En Navidad Cristo debe nacer especialmente en quiénes se encargan de sembrar odio: padre Marlon Díaz

1041 views

***En su homilía el sacerdote instó a seguir más a Cristo dejando de lado las discusiones que sólo dividen a las familias.

Por:Joel Perdomo.

Tegucigalpa, Honduras
.

El párroco de la ciudad de Talanga Marlon Díaz, dijo que la Navidad es una época para reflexionar sobre sobre algunos comportamientos en nuestro diario vivir que no son los más adecuados, “es un camino que exige amor, es sencillamente el descenso de Cristo en nuestro corazón”.

El padre Marlon  Díaz inició su mensaje instando a las familias a no dejar que se introduzca en sus vidas, las discusiones que muchas veces mantienen dividida a al núcleo familiar; “no es posible que estemos discutiendo hasta por colores políticos”, indicó.

Consideró que hay antivalores que antentan contra la integridad de la familia, en un país como el nuestro, “es por eso que no se debería continuar en nuestro diario vivir sin la presencia de Cristo”.

“Cada vez es más necesaria la presencia de Cristo en Honduras, en esta Navidad Cristo debe nacer para quedarse de por vida, por que la vida no tiene sentido si el Niño Dios, no es el centro de nuestra vida”, afirmó.

“Si seguimos peleando y no experimentamos que Jesús ha nacido, no tendremos paz ni tampoco los demás; pero si el niño nace se acaban los conflictos, las peleas, divisiones y las injusticias”, expuso.

Explicó que “Jesús nace del trono de David, hoy ha nacido el salvador, es desde ahora que el Padre nos regala la paz y quiere que vivamos con el príncipe de la paz, este príncipe debe habitar en los corazones que sólo infunden violencia en la familia y en la sociedad”.

En ese sentido añade “entonces Jesús dirá las dos cosas he venido a traer la paz y la espada, pero es una espada que puede destruir la vida, una espada que destruye la guerra los conflictos es la Espada del amor que no tiene límites porque viene de Dios”.

“El amor de Dios nos indica que el hombre es invitado a transitar por caminos de paz porque la muerte ha sido absorbida por la vida de este niño que hoy ha nacido, esta última universalidad hermanos tenemos que manifestar la y proclamarla”, expresó.

El padre recomendó “es necesario que separemos nuestra vida de lo que Dios no quiere para nosotros; separar todo lo que nos hace mal y que también le hace mal a los demás. La Navidad es el descenso de Dios en la pobreza, es el preludio de aquel hombre que nacerá pobre en un pesebre y morirá pobre en una cruz”.

Recalcó  que la “Navidad hermanos, es el descenso de Cristo; es sencillamente la inserción de Cristo pobre, en una sociedad pobre,  lastimosamente vivimos en lugares donde el pobre explota al pobre y no nos comprendemos”.

Y siguió “cada uno de nosotros en esta noche luminosa debe recibir a Cristo como el Mesías, como ese momento donde Dios desciende del cielo para llegar al corazón del hombre. La Navidad es el descenso de Dios en aquellos que viven marginados, qué son olvidados por nuestras autoridades, pero nosotros no debemos olvidarnos de ellos”.

“Es allí donde hay navidad porque Dios baja para sacarles de esas condiciones terribles y les presenta a Cristo como aquel Redentor y Salvador; así lo podemos ver en el evangelio de hoy la Providencia de Dios crea la constelación perfecta que se centraliza en el nacimiento de un niño, qué vino al mundo para salvarnos”, resaltó.

Consideró que “sólo los pobres somos capaces de ver la bondad que Dios va haciendo en nuestra vida, por eso ese niño desde el principio participará de la pobreza humana para enriquecer su corazón ahí es donde se manifiesta el esplendor del cielo y dónde se une a la tierra”.

“Dios decidió encarnarse en el seno de la Virgen María para unir cielo y tierra Y esa Unión permite un cielo abierto reconciliarnos si todavía estamos peleando o tenemos rencor en el corazón esto significa que Jesús no ha nacido”, indicó.jphondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2BQmPSo