Internet se alista para atender solicitudes casi infinitas

1977 views

*** La dirección IP, puede decirse que es el equivalente al número de nuestra cédula de identidad.

Tegucigalpa, Honduras.
Blue Matrix Abstract - Zeros and Ones -  Digital background
Blue Matrix Abstract – Zeros and Ones – Digital background

La presión por la disponibilidad de direcciones IP, se ha visto incrementada en los últimos años por la rápida evolución de los dispositivos tecnológicos que necesitan conectarse. Se implementó el protocolo de conexión IPv4, pero en pocos años se había agotado.

Por ello nace el protocolo IPv6, el cual evoluciona a direcciones IP de 128 bits lo que da lugar a, aproximadamente, 340 sextillones de direcciones IP únicas. “Estamos hablando de una capacidad prácticamente ilimitada, que será capaz de absorber la demanda generada por los dispositivos móviles, como de los miles de hogares que tienen equipos inteligentes que requieren conexión a internet”, expresó Rodrigo de la Parra, Vicepresidente de ICANN para América Latina.

El IPV6 abre la oportunidad para que miles de ciudades alrededor del mundo, participen de los procesos para registrar sus terminaciones a fin de facilitar la promoción de sus ciudades con mayor precisión y rapidez.

El internet se ha vuelto tan cotidiano en nuestros días, que poco o nada reparamos de las complejas operaciones, que en micras de segundo se realizan para permitir la visualización de una página web. Esta certeza de que ahora gozamos, se debe en parte a la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, ICANN, institución que tiene como uno de sus objetivos asegurar que la Internet sea segura, estable e inter operativa.

“Nosotros promovemos la competencia y desarrollamos políticas de identificadores únicos de Internet. ICANN no controla el contenido de Internet. No puede detener el correo basura y no gestiona los accesos a Internet pero, gracias a su función de coordinación del sistema de nombres de Internet, tiene una gran importancia en la evolución de internet su evolución”, indicó de la Parra.

La dirección IP, puede decirse que es el equivalente al número de nuestra cédula de identidad, sólo que está formado por series larguísimas de números que sería casi imposible recordar, por eso se crearon los DNS, o nombres de dominio, que equivaldría en nuestro ambiente cotidiano, sería el nombre de pila con que nos llaman. hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2bsxN2k