social de mercado, que tiene como principio la libertad de mercado, pero también entiende que debe de existir una regulación para evitar los abusos.
Ejemplificó que una persona puede ir acumulando millas en su tarjeta de crédito y de repente llega la persona y le dicen: «ya las perdió».
«¿Cómo se las va a quitar, si ya las ganó?,  cuestionó.
El presidente de la República aseveró que también se han encontrado otros temas de interés, por ejemplo: cancelaciones, vencimiento, suspensión de cualquier tipo, disminución de valores en dinero o especie directa o indirectamente en favor de los tarjetahabientes.
Asimismo, esto ligado a los programas de lealtad, planes de acumulación de puntos, dinero, descuento o sus similares. «Eso es lo que nosotros hemos llamado que de parte de los bancos tarjeteros a la personas no se les debe de quitar».
Hernández afirmó que espera que el Congreso pueda no solamente escuchar «nuestra posición» como poder del Estado, pues también dijo que es prudente y correcto escuchar al ente regulador, que es la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).
El jefe de Estado pormenorizó que se debe de priorizar los créditos productivos y así evitar sobrepasar en el tema del consumo, para  a su vez tener parámetros y márgenes «más justos», para «no ser el mercado más caro en términos de tarjetas de crédito en la región».
Y por ende, apuntó, esa sanidad en las finanzas debe de reflejarse en la economía del pueblo hondureño.
«Adelantándome a cualquier posición del sector privado que pudiera querer inducir a hacer creer al público que no creemos en la libre empresa, claro que sí creemos en la libre empresa  responsable  y que  gane justamente y allí estaremos para apoyarles», remarcó el mandatario.
Sin embargo, advirtió que el deber del Estado es proteger a los vulnerables, pues hay personas que tienen hasta 9 tarjetas de crédito, y solo devengan un salario mínimo con deudas que podrían vivir hasta 60 años pagándolas. hondudiario
URL Corta: http://bit.ly/2bsvgFs