Colombia intenta salvar acuerdo de paz con FARC

907 views

***A la convocatoria del presidente Santos no llegó ningún representante del Centro Democrático, que lidera el expresidente Álvaro Uribe.

Tegucigalpa, Honduras.

El presidente Juan Manuel Santos encabezó una reunión que, en sus palabras, buscaba escuchar a los partidarios del “no” a los acuerdos pactados en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), abrir el diálogo y determinar el camino a seguir.

A la convocatoria no llegó ningún representante del Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe que, empero, anunció su voluntad de reunirse con los delegados que el Gobierno designe y anunció los nombres de sus representantes.

Los partidos que impulsaron el “sí” al pacto se reunieron con el mandatario y su 1470268545_357048_1470270610_noticia_normalequipo negociador. Al final de la sesión declararon su respaldo a la conformación de una comisión amplia e incluyente que abra un diálogo nacional, aunque condicionada en tiempo y resultados.

En tanto, en una declaración desde La Habana, el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, dijo que los frentes guerrilleros en todo el país permanecerán en cese al fuego bilateral y definitivo “como una necesaria medida de alivio a las víctimas del conflicto y en respeto a lo acordado con el Gobierno”.

COLOMBIA ABRE NUEVO DIÁLOGO

14723313494188Colombia sigue decidida a salvar el proceso de paz, luego de que los acuerdos pactados entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron rechazados en el plebiscito, asestando un duro golpe al presidente Juan Manuel Santos y su equipo de gobierno.

De hecho, el jefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz en La Habana, Cuba, Humberto de la Calle, puso su cargo a disposición del presidente Santos, quien no se lo aceptó y lo ratificó en en el puesto, encargándole la misión de liderar el diálogo nacional por la paz.

guillermo-legaria-_-afp-1Al anunciar su decisión ante la prensa ayer, de la Calle expresó que el presidente mostró un liderazgo valiente porque prefirió la paz a la inercia de la guerra y se sometió a la decisión de los ciudadanos. También afirmó que la paz no ha sido derrotada porque, incluso, voceros del partido Centro Democrático –del expresidente Álvaro Uribe, principal promotor del “no”– han señalado que tienen objeciones sobre aspectos de lo acordado, pero desean la paz.

“Los errores que hayamos cometido son de mi exclusiva responsabilidad, asumo plenamente mi responsabilidad política. En consecuencia, he venido también a decirle al presidente que pongo a su disposición mi cargo de jefe de la delegación porque no seré obstáculo para lo que sigue (…)”, indicó.

Mientras la comunidad internacional seguía reaccionando a lo sucedido, enviando mensajes de apoyo a Santos y su postura de iniciar un diálogo con los sectores que rechazaron los acuerdos en la consulta del pasado domingo, los analistas seguían hablando de “incertidumbre y sorpresa total” por el ajustado resultado que ninguna encuestadora predijo: 6 millones 431 mil 376 votos (50.21%) para el “no”, frente a 6 millones 377 mil 482 (49.78%) para el “sí”, con un 62.57% de abstención, de acuerdo con los resultados disponibles en el sitio de la Registraduría Nacional.

El presidente Santos, que al reconocer la derrota el domingo anunció que no se rendiría en su cruzada por la paz, dijo que convocaría ayer a las fuerzas políticas, en particular las del “no”, para escucharlas, abrir el diálogo y determinar el camino a seguir. Y así lo hizo.

Sin embargo, el expresidente Álvaro Uribe no se presentó a la reunión. Tampoco envió a algún representante de su partido Centro Democrático.

En su lugar, emitió un comunicado que fue publicado en el sitio web del partido. “Frente al resultado del plebiscito, el expresidente Álvaro Uribe Vélez anunció anoche el propósito de Centro Democrático de aportar a un gran pacto nacional. Hoy deseamos insistir en que se escuchen nuestras razones. Así se lo pedimos, en nombre de los ciudadanos que votaron por el NO, a la comunidad internacional, a nuestros compatriotas que votaron por el SÍ, a quienes se abstuvieron y al Gobierno y sus negociadores”.

La nota también señala que, “con el fin de identificar los pasos adecuados hacia dicho pacto nacional, queremos expresar nuestra voluntad de reunirnos con los delegados que el Gobierno Nacional designe” y al final tres nombres de los delegados que el uribismo enviará: Óscar Iván Zuluaga, Iván Duque y Carlos Holmes Trujillo.

