La sociedad humana en una crisis planetaria

850 views
Diego Olivera Evia – Barómetro Latinoamericano          

Hoy la sociedad humana vive bajo una crisis sistemática económica, la cual ha creado una realidad de valores ante el modelo capitalista neoliberal, los efectos de la guerra a nivel planetario, ha creado una crisis humanitaria, que va desde millones de seres humanos como víctimas de un modelo trasnacional, que invade naciones a escala planetaria, para vender la armas a través del Complejo Militar Industrial, transformándose en el mayor ingresos de EEUU, Europa e Israel, compitiendo con Rusia y China en una nueva campaña armamentista, creando en el planeta una crisis y guerras asimétricas.

La irresponsabilidad de la crisis ambiental producida por las grandes trasnacionales, han llevado al planeta a una crisis ambiental, donde los gases invernadero, han creado huecos en la capa de ozono, creando graves fisuras de los polos norte y sur del planeta tierra, ejemplo de esta realidad es el gigantesco iceberg que cada vez está más cerca de separarse de la Antártica. Una grieta antigua creció de repente en diciembre del año pasado y, ahora, unos pocos kilómetros de hielo mantienen unido al bloque de alrededor de 5.000 kilómetros cuadrados con el continente antártico.

Las probables consecuencias podrían ser que la plataforma de hielo se derrumbara en unos años o décadas”, indicó el profesor Luckman, “Será un gran cambio geográfico que cambiará el panorama de la región”. *Este artículo se publicó originalmente en BBC Mundo en febrero de 2017 y ha sido actualizado con nueva información sobre la evolución de la grieta.

La contaminación del medio ambiente constituye uno de los problemas más críticos en el mundo y es por ello que ha surgido la necesidad de la toma de conciencia la búsqueda de alternativas para su solución. Y lo relacionado con la investigación de los agentes contaminantes, su origen y las posibles soluciones, con fin de crearle inquietudes que favorezcan la toma de conciencia de este problema y en lo posible, el desarrollar actividades en la comunidad que contribuirán con el control de la contaminación de nuestro medio ambiente. Entendemos que el medio ambiente es importante ya que es todo aquello que nos rodea y que debemos cuidar para mantener limpia nuestra ciudad, colegio, hogar, etc., en fin todo en donde podamos estar, por esto hemos realizado la siguiente investigación acerca del Medio Ambiente.

Estos análisis son parte de la búsqueda de respuesta a una crisis sistémica, donde el ser humano vive bajo los efectos de una guerra global, donde los efectos y sus consecuencias, han determinado millones de víctimas en Iraq, en Afganistán, en Siria, en Yemen, en la masacre sistemática de palestinos, el resurgimiento del esclavismo de los pueblos africanos, como la indiferencia con los inmigrantes en Europa y EEUU, vivimos una realidad de barbarie, donde hombres como el presidente Donald Trump, que denigran a los negros, asiáticos, indígenas, bajo la filosofía de la supremacía Blanca, que no es más que una corriente del fascismo Nazi y del kukuxklán de donde surgen los padres, del magnate de la muerte.

En la reafirmación nos parece importante publicar en mi artículo, un análisis investigativo del profesor Norberto Ovando, el cambio del planeta: El planeta está en crisis, el cambio es ahora o nunca Escrito por el prof. Norberto Ovando En un documento a la humanidad, más de 15000 científicos de 184 países explican que, el ser humano está en el camino de la autodestrucción comprometiendo su propio bienestar humano y de las demás especies.

El planeta Tierra y nuestro futuro está en nuestras manos- imagen Daniel Casuscelli En 1992, cuando la Unión of Concerned Scientists -UCS- (Unión de Científicos Preocupados, una organización internacional con sede en EE.UU., demandantes de ciencia en favor de un planeta saludable y un mundo más seguro) publicaron el primer “Aviso de los científicos del mundo para la humanidad”.

El documento mostraba indicadores alarmantes, sobre la deforestación, las reservas hídricas, el crecimiento de la población, la destrucción de los ecosistemas, el cambio climático debido al aumento de los Gases Efectos Invernadero (GEIs) por la quema de combustibles fósiles, etc., que están conduciendo a la humanidad a una crisis global, sin precedentes.

