Se avecinan cambios peligrosos para el comercio mundial

553 views
Ilja Nothnagel (RMR/JOV)

Si el conflicto comercial entre Estados Unidos y China se agrava, las empresas alemanas también se verían afectadas, opina Ilja Nothnagel.

En los últimos días, la política comercial mundial ha experimentado muchos cambios. En la Organización Mundial del Comercio (OMC) hay un tiempo muerto peligroso.  Cuando el presidente Trump tomó cargo, la economía alemana veía con preocupación la especial atención de Estados Unidos en el sistema de regulación del comercio mundial.

¿Estados Unidos contra el resto del mundo?

En la política comercial, el lema “America First” se ha convertido en una agria realidad, que perjudica también a Estados Unidos. Con los aranceles al acero y al aluminio, Estados Unidos emprende un camino peligroso. No es comprensible por qué los socios de la OTAN, como Alemania y Gran Bretaña, ponen en peligro la seguridad de Estados Unidos con su producción de acero. La referencia a una cláusula de la OMC para la seguridad nacional parece demasiado artificial y dudosa. Esta podría incluso hacer tambalear el orden mundial comercial de la OMC. En principio parece que valió la pena que la Comisión de la UE y el gobierno alemán se presentaran de manera conjunta en Washington. La exensión provisional a los aranceles de la UE es una pequeña victoria, un respiro de cinco semanas.

El Dr. Ilja Nothnagel.El Dr. Ilja Nothnagel.

El conflicto aumenta

Pero el peligro de una guerra comercial aún no se ha despejado. Al contrario: Trump ha anunciado aumentar en por lo menos 50 mil millones de dólares al año, 25%, los aranceles a productos chinos. El motivo radica en una investigación sobre el robo de la propiedad intelectual y la transferencia tecnológica forzada por China. La lista de productos abarca, entre otras cosas, tecnologí espacial, de comunicación e información. Este es el gran tema de la discordia entre China y Estados Unidos.

Incluso, si el conflicto solo tuviera lugar entre estas dos grandes potencias, las empresas alemanas no se quedarían al margen, porque están presentes en ambos mercados, ya sea con franquicias u operaciones comerciales conjuntas.

Los aranceles y el proteccionismo entre los gigantes económicos afectarían de lleno a las empresas alemanas. Hasta ahora China ha reaccionado con tranquilidad, pero desde Pekín no verán con brazos cruzados cómo se aplican más medidas restrictivas desde Estados Unidos.

El orden comercial mundial está en juego

Pero hay esperanza: las tensiones podrían servir para intensificar las negociaciones sobre la aceptación de normativas globales. Tenemos que seguir dialogando en tiempos de cadenas de valor y distribución. La economía mundial y nuestra economía alemana internacional necesitan reglas fiables y efectivas que solo garantiza la OMC. Con medidas nacionales del siglo XIX no seremos capaces de lograr los retos globales de este siglo: ampliar las cadenas de valores mundiales. Las acciones precipitadas de Trump destruyen la confianza. En el comercio mundial no debe prevalecer la ley del más fuerte.

Hay que tener algo muy presente: en el debate se pone de manifiesto que ahora se cuestiona el papel de China en los mercados mundiales. La apertura del país avanza en algunos aspectos, cooperación empresarial forzosa, protección de datos, pero hay también muchos temas que debatir.

Es decir que hay en verdad bastante por hacer para mejorar nuestra economía común basada en normas globales. Necesitamos menos aranceles y barreras comerciales en el mundo y más reglas de juego comunes, que contribuyan al comercio justo y efectivo.

Ilja Nothnagel es el coordinador de Economía Política Internacional en la Federación de Industria y Comercio en Alemania.

 

URL Corta: http://bit.ly/2Gzcgoy

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...