Periodismo versus dogmatismo

226 views

Taringa

Filosofía del periodismo contemporáneo

Ayer fui al médico y su diagnóstico fue alentador, me dijo que estoy vivo. Como solo soy un optimista informado, acá me ando con diabetes pero con muchas ganas de escribir, lo cual me convierte en un “literato muy dulce”. Hace mucho se instaló un sórdido y absurdo debate de cafetín: “periodismo independiente versus periodismo militante”, como si alguna de estas variantes existiera.

Para no pecar de gladiador criollo escribiré conceptos lo más breve y sustanciales posibles, admitiendo que todos somos comunicadores, pero solo algunos son profesionales. Cuando decimos profesional, asumimos que hablamos de personas que cobran dinero para comunicar algo, haya o no haya estudiado para ello. La idoneidad pertenece a un concepto totalmente distinto.

La filosofía básicamente es la encargada de buscar la verdad, y solo es patrimonio del filósofo. Filósofo no es aquel que se graduó en la Facultad de Filosofía y Letras. Filósofo es aquel, que siendo dueño de una mente y corazón sublime, y sintiendo la necesidad irrefrenable de hacerlo, decide emplear esas dotes que Dios (peco de reduccionista, lo sé) le dio, o si lo prefieren el que uno mismo eligió (versión preferida por los ateos y nihilistas) para construir análisis profundos, comparaciones aleatorias, contemplaciones centrípetas y centrífugas, refutaciones argumentales, autopsias de filosofías pasadas y presentes, diagnósticos novedosos y personalísimos, …pero por sobre todo es aquel que llega a estadios reflexivos que los normales no pueden llegar. Son los artistas del razonamiento.
Es lo más parecido a la genialidad. Porque un gran inventor cambia el modo de vivir de las personas, pero un Filósofo de verdad, puede cambiar la manera de pensar y de sentir de toda la humanidad. Las sociedades evolucionan no tanto con los inventos de cosas, como con el descubrimiento de nuevas facetas y aristas del hombre. En definitiva la filosofía va descubriendo día a día al Hombre. Ya conocemos cada rincón de la Tierra, pero sabemos poco del Ser Humano. Ergo no se puede pretender que el periodista sea filósofo.

Sin querer, ya sabemos también la diferencia entre formalidad y arte. El escritor consagrado, es un artista de la comunicación, este o no informado, sea o no profesional.

El periodista, es un profesional de la información, pero no es un artista de la comunicación. Están los más audaces, los columnistas, y los más rezagados que son el resto, ergo la mayoría. La misma orgánica de la carrera cercena la posibilidad de que todos sean libres de opinar. El periodista recién recibido, normalmente comienza como investigador de otro periodista encumbrado, que es quien se luce ante la sociedad.

Los “medios periodísticos” si son privados, solo venden información, pues es un negocio como cualquier otro. Si son públicos, solo venden propaganda política, es así acá y en la China. El periodista es un laburante que según su status quo profesional, podrá elegir en que medio trabajar, sino solo es un periodista crípsico, es decir se mimetizará con su ámbito laboral. Los más afamados trabajan en los grandes medios, porque así sucede en cualquier profesión. Los que más pagan tienen a los mejores. Un ingeniero de IBM gana varias veces más que un ingeniero de una PYME, y este a su vez gana más que un ingeniero del estado. Los periodistas de los medios estatales suelen ser el scrap de los multimedios privados, triste verdad, pero verdad al fin.

El periodismo independiente es solo un eufemismo distópico, dado en la práctica eso no existe. Nadie es lo suficientemente libre, como para poder opinar todo lo que quiere, piensa y siente. Los medios privados también se deben a sus sponsor y auspiciantes. Sin ellos deja es existir el negocio,….y el dinero siempre obra como un poder superior por encima de todos los hombres. El dinero mueve al mundo, nunca al revés.

Cuando un gobierno empieza a tocar estos temas y lo instala como epicentro del debate, es porque la sodomía dogmática anda con ganas de hacer de las suyas. La exageración, el despotismo y el miedo son condimentos propios de aquellos regímenes con afán totalitarista. El kirchnerismo lo es. No solo se cuestiona a los periodistas críticos al régimen, también se carga contra los escritores, contra los planes de estudios universitarios, contra los organismos intermediarios, contra los diccionarios, contra las clases medias, contra las clases altas, contra los empresarios, contra los productores rurales, contra todo lo que esté en el vademecum de su fetichismo, bajo el título ENEMIGOS. O sea, es el dogma contra el resto del mundo. Todo lo que está adentro es bueno, y todo por afuera es asqueroso, malo y debe ser destruido.

Discutir quien le paga a uno u otro periodista para decir lo que dice, me parece una estupidez, porque debería saberse algo tan obvio, y porque es normal que así sucedan las cosas. A los periodistas K le paga el gobierno, y a los críticos al gobierno, sean de la ideología que sean les paga su empresa empleadora. Pero hay una premisa que hay que entender claramente,…el periodismo crítico es la “regla”, no la excepción.
Pues es lo que vende, y es subyacente con el negocio. Lo que hacen los periodistas K, es adoctrinamiento dogmático, ergo es exógeno a la esencia de la actividad, so son empleados del dogma enlatado. Ellos no comunican información en crudo, todo viene tamizado desde arriba, y hay manera de probarlo. Todo llega más tarde, y siempre viene acompañado de la correspondiente liturgia kirchnerista, o sea un contra-ataque a la información primigenia. El periodismo defensivo, no es periodismo.

Claro que hay muchos periodistas y escritores K que abrazaron el dogma por convicción, de hecho son la gran mayoría, pero tampoco esto los redime de dolo y culpa,… lo que hacen no deja de ser periodismo panfletario. Otra manera lozana de comprobar lo que afirmo, es constatar que no hay una sola autocrítica, ¿dónde se vio periodismo sin crítica?. En ninguno de los postulados académicos sobre periodismo en el mundo se asume como periodismo la publicidad proselitista, en ninguno.

 

Hay mucho más por escribir, pero ya se hizo demasiado extenso este ensayo, y la gente ya no quiere leer cosas tan largas. En síntesis, el debate debería ser,…..PERIODISMO VERSUS DOGMATISMO. Hablar de otra cosa, es incurrir en la estupidez contumaz.

URL Corta: http://bit.ly/2onAyYq

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...