Un país equivocado

521 views

Otras cien empresas, como mínimo, debieron de tomar ayer la decisión de largarse de Cataluña. Tal vez doscientas, si tras la halitosa homilía de Turull y el soberbio soplamocos de Arrimadas escucharon al orate Sabriá, diciéndole a la vencedora de las últimas elecciones que “se ha equivocado de país”. O sea, que la secta esquerrana piensa que el país se ha equivocado de país por votar a Cs. Nadie que pueda cerrar su negocio se quedará en el yermo de Trespercentonia, ese tobogán de cucos, en frase feliz de Girauta.

Porque lo que vimos fue la confirmación de lo que dijo Arrimadas en el pleno anterior al pleno, pórtico de otro pleno que anuncia otro pleno vacío: los tractorios se emperran en que la Cataluña real no merece ser la Cataluña oficial, y con la ley electoral de la predemocracia y la televergüenza que les conserva Rajoypiensan resistir sin Gobierno hasta que se rompan los relojes.

La razón técnica es que sí hay gobierno, la Generalidad de Mariano Sáenz de Santamaría, que sigue pagando las nóminas de todos los golpistas, sin excepción. Los abogados de Vox deberían denunciarlo por el delito de auxilio a la rebelión. Va para cinco meses del golpe de octubre y la Generalidad del 155 mantiene intacto el inmenso pesebre del golpismo y su gigantesco altavoz mediático. Si Sabriá, Turull y compañía siguen bramando sus penas es porque Rajoy no los deja sin voz, o sea, sin los telepúlpitos golpistas, más feroces que nunca. Bastaría que, en un acto de reparación a su cobardía convocando elecciones y previendo que a este paso se repetirán, cerrara esa teletienda del agravio y la injuria contra España que mantiene abierta.

Pero además de la razón técnica -siguen cobrando del Estado que atacan y sus muecines siguen insultando a la Cataluña que desprecian- hay una razón político-patológica que hace imposible la “vuelta a la normalidad” que a diario piden Rajoy, Soraya y Montoro, los financiadores del Golpe: la media Cataluña golpista niega el derecho a existir a la otra Cataluña, que, pese a TV3 y la Sorayexta (siniestra su operación contra Cifuentes), sigue siendo española. Tampoco le dejan otra opción. Si la fuerza más votada y el grupo cultural más amplio -los castellanohablantes de origen son el 67% de la población- “se han equivocado de país”, ese país está muy, pero que muy equivocado.

URL Corta: http://bit.ly/2pwXcOz

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...