Unos 400 mil niños trabajan en Honduras, según CONADEH

3747 views

**** Para el CONADEH le preocupa que de los niños que trabajan el 61 por ciento solo se dedican únicamente a esa actividad, que un 39 por ciento estudia y trabaja, lo cual se constituye en una situación de desventaja  con relación a otros niños y adolescentes que solamente se dedican a estudiar.

Tegucigalpa, Honduras

Alrededor de 400 mil niños y adolescentes trabajan en Honduras, de los cuales el 67 por ciento se concentran en el área rural, según el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH).

En un comunicado el comisionado dijo que los registros o cifras sobre esta situación social, indican que en Honduras hay,  al menos, 379 mil 598 niñas, niños y adolescentes  en trabajo infantil, lo que representa el 15.3 por ciento de la población con edad entre 5 y 17 años.

Se estima que de ese grupo etario, hay 334,438 niñas, niños y adolescentes que no estudian ni trabajan lo que constituye un importante grupo de personas menores de 18 años que son propensos a la migración, el trabajo infantil y sus peores formas.

Del total en trabajo infantil, el 61 por ciento solamente trabaja, es decir, están fuera del proceso de enseñanza aprendizaje mientras el 39 por ciento estudia y trabaja, lo cual se constituye en una situación de desventaja  con relación a otros niños y adolescentes que solamente se dedican a estudiar.

Un dato a destacar es que el  41.9 por ciento de la niñez en trabajo infantil, lo hace por debajo de la edad mínima de admisión al empleo, es decir, entre 5 y 13 años de edad.

En Honduras, la mayor concentración del trabajo infantil se encuentra en el área rural con el 67 por ciento mientras en el área urbana se tiene el 33 por ciento, de estos el 74.4 por ciento son niños y el 25.6 por ciento niñas.

Las áreas con mayor incidencia de trabajo infantil son la agricultura, silvicultura, caza y pesca con el 50.4 por ciento; comercio por mayor y menor, hoteles y restaurantes, el 24 por ciento; servicios comunales, sociales y personales, el 9.6 por ciento; en la industria manufacturera el 9.1 por ciento; construcción 3.9 por ciento; transporte, almacenamiento y comunicaciones, el 1.4 por ciento.

A las anteriores se suman la explotación de minas y canteras, 0.8 por ciento; establecimientos financieros, seguros, bienes inmuebles y servicios el 0.5 por ciento; electricidad, gas y agua 0.2.

El ente estatal considera que el trabajo infantil es una violación a los derechos humanos fundamentales, ya que perjudica el desarrollo de la niñez, pudiendo conducir a daños físicos o psicológicos que durarán toda la vida.

“El trabajo infantil es nocivo para el desarrollo físico y mental de la niñez e incluye tareas mentales, físicas, sociales o moralmente peligrosas y dañinas para este sector en condición de vulnerabilidad, que interfieren en su escolaridad, privándolos de oportunidades de asistir a la escuela”, señala un informe del CONADEH.

En el 2015, la oficina del CONADEH,  en el departamento de Valle, atendió de oficio la problemática que enfrentaban 150 niños que se dedicaban a la pesca y la recolección de curiles.

La problemática radica en que al estar estos niños desempeñando esa labor no asisten a la escuela, aun cuando se matriculan, no se presentan a clases.

Igual ocurre en los departamentos productores de café, donde se presenta constantemente la problemática que, en los municipios de la sierra, cuando hay temporada de corte, algunos padres llevan a sus hijos a trabajar, por lo que se ausentan de sus clases.

Incluso algunos se retiran en su totalidad, vulnerando, a causa del trabajo que tienen que realizar, su derecho de acceso a la educación.

En el 2002, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el Día mundial contra el trabajo infantil para concentrar la atención en la magnitud global del trabajo infantil y en las medidas para erradicarlo.

El 12 de junio de cada año, se unen los esfuerzos de gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores, representantes de la sociedad civil, medios de comunicación y muchos otros actores en el nivel local, como escuelas y gobiernos locales, en la campaña contra el trabajo infantil.

Según un informe publicado por la Organización Internacional del Trabajo, establece que  246 millones de niños y niñas de 5 a 17 años trabajan, la mayoría en condiciones peligrosas.

El trabajo infantil se define como todas aquellas actividades que implican la participación de las niñas y los niños en la producción y comercialización familiar de bienes o en la prestación de servicios a personas naturales o jurídicas, que les impiden el acceso, rendimiento y permanencia en la educación o que se realice en ambientes peligrosos, que afectan el desarrollo psicológico, físico, moral o social de los niños y niñas. hondudiario

 

URL Corta: http://bit.ly/2rUSgVf