Trinidad, Santa Bárbara, un pueblo de judíos en Honduras

282 views

*** Considerando las razones previas y aunque existen algunos registros documentales del ingreso de judíos a Honduras desde 1580.

Tegucigalpa, Honduras.

El tema de la inmigración de judíos a Honduras ha sido investigada por el historiador nacional Jorge Alberto Amaya Banegas  en su libro “Los Judíos en Honduras” obra de la cual extraemos el siguiente resumen.

La migración judía

Tradicionalmente se ha asegurado que la inmigración de judíos a América se llevó a cabo a partir del siglo XIX, pese a ello existen trabajos históricos que evidencian la presencia de judíos desde el tiempo de la colonia particularmente en México, Centroamérica y Perú, estos judíos eran sefarditas provenientes del área mediterránea, especialmente españoles y portugueses a los que se les llamaba judíos ibéricos o hispánicos.

Coincidente con el arribo de los españoles al nuevo mundo, en España se procuraba la expulsión de los judíos y árabes, esto mediante decreto de expulsión fechado el 31 de marzo de 1492, fue así que 800,000 judíos procedieron a abandonar España y se exiliaron en su mayoría en Alemania, Holanda, Italia, Turquía, Portugal y el norte de África, pero cerca de 300,000 se trasladaron a América en un periodo de 300 años.

Esos judíos españoles tenían prohibido viajara a América ya que era requisito que fueran católicos, sin embargo ellos se las ingeniaron para evadir la prohibición mediante el soborno de las autoridades españolas y de capitanes de barcos que se hacían de la vista gorda a cambio de 50 ducados, esa inmigración clandestina es el principal obstáculo para cuantificar y ubicar a los judíos que llegaron a América ya que dicha clandestinidad se hacia para evitar el rigor de la “Santa inquisición”.

El primer registro de un judío en Centroamérica data de 1558 cuando Diego Morales fuera arrestado por el Tribunal de la Santa Inquisición de Guatemala acusado de blasfemar contra la fe cristiana.

Los judíos de Trinidad

Considerando las razones previas y aunque existen algunos registros documentales del ingreso de judíos a Honduras desde 1580, los historiadores y arqueólogos nacionales no han logrado comprobar la existencia de núcleos de comunidades Judío Sefarditas en Honduras, pese a ello, las declaraciones de Shimon Agur, Embajador de Israel en Honduras, son una muy buena fuente al asegurar que los pobladores de Trinidad, Santa Bárbara, así como los de otros lugares del occidente de Honduras, son en efecto descendientes de los que llegaron en el siglo XVIII.

Según la investigación de Amaya Banegas, los apellidos Sefarditas: Arías, Pérez, Chávez, Castro, Medina, Toledo, Calderón, Fernández, Anchecta, Caballero, Cáceres, Domínguez, Enamorado, Espinóza, Fajardo, Gómez, Hernández, López, Leiva, Luna, Nuñez, Paredes, Perdomo, Pinto, Paz, , Rivera, Rodríguez, Tábora, Torres, Trejo y Zaldivar, son coincidentes con familias asentadas en Santa Bárbara, Copán, Lempira, Intibucá y Comayagua; (los marcados en negrita son 8 de los 16 apellidos Sefarditas más comunes).

No hay que olvidar que todo judío español o portugués, al convertirse al cristianismo debía cambiar su nombre y apellido hebreo por un nombre del santoral español y un apellido español.

Toda esta información ha sido tradicionalmente del conocimiento de los pobladores de Trinidad quienes desde siempre han asegurado dicha ascendencia y que con las declaraciones del Embajador Shimon Agur simplemente lo han afirmado de una fuente directa de Israel. Honduras is Great. TT/Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2qimY8K

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...