El Choro, nadie puede explicar cómo llegó a Intibucá

1768 views

***Resulta muy interesante que una de las etnias más antiguas de Honduras como es la Lenca, tenga al Choro como parte de su dieta ancestral lo que podría validar la existencia del hongo desde siglos antes que los españoles conocieran nuestro continente.

Tegucigalpa, Honduras.

El Choro, una delicia que crece en las montañas de Intibucá, Desde tiempos muy antiguos este hongo era considerado como “manjar de dioses”, sin embargo su fama la adquirió a raíz de una de las intrigas más famosas y macabras de la historia romana cuando Agripina envenenó a su esposo  Tiberio Claudio César Augusto Germánico

Hongo famoso por la muertes de un César

El plato favorito del emperador eran los “boletos”, nombre con que se conocían a todas los hongos comestibles en ese tiempo, aprovechando esa debilidad del Cesar,  Agripina en contubernio con la servidumbre mezcló las setas ahora conocidas con el nombre científico de Amanita Cesarea con otra variedad de hongos conocidos como Amanita phalloides, los que son sumamente venenosos, su plan fue exitoso y el emperador murió en la noche del 13 de Octubre del año 54 d.C. y finalmente Nerón se convirtió en emperador, es así que el “Boleto” supuesto causal de su muerte adquirió el nombre de Amanita Cesarea, el hongo de los césares, y literalmente hablando “Claudio tomó el boleto al otro mundo”…

La Amanita Cesarea es un alimento de gran estima especialmente en Italia y Suiza donde un kilo de hongos de buena calidad llega a alcanzar un precio de 100 €, un hongo que no es frecuente encontrarlo y menos frecuente es pensar que crezca de forma silvestre al otro lado del mundo, recorrido que hasta la fecha nadie ha podido certificar la forma como el Amanta Cesarea llegó a las montañas de Intibucá donde es conocido como “Choro“.

El Choro hondureño

La presencia de estos hongos en América es aún un misterio, la teoría más extrema viene desde el tiempo de la formación de los continentes cuando se supone que una parte de lo que es Europa y América coincidieron en la existencia de tal manjar y que pronto y debido a la deriva continental es que se encuentra raramente en América.

La teoría más aceptada es que podríamos suponer que en el tiempo de la conquista más de alguno de los españoles que era aficionado a las setas trajo a este continente muestras de Amanita Cesarea y las plantó en la zona de Intibucá donde dicha especie encontró las condiciones idóneas para multiplicarse, es así que el Choro crece de forma silvestre entre los meses de Junio y Julio en las montañas de Intibucá y de forma menos cuantiosa en departamentos vecinos

¿Existió antes que vinieran los españoles?

Resulta muy interesante que una de las etnias más antiguas de Honduras como es la Lenca, tenga al Choro como parte de su dieta ancestral lo que podría validar la existencia del hongo desde siglos antes que los españoles conocieran nuestro continente, en adición a este punto, los lencas aseguran que el Amanita Cesarea ya existía en Honduras y cuando los españoles llegaron se maravillaron por su sabor asociándolo a los “Cantarines” que crecen silvestres en España.

Sea como sea, es un misterio la forma como los Choros llegaron a Honduras, pero no es un misterio que son uno de los platos más deliciosos de la gastronomía hondureña.

Como tributo a su majestad El Choro se viene realizando desde hace más de una década El Festival del Choro y El Vino en la ciudad de La Esperanza, una oportunidad única para que los turistas degusten este manjar de Los Césares en su versión hondureña.

El festival se realiza en el mes de Junio de cada año y en ese espacio usted puede tener acceso a una enorme variedad de platos y bebidas preparadas con frutas nativas de la zona, además de disfrutar de una enorme variedad de actos culturales que se desarrollan en la “Ciudad del Manto Blanco”. Honduras, Is Great. TT/Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2LLU89L

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...