La reunión en la Presidencia se realizó a pesar de la ausencia de los promotores del “no”. Al finalizar, los partidos que apoyaron el “sí” dieron una declaración de apoyo a Santos, que fue leída por el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano y que fue publicada en el sitio de la Presidencia de la República.

“Respaldamos al presidente en su propósito de alcanzar la paz, contamos con el anhelo de todos los colombianos, con las mayorías del Congreso y sabemos que el presidente mantiene sus facultades legales y constitucionales para alcanzar la paz. En el mismo sentido respaldamos la decisión de conformar una comisión amplia e incluyente que abra un diálogo nacional con todos los sectores del no. Esperamos que esta comisión tenga tiempos precisos y resultados concretos”, dijo Lizcano.

La gran pregunta ahora es qué pasará con el acuerdo que llevó cuatro años de negociaciones en Cuba y que fue sellado el pasado 26 de septiembre ante, al menos, 15 líderes de naciones y representantes de los máximos organismos multilaterales.

“Hay una preferencia marcada de los colombianos por un acuerdo que castigue en justicia a las FARC”, dijo a la AFP el analista Jorge Restrepo, director del centro de análisis Cerac. “¿Cuál debe ser el tratamiento para responder por el daño que hicieron a la nación? A mi juicio eso resume todo”, adujo.

A pesar de la derrota que asimilan aún el gobierno y la guerrilla, en declaraciones a W Radio el líder máximo de las FARC, Timoleón Jiménez, Timochenko, abrió la puerta a “rectificar” el acuerdo. “Estamos analizando con calma los resultados para continuar, porque esto no significa que se ha perdido la batalla por la paz”, indicó.

Más tarde, a través de un video publicado en el sitio web de las FARC-EP, Timochenko aseguró que sus frentes guerrilleros en todo el país permanecerán en cese el fuego bilateral y definitivo –que rige desde el pasado 29 de agosto–, “como una necesaria medida de alivio a las víctimas del conflicto, y en respeto a lo acordado con el Gobierno”.

Asimismo, llamó al movimiento político y social a respaldar los acuerdos con movilizaciones y otras formas de expresión pacíficas.

Timochenko recordó que, “como lo dice la sentencia reciente de la Corte Constitucional, el plebiscito no tiene efecto jurídico alguno. El efecto es político”, y precisó que el acuerdo final fue firmado como Acuerdo Especial y fue depositado en el Consejo de la Confederación Suiza, en Berna. “Ello le confiere innegable e irrevocable efecto jurídico”, apuntó.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario colombiano escribió, tras la reunión de ayer: “Buscar unidad es hoy más importante que nunca. Agradezco apoyo de partidos para abrir diálogo nacional en pro de la paz”.

Al final del día, en una alocución transmitida en directo, manifestó que recibía con entusiasmo la designación de los delegados de Centro Democrático. Indicó que está seguro de que con la voluntad de paz de todas las partes podrán llegar “pronto a soluciones satisfactorias para todos”, con lo cual el país saldría ganando y el proceso, fortalecido.

“Tendremos que actuar con prontitud y poner límites de tiempo pues la incertidumbre y la falta de claridad sobre lo que sigue ponen en riesgo todo lo que hasta ahora se ha conseguido”, añadió, para luego anunciar que de la Calle, la canciller María Ángela Holguín y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, fueron comisionados por él para empezar, a la brevedad posible, el diálogo.

Mientras, en la plenaria del Senado, Uribe planteó ayer la posibilidad de dar amnistías a los integrantes de las FARC que hayan cometido delitos amnistiables. “Nosotros creemos que es un paso necesario que se dé unas protecciones efectivas a las FARC y unas garantías al país de que no va a haber violencia”, adujo, según información del diario El Tiempo.

Por mandato de Santos, el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, y el Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, viajaron a La Habana, “a mantener informados a los negociadores de las FARC” sobre el diálogo político de ayer.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, testigo de la firma en Cartagena, envió a su emisario especial, Jean Arnault, a Cuba para “consultas”. “Esperábamos un resultado diferente”, declaró en rueda de prensa en Ginebra.prensa.com

URL Corta: http://bit.ly/2dpS8Gv