Mina de Agua Sucia una historia de hechos misteriosos

2097 views
Coma

*** Cuenta la historia, que hace muchos años en un pequeño poblado cercano al rio Cececapa llamado Los Plancitos, vivió un hombre que conocía la ubicación de la verdadera Mina de Agua Sucia.

Tegucigalpa, Honduras.

La leyenda de la Mina de Agua Sucia, es otra interesante historia de los hechos misteriosos que se dice suceden en algunas de las minas más antiguas de Honduras.

La Mina de Agua Sucia, de la cual habla esta leyenda está ubicada en el Municipio de Ilama, departamento de Santa Bárbara. Localidad que antiguamente era un pequeño poblado llamado Ilamatepeque, nombre que en Náhuatl significa “Cerro de la Mujer Vieja”.

La Mina de Agua Sucia

Cuenta la historia, que hace muchos años en un pequeño poblado cercano al rio Cececapa llamado Los Plancitos, vivió un hombre que conocía la ubicación de la verdadera Mina de Agua Sucia.

Sin que nadie supiera el motivo, cada viernes de la semana el hombre acudía misteriosamente a la Mina de Agua Sucia llevando consigo una gallina blanca y un manojo de velas de cera de castilla, con los cuales practicaba sacrificios en honor de la enigmática criatura que cuidaba celosamente el encanto y las riquezas de La Mina de Agua Sucia.

Mina de Agua Sucia, Ilama Santa Barbara Honduras

Un día, la única hija del hombre, ansiosa por descubrir el sitio al que su Padre se dirigía cada Viernes con la gallina y las candelas lo siguió con mucha cautela para no ser descubierta.

La astucia de la joven siguiendo a su padre fue tan grande que logró llegar al lugar donde estaba la Mina, pero su estancia fue fugaz pues al llegar al sitio vió como se levantaba un enorme remolino que se acercaba violentamente a ella, obligándola a huir y dejándola al descubierto frente a su Padre, quién enfurecido por tal atrevimiento la castigó severamente.

Y, es que no era raro que el hombre guardara celosamente la ubicación de la Mina de Agua Sucia, pues se dice que al afortunado hombre cada vez que llegaba a la mina se le aparecía un enorme lagarto de oro, el que después de los sacrificios ofrecidos le permitía al dichoso hombre cortarle un pedazo de su cola de oro macizo.

Los habitantes del pueblo aseguraban que el hombre viajaba a El Salvador a vender el oro que obtenía de La Mina de Agua Sucia, sin embargo, los aldeanos nunca supieron que la mina era el hogar del lagarto de la cola de oro que renacía. TT/Hondudiario. ExplorHonduras.

 

 

URL Corta: http://bit.ly/2qI1QsE
Coma