Construcción de muros y cierre de fronteras fortalecen las redes de trafico de personas

860 views

***El ombudsman hondureño declaró que desde su país de origen hasta el país para donde intentan emigrar, las personas migrantes son a menudo sujetas a tratamiento indigno, opresivo y persecutorio por parte de algunas de las autoridades de los Estados que atraviesan, y por bandas criminales que buscan obtener ventajas patrimoniales de ellas.

Tegucigalpa, Honduras.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, dijo que para la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO), el  cierre de fronteras, la construcción de muros y los obstáculos policiales a la circulación de las personas migrantes, fortalecen a las redes de trata y tráfico de personas, asociadas a otros tipos de criminalidad.

Indicó que en la reciente Cumbre Iberoamericana “Migración y Derechos Humanos: una Nueva Mirada” que se realizó en México, aprobaron una declaración que contiene los compromisos asumidos por los defensores de los pueblos y las recomendaciones a los Estados.

Agregó que una de esas recomendaciones es la de buscar soluciones duraderas mediante la seguridad humana para el desarrollo sostenible de los pueblos, tal como lo ha planteado y documentado por el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras.

Indicó que, en el marco de la Cumbre Iberoamericana, presidió la moderación del tema “Origen de los flujos migratorios en América” en la que hizo un llamado a los miembros de la FIO y a los Estados a hacer la aplicación complementaria de la seguridad humana y el desarrollo sostenible para atender los principales problemas que enfrenta la humanidad.

Además, dio a conocer la innovadora iniciativa de seguridad humana para el desarrollo sostenible local que se implementa inicialmente en 36 “Municipios de Bienestar Solidario” en Honduras. 

Tratamiento a migrantes es indigno

El ombudsman hondureño declaró que desde su país de origen hasta el país para donde intentan emigrar, las personas migrantes son a menudo sujetas a tratamiento indigno, opresivo y persecutorio por parte de algunas de las autoridades de los Estados que atraviesan, y por bandas criminales que buscan obtener ventajas patrimoniales de ellas.

“Esta es una realidad particularmente dura para las mujeres, los niños, niñas y adolescentes involucrados en los procesos migratorios, por los riesgos de tráfico, trata y explotación sexual, para personas con discapacidad, adultos mayores, personas de la Diversidad Sexual, personas con enfermedades catastróficas, indígenas y otras condiciones que generan vulnerabilidad”.

Indicó que en el análisis de la problemática, los defensores del pueblo consideran que los  fenómenos migratorios tienen su origen en las condiciones de pobreza, cuando no de extrema carencia, vivenciadas por las personas migrantes en sus países de origen.

A lo anterior suman los conflictos internos, los fenómenos criminales, las catástrofes climáticas y la acentuación de la distinción entre ricos y pobres que siguen provocando un deterioro de las condiciones de vida en muchos países de América Latina.

Añaden que el crimen organizado, la violencia generalizada, entre otros factores de inseguridad, está obligando a algunas personas a salir de sus países en búsqueda de protección internacional con el fin de resguardar su vida, libertad e integridad personal, mediante la condición de refugio.

Advierten que el cierre de fronteras, la construcción de muros y los obstáculos policiales a la circulación de las personas migrantes no detiene su intención por alcanzar el destino pretendido, sino más bien estas acciones fortalecen a las redes de trata y tráfico de personas, asociadas a otros tipos de criminalidad.

Sin embargo, son del criterio que las nuevas comunidades migrantes se convierten normalmente en una más-valía para los países de acogida y terminan reflejándose positivamente en el desarrollo de sus economías nacionales. 

Migrantes sufren desde explotación laboral hasta el desentendimiento de las autoridades 

Los ombudsman consideran que las personas migrantes sufren explotación laboral, son privadas de sus documentos de identificación, de su libertad, de los apoyos a que tienen derecho, discriminadas.

Además, en algunos casos experimentan dificultades para obtener una condición migratoria regular debido a que no pueden cumplir con los requisitos y costos de documentación establecidos para esos efectos.

Aunado a ello, las personas migrantes y refugiadas en muchas ocasiones están imposibilitadas de garantizar su propio sustento por haber salido de su país de origen sin recursos financieros que les permitan la instalación en el país de destino.

Otro de los problemas que enfrentan son las dificultades para integrarse en el mercado laboral y  por falta de una condición migratoria regular no tienen acceso a servicios de salud y a otros apoyos.

El desconocimiento de estos hechos, permite emerger fenómenos xenófobos, la sedimentación de preconceptos contra otras culturas y contra poblaciones de orígenes distintos, expresados en diversos sectores de la sociedad.

En su retorno a los países de origen, las personas migrantes encuentran obstáculos y falta de apoyo de las autoridades nacionales, coinciden los ombudsman de Iberoamérica. 

El titular del Conadeh, hizo referencia que, en la declaración final, se constató la necesidad de una nueva mirada respecto al tema de migración desde un enfoque de dignidad humana, teniendo presente los vigentes instrumentos y entendimientos universales sobre la seguridad humana y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Lo anterior para atender las causas de los flujos migratorios, sin olvidar las responsabilidades compartidas de los Estados de origen, tránsito y destino, así como de la comunidad internacional.Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2rn6gXo