“El teatro va más allá de un personaje, es vivir otras vidas con cada historia”: Jennifer Aplícano

1527 views

***Su primera obra fue “El Casamiento de la fuerza” interpretando dos personajes, que eran una aseadora y de una gitana, meses después, en esta misma obra, alcanzó su primer protagónico asumiendo el papel principal de una historia que trataba la vida de una joven que se iba a casar.

Tegucigalpa, Honduras.

Quién se imaginaría que el amor al teatro para Jennifer Aplícano Flores, estudiante de cuarto año de Odontología, surgiría apenas a sus seis años de edad al personificar la vida de Jesucristo en un evento de la iglesia que asistió junto a su mamá, ese hecho la marcaría para toda su vida, motivándola de continuar al frente de bambalinas con una de las agrupaciones teatrales de mayor trayectoria en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Lucem Aspicio.

La iniciativa nació en el año 2,000 bajo la dirección de docente Luisa Cruz, actualmente jefa del Departamento de Arte. La integran 17 estudiantes de las diferentes carreras, la mayoría de excelencia académica, liderado por el catedrático Edgar Valeriano.

Esta carismática universitaria ha representado la Máxima Casa de Estudios a nivel internacional, al participar en dos ediciones del Festival Interuniversitario Centroamericano de la Cultura y el Arte (FICCUA), con las obras “Blanca Nieves, la vida real no es como los cuentos de hadas” e “Historias que son historias”.

Aplícano, destacó que para ella Lucem Aspcio, más que una agrupación teatral, simboliza su segunda familia, debido que en las horas de ensaño se vive un ambiente de hermandad, de mucha disciplina, compromiso, perseverancia, y que en el caso personal se ha convertido en la mejor terapia para tratar su epilepsia, enfermedad que se le fue diagnosticada hace tres años.

“Desde pequeña mi mamá me catalogaba como una niña interesada en la actuación, mis primeros pasos fue en la iglesia a través de un grupo de drama, salí con un vestido amarillo, hice la representación de Jesucristo. Recuerdo que en la obra hubo un momento me quedaba paralizada, el público se admiraba le decían a mi mamá –esa niña tan pequeña se robaba el espectáculo- ya que demostraba cualidades”, relató la universitaria.

Nos comentó que a Ciudad Universitaria ingresó en el año 2013, que en el segundo período académico estuvo como oyente de la clases de  “Teatro en Honduras”, impartida por la docente Luisa Cruz, quien la incentivó a formar parte de Lucem Aspicio. Sin embargo, fue hasta el tercer período que pudo matricular la clase con el licenciado Edgar Valeriano, permitiéndole volver a los escenarios.

“Estando en Lucem me di cuenta que el nivel de exigencia era distinto, fui aprendiendo las diferentes técnicas, la disciplina, el trabajo en grupo, los textos, fue adquiriendo otro tipo de conocimientos, aprendiendo el profesionalismo que demanda el teatro en general” detalló.

Obras

 “Luego tuve participación en Blanca Nieves, trabajé también en la obra “Se vende una mula”, estuve en la obra “La línea imaginaria” con una presentación única en Costa Rica, bajo la dirección de Laura Santa María. Actualmente sigo en Lucem Aspicio y en la agrupación teatral hondureño Bambú trabajando con la obra artística “Con mi piel” y “La historia del infeliz Melitón”.

Bajo el reglamento universitario en el 2015 participó en el FICCUA 2015 siendo sede la UNAH y recientemente, en el mes de abril viajó a Nicaragua, para representar la Máxima Casa de Estudios en la última edición de este festival, con la obra “Historia que son historia”.

“Me quedaría corta decir que fue una experiencia inolvidable, considero que adquirí muchos  conocimientos, uno en ese tipo de evento va con mucha expectativa, con la pregunta en la mente ¿Qué puede ocurrir? ¿Podré lograr una buena representación? a la vez el temor, debido que habrán otras agrupaciones mejores, pero cuando está en el evento la realidad es diferente, se convierte en un intercambio cultural, es una fiesta centroamericana artística”, indicó.

La importancia del teatro

“El teatro para mí es como mi mejor terapia, cuando me di cuenta de mi enfermedad, una de mis anécdotas que siempre recuerdo fue una ocasión que estaba detrás de bambalinas, antes de enterar al escenario del Teatro Francisco Salvador en la UNAH, me dio una crisis de mi problema de salud” manifestó la estudiante.

Resaltó que lo anterior fue una experiencia fuerte en su vida, que la desanimó mucho, llevándola hablar con su director diciéndole que ya no quería pertenecer a Lucem, que no continuaría con el teatro, que el pánico escénico ya no lo podía controlar.

“Siempre antes de entrar al escenario me metalizaba que era una persona fuerte, que mis miedos se sanaba con el teatro, cuando a mí me paso ese episodio, Edgar Valeriano el director, me dijo–cuando uno entra al escenario y no se tiene ningún miedo, es mejor no salir, porque realmente no está confiando en lo que está haciendo, que un artista siempre debe tener miedo a salir escena “mensaje que la animó a no desertar.

En el 2017

Superado cada uno de los obstáculos, esta destacada artista universitaria nos confesó que la historia que le ha generado un mayor impacta interpretar es en la obra “Vístete con mi piel”, que consiste en la historia de una niña de 15 años que es abusada sexualmente, una de las situación que refleja la violencia por la que vive el país.

Esta amante del maquillaje, las luces y los escenarios, resaltó que la trayectoria de su vida artística no fuese realidad, sin no tuviera el apoyo incondicional de su madre, Diana Eunice Aplícano Flores, madre soltera que nunca la soltó de su mano.

“Recuerdo que la primera vez que mi mamá llegó a ver una de mis actuación lloró, y eso para mí fue un momento muy gratificante, saber que ella está con migo. Ahora Tengo un relación amena con mi papá, él también me apoya mucho, pero todo se lo seguiré debiendo a mi madre”, aseveró. Presencia Universitaria. Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2wYQJwW