“San Felipe – Emisoras”, los taxis que transportan gratuitamente a “guerreros de la vida”

2106 views

***En este punto de taxis, antes que un conductor nuevo ingrese, debe aceptar las reglas establecidas, entre ellas, el no cobrar el pasaje en estos casos especiales  

Por: Gabriel Ortiz           Tegucigalpa, Honduras

Todos en alguna ocasión hemos utilizado el transporte colectivo, los famosos taxis, que para muchos son más rápidos y cómodos para movilizarse y por eso lo prefieren.

Según el Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT),  en Honduras, existían más de 17 mil unidades de taxis, hasta el 2017, distribuidos entre las ciudades de Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba y Choluteca.

Solo en Tegucigalpa y Comayagüela, se encuentran entre unos 90 a 100 puntos de taxis establecidos, que a diario transportan a miles de personas que hace uso de ellos.

Pero allá, en un rinconcito cerca del Hospital San Felipe, se encuentra un punto taxis de al menos 15 unidades, que tienen algo especial.

Se trata de la ruta “Emisoras Unidas, Lomas del Guijarro, San Felipe”, que por más de 15 años han mantenido una linda obra, no cobrarle el pasaje del transporte a personas con alguna discapacidad física, no videntes y también, a pacientes del Hospital Emma Romero de Callejas que sufren de cáncer.

Sí, son encargados de transportar a personas con ganas de seguir viviendo,  de luchar contra la adversidades de la vida, personas que pelean una batalla que necesita de estos pequeños “ángeles” y sus obras para lograrlo.

Según la despachadora de este punto, Merlin Paguada , la idea surgió de los fundadores, al  ver que muchas de estas personas que sufren de cáncer y van para el hospital, son de escasos recursos y se trasladan desde afuera de la ciudad, además, del alto costo económico que tiene el tratamiento de esta enfermedad.

Desde aproximadamente las 6:00 de la mañana que inician operaciones, hasta las 8:00 de la noche, entre unas 12 a 15 personas gozan de este beneficio a diario, algo que llena de satisfacción a doña Merlin, al igual que a los conductores de taxi del lugar.

“Nos sentimos satisfechos, porque viera que agradecidos son los pasajeros que gozan de este beneficio, ellos a veces regresan y nos dan las felicitaciones. Han habido ocasiones que hasta se vienen a despedir de nosotros cuando gracias a Dios han superado el cáncer, y eso nos da tanta alegría”, expresó con una sonrisa en el rostro.

Algo que secunda don Guillermo Morrison, uno de los conductores de taxi de este punto, quien con mucha emoción compartió que se siente bien al hacer esta obra en beneficio de otros.

“Yo me siento bien, porque en primer lugar hago una obra maravillosa delante de los ojos de Dios, y si amamos al prójimo también nuestro corazón se siente bien. Nosotros a veces miramos a través de las personas, la necesidad que tienen, entonces nos damos cuenta que su situación económica no está bien y por eso ayudamos con más ganas”, expresó don Guillermo.

Él agregó que le da mucho gusto poder servirle a este tipo de personas, y que lo hace con toda amabilidad, ya que quizá, han estado pasando malos momentos y una simple sonrisa de parte de ellos, les puede cambiar el día a sus pasajeros.

“Cuando hay un miembro de la familia enfermo, a veces los mismos familiares lo toman como un estorbo y no tienen tiempo para dedicarles, y a veces si la gente enferma le mira una sonrisa a uno, les cambia para bien su día, quizá es algo que en la familia no lo tienen, y nosotros como particulares tenemos que darla porque somos bendecidos por Dios”, detalló.

Añadió que, no duda hacer esta obra, ya que “muchos no videntes pueden dar fe de este punto, cuando van a trasladarse de un lado a otro y tienen que cruzarse la calle, nosotros aparcamos los carros y los pasamos a su destino”.

También dijo que “esto debe de nacer de cada uno de nosotros, tenemos que tener conciencia social para poder hacer esta obra, hay gente que le importa más el dinero o a las cosas materiales que hay en este mundo y no saben lo que significa hacer estas cosas.

Por otra parte, son de los pocos taxistas que dan el descuento de la tercera edad a los ancianos que usan sus servicios.

Carlos Bendaña es un señor de 65 años que usa los taxis de este punto y da fe acerca de esto.

“Tengo 5 años que viajo todos los días de ida y regreso, y me dan el descuento de la tercera edad, es el único punto de taxis que conozco yo en Tegucigalpa que lo da, sin necesidad que yo lo pida con solo verme me lo dan, a veces les digo bromeando “no, si yo no estoy tan viejo””,  contó don Carlos entre risas.

Estas unidades de transporte son recomendadas hasta por los doctores del Hospital San Felipe y Emma Romero, ya que en muchas ocasiones también han sido clientes del lugar.

Finalmente la despachadora de este punto, mandó un mensaje en general a la sociedad, ya que según ella, no es necesario tener mucho dinero para poder ayudar a otros.

Es cierto que ahorita la situación económica del país no es la mejor, pero también nosotros podemos ser parte del cambio, si aportamos aunque sea un granito, podemos hacer la diferencia en este país.

El punto del “San Felipe – Emisoras”, es un ejemplo para todos aquellos que quizá no le brindan un buen servicio a sus clientes, que con arrogancia y con una mala actitud trasladan a sus clientes, sin importar que sea un caso especial como los que consienten en este punto.

En la próxima ocasión que usted utilice taxis de este lugar, recuerde darles las gracias, sin duda se merecen un galardón por realizar esta obra que quizá para muchos es insignificante, pero en ocasiones pueden hasta salvar la vida de personas a las que trasladan con todo el gusto del  mundo.hondudiario/GO

URL Corta: http://bit.ly/2tqG6Un

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...