Cómo educar el sueño de tu hijo

510 views
Coma

***¿Te gustaría tener un bebé que duerma toda la noche? Tener un hijo que duerma bien no es cuestión de suerte ya que el sueño se puede educar. Estar junto a un bebé que no duerme bien es un suplicio, además, repercute en muchos otros ámbitos como la relación familiar, la vida laboral y la vida social.

Tegucigalpa,Honduras

Cómo educar el sueño de tu hijo

Lograr educar el sueño de tu hijo no tiene precio. Muchas madres asumen casi como de manera obligatoria la tarea de despertarse varias veces de noche. Lo que no saben es que más adelante van a querer que su hijo duerma toda la noche, y entonces será mucho más difícil educar el sueño. Hacerlo es mucho más fácil cuando son pequeños.

A los 4 meses casi todas las madres coinciden en que su hijo duerme de maravilla, lo que no saben en ese momento es que a los 6 meses de edad los problemas de sueño aparecen.

A los 6 meses aparecen los problemas en el sueño

A partir de los 6 meses tu hijo se va a despertar cada hora y media.Enséñale a que se vuelva a dormir solo, sin ayuda. Esto lo puedes lograr teniendo horarios fijos de comidas y de siestas, lo cual es perfectamente compatible con la lactancia.

La sensación que tienen algunos padres es que les ha tocado un niño que duerme fatal cuando no es real, el sueño se educa. El niño puede plantear más o menos dificultades, pero todo se educa.

Se debe empezar a los 4 meses. A esa edad es muy importante que el niño esté fuera de la habitación de los padres, y ya no tiene que pedir que lo amamanten de noche.

146b76bb97009d9818e949c8161b1e48
  • Cuidar de la temperatura de la habitación del bebé es un detalle muy importante. Busca una que sea ideal para un adulto vestido con pocas prendas. El bebé se quedará dormido rápidamente cuando esté calentito y cómodo
  • Vístelo con poca ropa. Ponerle demasiada ropa puede hacer que tu bebé sude demasiado y se sienta irritable, lo cual no lo ayudará a dormir. Recuerda que los bebés generalmente necesitan utilizar una prenda más que los adultos, de modo que una camiseta con una pijamita de algodón será suficiente para la mayoría de los climas.
  • Un niño que pide lactancia de noche después de los 4 meses no tiene hambre, tiene un mal hábito de sueño, explican algunos pediatras, quienes afirman que lo que le ocurre al bebé es que ha terminado un ciclo de sueño y no sabe dormirse si no come, probablemente porque se duerme mientras toma leche de tu pecho, o porque lo acuestan a dormir inmediatamente luego de tomarla. Es decir, está acostumbrado a dormirse después de haber comido.
  • Es necesario separar el hábito de comer del de dormir. No acuestes al niño apenas termina de lactarse, tampoco dejes que se duerma mientras toma leche de tu pecho porque si no, cuando se despierte de noche, necesitará amamantarse para dormirse. Espera unos 20 a 30 minutos después de la toma para acostarlo.
  • La hora de ir a la cama se debe asociar a un sonido. Puede ser cualquiera como un despertador, música o un reloj, pero siempre el mismo, recordemos que estamos creando un hábito. De este modo creará un reflejo condicionado y asociará ese sonido que hayas elegido con el hecho de que llegó la hora de dormir.
  • Llévalo a la cama entre somnoliento y despierto, arrópale, ponle el chupón, y déjale solo. Si llora, déjalo llorar por un minuto y luego atiéndelo, arrópalo de nuevo, vuélvele a poner el chupón, si lo usa, y acarícialo. No debes encender la luz, tomarlo en brazos, hablarle o darle nada para beber.

Márchate de nuevo y si vuelve a llorar, repite el proceso pero cada vez tarda un poco más en acudir, pero no tardes tanto como para que llore inconsolablemente.  Si al cabo de un tiempo prudente de unos quince a treinta minutos no ha dado resultado, sácale de la cuna, juega un rato con él, y repite el proceso.

  • Un niño de 6 a 12 meses puede aprender a dormir en 4 días. Un niño de 18 meses necesitará alrededor de 1 semana. Ten en cuenta que durante las siestas del día el proceso debe ser el mismo.

Las rutinas son esenciales para educar el sueño

Las rutinas también son esenciales comienza todas las noches con una rutina relajante: ponerle el pijama y lavarle la cara todas las noches definirá que estas son las cosas que se hacen antes de ir a dormir. Resiste la tentación de excitar a tu niño con más juegos. Sé coherente y mantén la misma rutina. Cuando llegue el momento de ir a dormir, tu hijo sabrá qué se espera de él.

0176dcd366b9895b524c37c5df6cbae8
  • Hazlo sentir cómodo. Prueba con un muñeco o peluche, también puede ser una manta y convertirla en su preferida para ir a la cuna.

Sobre todo ten paciencia, enseñarle a tu hijo buenos hábitos de sueño no se logra de la noche a la mañana. Sigue haciendo lo mismo a la hora de dormir y eventualmente tu hijo aprenderá a seguir el plan.

  • Desarrollar buenos hábitos a la hora de dormir es clave, especialmente alrededor de los cuatro meses. Aquí es donde él necesitará que le des una estructura y coherencia a los patrones de sueño.

Tu hijo se acostumbrará a dormir donde quiera que lo acuestes. Si se duerme en tus brazos o en la cama, entonces allí es donde espera dormir toda la noche, cada noche. Así que si quieres que duerma en su propia cama, acuéstalo allí mientras está somnoliento, pero aún despierto. eresmama

URL Corta: http://bit.ly/2oVxJgw
Coma