Depilación: cuál es el mejor método para vos

1433 views

***Cada vez hay más métodos y tecnología para que depilarse no sea una verdadera tortura. Conocé los pro y contra de cada uno.

Tegucigalpa,Honduras

Rubias, morochas, pelirrojas, con piel más o menos clara y hasta bronceadas. Para todas existen variadas opciones de sistemas de depilación para usar en casa, llevar de viaje o realizar en gabinete bajo la mirada médica. Desde los clásicos hasta los de más avanzada tecnología, cada uno responde a las distintas necesidades.

CON CERA

Método tradicional y efectivo, no mancha la piel pero en manos poco entrenadas puede producir quemaduras. La temperatura de la cera, que generalmente se comparte, es alta como para destruir gérmenes. Sin embargo, lo más conveniente es usar la propia o solicitar una nueva. El método, con tironeo incluido, es doloroso y agresivo para la piel: al arrancar la cera se inflaman el bulbo y los tejidos de alrededor, pudiendo formar moretones. También puede provocar pelos encarnados, forúnculos y foliculitis. Se desaconseja si hay várices o problemas circulatorios que pueden agravarse. Apta para todas las partes del cuerpo, puede producir pigmentación posterior, por lo que hay que tener cuidado en las zonas del bozo y el labio superior. Se debe esperar a que el vello crezca al menos dos milímetros para volver a depilar. No es recomendable para personas con granos ni eczemas. ¿La gran ventaja del método? Es un sistema económico, arranca el pelo de raíz y con el paso de los años va debilitándolo, logrando que la depilación se espacie. Una variante más higiénica es la cera roll on: se trata de una máquina con cartuchos individuales que se calientan para deslizarse sobre la piel y luego se retiran con una banda de género descartable. También extrae el pelo de raíz pero con menos dolor. Es ideal para zonas sensibles ya que la máquina funciona con temperatura regulada que además evita quemaduras. La pueden usar personas con problemas circulatorios porque la temperatura no es tan alta.

MÁQUINAS ELÉCTRICAS

Al ser personales, resultan mucho más higiénicas, prácticas e ideales para los viajes. Por medio de un rodillo con pequeñas pinzas o discos giratorios que avanzan por la piel, se van quitando los pelos. No tienen contraindicaciones, se pueden usar en cualquier zona del cuerpo durante todo el año. Hay variantes en los equipos, como los que incluyen discos cerámicos que atrapan pelos de distintos largos y diversos accesorios, como los exfoliantes que previenen los pelos encarnados. Como la cera, eliminan el pelo de raíz, que también va perdiendo fuerza. ¿Otro beneficio? Al actuar superficialmente, no hay riesgo de que el pelo crezca por debajo de la piel. Si se lo adopta como método, lo ideal es realizarlo después de bañarse. No es conveniente tomar sol inmediatamente después de la depilación y es fundamental hidratar la piel para que no se irrite.

LÁSERES

Es la tecnología más avanzada y sus resultados son hasta hoy insuperables. También trabajan por medio de fototermólisis. Más específicos que la luz pulsada, llegan a temperaturas más altas para trabajar puntualmente en el folículo, lo que asegura su efectividad. Esto se nota luego de la tercera sesión en la que el pelo ya se advierte más debilitado. A partir de este momento, el único tratamiento exitoso es el láser. Vale aclarar que no eliminan para siempre todo el pelo en una vez. Actúan sobre el que está en fase de crecimiento. Aquellos en fase de reposo tienen que llegar a la fase activa para poder ser tratados. En cada sesión se elimina el 99,9 por ciento de los pelos en etapa de crecimiento. Después, los que siguen apareciendo son los que estaban en reposo. Las sesiones se repiten cada cuatro semanas para dar tiempo a su crecimiento. De este modo se va eliminando el vello restante. Entre una y otra sesión no hay que depilar con pinza o cera porque afecta el ciclo del pelo. Antes de comenzar un tratamiento de depilación con láser hay que dejar pasar entre 30 y 60 días de la última depilación con cera. Para evitar quemaduras, se debe realizar bajo supervisión médica. No se aplica en embarazadas, pacientes con enfermedades de la piel, como porfiria, lupus ni vitíligo, ni en quienes estén tomando medicamentos fotosensibilizantes. Cualquier sistema de láser exige ser realizado en centros con respaldo médico, manejados por dermatólogos o cirujanos plásticos, con equipos aprobados por la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y por la FDA o la CE (Comunidad Europea).revistasusana.comHondudiarioER

 

URL Corta: http://bit.ly/2i670i2