Un 30% del incendio de Portugal sigue sin control por el calor y el viento

735 views

*** El incendio se inició el sábado, poco antes de las 15.00 hora local en Pedrógão Grande, en la región de Leiria.

Tegucigalpa, Honduras.

Después de tres días de lucha contra las llamas, más de 2.000 efectivos ya han conseguido controlar el 70 por ciento del incendio en Pedrógão Grande, en el centro de Portugal, por el que han muerto 64 personas y 157 han resultado heridas, siete de ellas de gravedad.

El comandante de Protección Civil al frente de las operaciones, Vítor Vaz Pinto, ha asegurado, en declaraciones recogidas por la agencia Lusa, que confían en darlo por controlado en las próximas 24 horas, siempre y cuando las condiciones climatológicas no cambien. Todavía hay cuatro focos activos en los distritos de Leiria y Coimbra, donde se prevén temperaturas que rondan los 39 grados y vientos moderados, según el Instituto Portugués de Mar y Atmósfera (IPMA).

Hoy es el tercer día del luto nacional en Portugal por este dramático suceso. Más de la mitad de las 64 víctimas mortales ya han sido identificadas, según ha informado una fuente del Ministerio del Interior portugués a la agencia Lusa. Una de las últimas víctimas mortales conocidas es un bombero.

El entorno de Pedrógão Grande, origen del fuego, afronta la situación más complicada, aunque el punto más “preocupante” se encuentra a las 14.00 de este martes en el término de Góis (de 2.400 habitantes), donde han sido desalojadas 18 aldeas, según ha informado el secretario de Estado de Interior en declaraciones recogidas por la televisión RTP.  A esta hora trabajan participan en las labores de extinción 17 aviones y cuatro helicópteros.

El incendio se inició el sábado, poco antes de las 15.00 hora local en Pedrógão Grande, en la región de Leiria.

Las llamas avanzaron rápidamente a través de las colinas cubiertas de pinos y eucaliptos entre los pueblos de Pedrógão Grande, Figueiro dos Vinhos y Castanheira de Pera. Según contó ayer el presidente Marcelo Rebelo, la mayoría de las víctimas murieron atrapadas en sus casas, aunque también otras perdieron la vida en sus vehículos mientras trataban de escapar por carretera.

El jefe de la policía, Almeida Rodrigues, ha culpado a las tormentas secas de las llamas y ha incidido en que se había encontrado un árbol golpeado por un rayo. Las escuelas de la región están cerradas indefinidamente, y los exámenes pospuestos.ElPais/hondudiario.

 

 

URL Corta: http://bit.ly/2rRcPyG