Congresistas de EE.UU. critican el final del TPS de los nicaragüenses

672 views

*** Legisladores, organizaciones de derechos civiles, líderes religiosos e incluso la Cámara de Comercio estadounidense llamaron al Gobierno de Trump a mantenerlo.

Tegucigalpa, Honduras

La decisión de la administración de Donald Trump de acabar con la protección migratoria especial de la que gozan los nicaragüenses generó hoy en Estados Unidos críticas entre legisladores demócratas y republicanos, además de la condena de organizaciones de derechos civiles.

“Despojar de legalidad a inmigrantes en situación legal no es ser fuerte contra la inmigración ilegal”, se quejó el senador por Nueva Jersey Bob Menéndez, una de las voces demócratas que se escucharon. “Coloca frente a la deportación a inmigrantes de bien”.

La secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, decidió el lunes poner fin al Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) de los nicaragüenses, dándoles un año de plazo para que arreglen su situación migratoria o tomen las decisiones necesarias para abandonar Estados Unidos cuando, en enero de 2019, expiren definitivamente sus permisos de trabajo y residencia.

En breve, además, debe tomar una decisión sobre el TPS para Honduras, El Salvador y Haití y la decisión sobre los nicaragüenses no ha hecho sino preocupar más a los ciudadanos de estos países acogidos a esa protección.

De los cuatro países, Nicaragua, con 2.550 beneficiarios actuales, es el que menos personas tiene acogidas al TPS. Pero en total, son más de 300.000 las que se encuentran en la incertidumbre, tras cerca de dos décadas en muchos casos viviendo en Estados Unidos.

El TPS se otorga a ciudadanos de países con condiciones extraordinarias como conflictos armados o desastres naturales. Nicaragua y Honduras fueron incluidos en la lista después de que el huracán “Mitch” arrasara Centroamérica en 1998. La protección, como en el resto de los casos, se fue prorrogando desde entonces cada vez que se cumplía el plazo.

Duke consideró sin embargo el lunes que la situación a Nicaragua ha vuelto a ser la previa al sismo, de ahí su decisión de no extender más la protección tras una prórroga final de un año.

En el caso de Honduras dijo que aún necesita evaluar información y concedió una extensión de seis meses ya que los permisos de los hondureños caducaban a principios de enero, como los de los nicaragüenses. Los beneficiarios actuales hondureños son 57.000; los salvadoreños, 195.000; y 46.000 son los haitianos.

Las críticas a este nuevo paso restrictivo de la administración Trump en materia migratoria no solo llegaron hoy del Partido Demócrata. También se escucharon voces republicanas, entre ellas la del congresista por Florida Mario Díaz-Balart, que instó al Gobierno federal a reconsiderarlo. “Me causa profundo dolor y estoy en fuerte desacuerdo”, manifestó.

Su compañero de partido Carlos Curbelo, que la semana pasada copatrocinó un proyecto de ley bipartidista para facilitar la residencia permanente a los centroamericanos y hatianos beneficiarios del TPS, volvió hoy a instar al Congreso a trabajar por una solución para ellos.

En las últimas semanas ha habido una importante movilización en Washington en contra de la cancelación de esta protección especial. Los ministros de Exteriores de Honduras y El Salvador se han reunido con congresistas y funcionarios en el marco de una ofensiva diplomática por salvar el TPS.20Minutos/hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2AlAiNd