Mercado eléctrico regional

3358 views

sector-eléctrico

Por.Centralamérica Data

Cómo igualar lo desigual

El Estado de la Región señala que las asimetrías entre mercados más regulados como el de Costa Rica y otros más libres como los de Guatemala y El Salvador constituyen un obstáculo al avance del mercado regional. Del apartado Integración Regional, del V Informe del Estado de la Región: El mercado eléctrico regional en la agenda del proceso de integración

El desarrollo de un mercado eléctrico regional (MER) por medio del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac) es un tema central en la agenda centroamericana. A la fecha la red está completa y operando, luego de que se solucionaran los problemas que retrasaban la concreción del último trayecto en territorio costarricense. Esta iniciativa ha puesto a prueba la capacidad de homogeneizar normativas y coordinar la compleja institucionalidad involucrada en el tema.

En 2013 entró en vigor el reglamento del MER, que establece las “reglas del juego” para la integración energética a través de una empresa ad hoc con representación de todos los países centroamericanos, más la colombiana ISA, la mexicana CFE y la española Endesa22. Además, recientemente se aprobó un reglamento común que permitirá la inversión privada. En el último quinquenio comenzaron a funcionar la Comisión Regional de Interconexión Eléctrica (CRIE) y el Ente Operador Regional (EOR)23.

Con este proyecto los habitantes del Istmo obtendrán beneficios tangibles, pues se “reducirá el costo de la electricidad en la región por la posibilidad de realizar compras y ventas entre países vecinos y aún fuera de la región”.

También es importante apuntar el beneficio de ampliar la disponibilidad y diversificar la matriz energética. Tal como indica la Cepal (2014), “la producción de electricidad en los seis países centroamericanos ascendió a 45.735 GW/h, cifra 3,3% superior a la registrada en 20×12. Dicha energía se generó a partir de las siguientes fuentes: hidráulica (47,4%), combustibles fósiles (derivados del petróleo y carbón, 36,3%), geotermia (8,3%), bagazo de caña en ingenios azucareros (5%) y viento (3%)”. Lo anterior significa que el 63,7% de la energía eléctrica fue producida a partir de fuentes renovables de energía (Arias, 2015).

Un beneficio adicional es que, asociada al Siepac, existe la posibilidad de poner en operación la red de fibra óptica centroamericana, que permitiría brindar una amplia gama de servicios de comunicación y transmisión de datos (internet, televisión, circuitos privados, telefonía fija y móvil). Sin embargo, esto solo será posible en la medida en que se logre generar rentabilidad en este servicio, pues de otro modo implicaría un costo adicional para los usuarios de la red eléctrica. En el futuro, el desafío que tendrá el MER será consolidar la conexión de Colombia y México.

En el primer caso, en una reunión celebrada en julio de 2014, los presidentes de Colombia y Panamá confirmaron la reactivación del proyecto de interconexión energética entre ambos países, cuya construcción iniciaría en 2016 y finalizaría en 2018 (CentralAmericaData.com, 2014).

El caso de México es diferente, pues ya la parte física de la línea existe; sin embargo, ese país tiene un acuerdo bilateral con Guatemala que limita las transacciones hacia el resto de la región (E: Castillo, 2014). El desarrollo del MER ha tenido y sigue teniendo limitaciones. Una de las más visibles ha sido la física, ya casi superada en su totalidad con la concreción del último trayecto entre Costa Rica y Panamá. Sin embargo, en este último país se pueden enfrentar dificultades para la interconexión con Colombia, pues las líneas de transmisión tendrían que pasar por territorios indígenas.

Otra barrera es la desconexión del marco jurídico con la realidad. Aún hay asimetrías entre mercados más regulados, como el de Costa Rica, y otros más libres, como los de Guatemala y El Salvador (E: Urízar, 2014). También persisten limitaciones técnicas, por ejemplo, en el tema de los derechos de transmisión. Parte del problema es que la línea del Siepac está siendo utilizada para transmisiones nacionales, lo que obliga a descongestionar esa línea para poder ampliar el volumen de comercio regional más allá de los trescientos megavatios.

Ver informe completo «V Informe Estado de la Región 2016» del Programa Estado de la Nación.

Integración eléctrica regional requiere más infraestructura

Las líneas de transmisión del sistema regional SIEPAC se utilizan para distribuir electricidad a lo interno de los países, restándole capacidad para el intercambio internacional de la energía.

Cuando el presidente de Estados Unidos Barack Obama visitó Centroamérica en 2013, alertó que “los costos energéticos en esta región son el triple de lo que cuesta la electricidad en Washington, y eso representa una enorme desventaja para las empresas”. Dos años antes de eso, todos los países, desde Guatemala hasta Panamá, se habían comprometido a crear la infraestructura necesaria para que el Mercado Regional de Energía (MER) fuera eficiente.

Avance en mercado regional de energía

Una nueva normativa permitirá realizar transacciones regionales de energía mediante subasta por plazos anuales.

Los operadores inscritos en el Sistema de Interconexión Eléctrica para los Países de América Central (Siepac) tendrán una normativa para regular los contratos y derechos firmes de energía en contratos de plazo de hasta un año, por parte de la Comisión Regional de Integración Eléctrica (CRIE).

URL Corta: http://bit.ly/2bsOXwQ