Militares en la trama de la criminalidad organizada

715 views
      Radio Progreso

militaresPor mucho que el gobierno y el alto empresariado quieran ocultarlo, disimularlo o minimizarlo, los militares tienen una responsabilidad directa y no aislada en el asesinato de Berta Cáceres. Eso de que los militares son salvadores de la patria, y que salen cual Chapulín al rescate de todas las instituciones públicas quebradas y saqueadas, se hace añicos ante los datos que involucran a no pocos de los miembros de la institución armada en acciones criminales, como ha quedado constancia con el caso de la emblemática luchadora social Berta Cáceres.

Se ha querido construir en el imaginario social de que los militares son hombres intachables, de una sola pieza y que por eso mismo, los que mejor pueden formar a la niñez en la disciplina armada para que sean “guardianes de la patria”.

En efecto, son hombres de una sola pieza, esa misma que los protege, y que se llama “Ley constitutiva de las Fuerzas Armadas”. Esa ley es como el manto de impunidad de los militares. Su lógica de obediencias y lealtades está estrechamente relacionada. Ellos mismos se juzgan en su propio sistema de justicia.

Solo desde esa “justicia militar” se explica que efectivos militares cometan actos criminales sin que pase nada. Los militares no solo son guardianes de la patria. Son los principales estrategas de la seguridad nacional que en los hechos significa la protección de la élite empresarial en negocios legales, como de los empresarios en negocios paralegales o ilegales.

Muchísimos negocios e instituciones públicas y privadas están bajo la seguridad de los militares o de empresas privadas de seguridad propiedad de oficiales o de ex oficiales. Según informe de la Comisión Multinacional, en Honduras hay entre 70 y 120 mil guardias privados, todos agrupados en empresas de seguridad de capital y pensamiento militar y principales fuentes de información privada para las cúpulas militares.

Muchos oficiales han sido vinculados como socios de narcotraficantes. El capitán Santos Rodríguez Orellana lo denunció con claridad, él abrió la tapadera y los olores y Dólares y crimen organizado comenzaron a desprenderse de las Fuerzas Armadas.

Por ser protectores de las fronteras aéreas, marítimas y terrestres, los militares tienen una primerísima responsabilidad en la facilidad con la que ha pasado la droga por nuestro territorio. Como si hubiesen tenido éxito en su función, el gobierno los convierte en protectores de la seguridad ciudadana.

Los documentos de la conformación de la directiva de Desarrollos Energéticos S.A DESA, así como la participación de militares en la ejecución de Berta Cáceres muestran que los militares están dentro de los servicios de gatilleros como ejecutivos de las empresas hidroeléctricas.

Creer que los militares son respuesta a la crisis actual, es como tragarse el cuento de que la cúpula del Partido Nacional en el poder está conformada por personas honradas.

 

URL Corta: http://bit.ly/2g3krfS