Después de 25 años, y no por casualidad publicado exactamente durante las negociaciones de la COP23, Convención de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, desarrollada en Bonn, los científicos de la UCS emitieron una segunda advertencia. Con los datos de organizaciones gubernamentales y ONGs, los expertos advierten que: estamos a punto de provocar un “daño irreversible” al planeta Tierra, estamos a un paso de alcanzar los límites de tolerancia de la biosfera.

Ellos reiteran el mensaje escrito muy claramente hace 25 años: “Es necesario un cambio drástico en la gestión de los recursos terrestres” para evitar el colapso del sistema Tierra, el ser humano incluido. Nunca tantos expertos se reunieron en un solo documento científico encabezados por William Ripple, profesor de ciencias forestales en la Universidad Estatal de Oregón, EE.UU., acompañado por 15.000 científicos, investigadores y académicos provenientes de 184 países, que incluyen a la mayoría de los premio Nobel todavía vivos.

Al no limitar adecuadamente el crecimiento de la población, reevaluar el papel de una economía basada en el crecimiento, reducir los gases de efecto invernadero, incentivar las energías renovables, proteger el hábitat, detener la pérdida de biodiversidad ni restringir el desarrollo de las especies exóticas invasoras, la humanidad no está tomando las medidas urgentes necesarias para salvaguardar nuestra biosfera en peligro.

Sabemos que es grave la situación de los recursos hídricos per cápita, que disminuyeron en un 26% desde 1992 dando como resultado más gente sin agua potable. Aumentan dramáticamente en los océanos, las “zonas muertas” marinas: miles de kilómetros de costa se han vuelto estériles por la afluencia de contaminantes originados por el sector agropecuario (por ejemplo, los fertilizantes para la agricultura). Estamos derribando menos árboles, pero la deforestación continúa, ya perdimos 122 millones de hectáreas de bosques en 25 años, destruyendo así el mejor aliado contra el calentamiento global.

De ello se deriva el problema de la atmósfera, calentado por las emisiones de gases de efecto invernadero que aumentaron implacablemente en un 62% en veinte años. Todo esto causó un aumento en la temperatura media global en la Tierra del 167%, y repercute sobre nuestros coincidentes del reino animal: desde 1992, perdimos el 29% de las especies, entre mamíferos, anfibios, reptiles, peces y aves.

Los científicos insisten que es crucial, para superar este largo descenso hacia el colapso, ampliar los programas de planificación familiar y de educación para las mujeres y así lograra una reducción de la tasa de crecimiento de la población humana, que aumentó en 2 mil millones en 25 años, equivalente a un aumento del 35% desde el primer aviso de la UCS.

Thomas Newsome, investigador en la Deakin University y la University of Sydney, Australia, y coautor del trabajo afirma que “la principal prioridad es la difusión de la cultura ecológica en los ciudadanos, inculcar que se debe ser consciente de la interdependencia de nuestra salud y nuestro bienestar con aquellos de las otras especies con las que compartimos el territorio”.

CONCLUSIÓN

Es la segunda advertencia, y esta vez piden nuestra participación, de nuestras comunidades, de nuestras familias. “Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra trayectoria fallida, y el tiempo se acaba. Debemos reconocer, en nuestra vida cotidiana y en nuestras instituciones de gobierno, que la Tierra con toda su vida es nuestro único hogar”.

¿Habrá tiempo para una tercera advertencia?

Luego de publicar este trabajo, no podemos dejar de pensar o defender a nuestra humanidad de un modelo de crisis global, de aceptar la guerra y la destrucción de nuestros continentes ante la voracidad de las grandes trasnacionales y corporaciones que sustentan, a multimillonarios que consideran a la mayorías del planeta, como seres humanos de segunda, como si estos explotadores no son seres humanos, son un aristocracia y un modelo de explotación planetario.

 

URL Corta: http://bit.ly/2EUvRfE

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...