Los filtros de redes sociales afectan tu percepción: se llama ‘dismorfia de Snapchat’ y puede ser peligroso

484 views

¡Los filtros de redes sociales son divertidos! Puedes lucir como un perro cachorro, un gato o una princesa de las hadas, ¡o simplemente sexy! Como, ligeramente más sexy de lo que realmente eres. Igual que tú, pero lavado y esculpido hasta que tengas una barbilla más aguda que el monte Cervino y la complexión de una bola de algodón.

El problema es que cuando modificas una foto y el resultado es una versión mejorada de ti, puedes comenzar a pensar que así es como deberías lucir. Los médicos estéticos se están dando cuenta de que las personas que llevan fotos con filtros, o que sacan autorretratos inalterados para señalar lo que quieren corregir. Lo llaman “dismorfia de Snapchat”, y aunque el término ha existido por un tiempo, un artículo reciente en la Cirugía Plástica Facial de JAMA pone el foco en el tema.

“En general, las aplicaciones de redes sociales, como Snapchat y Facetune, están proporcionando una nueva realidad de belleza para la sociedad actual”, dice el artículo. “Estas aplicaciones le permiten a uno modificar su apariencia en un instante y ajustarse a un estándar de belleza poco realista y, a menudo, inalcanzable”.

El artículo afirma que el fenómeno puede meterse con nuestras cabezas, fomentando algunas ideas poco saludables sobre lo que realmente vemos en el espejo, y en nuestros teléfonos.

Estamos continuamente en contacto con nuestra propia imagen…

El doctor Patrick Byrne, director del Departamento de Plástico Facial y Reconstructivo de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, dice que la raíz del problema es bastante simple: en la era del selfie, las personas simplemente ven sus rostros (y cuerpos) más.

Sin mencionar que no eres solo tú el que ve tu rostro todos los días. Las plataformas de medios sociales, los foros en línea e incluso las aplicaciones de citas significan que, a menudo, la primera, y a veces única, versión de nosotros mismos que otras personas encuentran es una imagen digital. En un conjunto reciente de estadísticas de la Academia Estadounidense de Cirugía Facial Plástica y Reconstructiva, el 55% de los cirujanos plásticos faciales informaron haber visto pacientes que querían mejorar su apariencia en selfies en 2017, un aumento del 13% con respecto al año anterior.

… y eso afecta la propia percepción de nosotros mismos

Cuando ves tu rostro docenas de veces al día, hay muchas oportunidades para obsesionarte con pequeñas imperfecciones que otras personas pueden no notar, y que pueden llevar a sentimientos de insatisfacción e incluso dismorfia.

Byrne dice que ve la desconexión entre la realidad, las imágenesreflejadas y las fotos con frecuencia en su práctica.

“Siempre he entregado a los pacientes un espejo, lo han tomado y hemos discutido lo que querían”, dijo. “Ahora, lo que sucede al menos una vez por semana, es que le entregaré un espejo a alguien, lo mirará por un momento, se frustrará y dirá: ‘No puedes verlo aquí’ y me mostrará una foto. Y eso es increíble, porque estamos mirando la misma cara a través de diferentes medios. Les molestan sus imágenes pero no sus reflejos”.

Los problemas de la percepción alterada

Esta brecha de percepción, combinada con la tendencia natural a criticar íntimamente la propia cara, puede causar problemas psicológicos graves que no pueden abordarse en la oficina de un cirujano plástico, dice el artículo.

El artículo de JAMA describe el trastorno dismórfico corporal como “una preocupación excesiva por un defecto percibido en la apariencia, clasificado en el espectro obsesivo-compulsivo”.

“El trastorno es más que una inseguridad o una falta de confianza”, dice. Las personas que lo sufren “a menudo hacen todo lo posible para ocultar sus imperfecciones… y pueden visitar dermatólogos o cirujanos plásticos con frecuencia, con la esperanza de cambiar su apariencia”.

Byrne dice que es difícil para los profesionales identificar cuándo un paciente tiene pensamientos dismórficos reales, en lugar de solo una expectativa poco realista de lo que se puede o se debe hacer por ellos.

Lo que estos pacientes necesitan no es una nariz nueva o algunos inyectables, dice Byrne. Necesitan ayuda psicológica, ya que el desorden por dismorfia corporal está relacionado con desórdenes alimentarios y depresión.

La realidad sobre la percepción

“La única cara en el mundo que nunca puedes ver es la tuya”, dijo Byrne.

Piénsalo. Solo ha visto reflejos de ti mismo, o imágenes, o posiblemente los lados de tu nariz si cierras un ojo. Incluso tú no sabes exactamente cómo te ves. Entonces, cuando alteras las fotografías, solo estás creando una imagen no confiable sobre otra y corrigiendo imperfecciones que el observador promedio puede no notar de todos modos.

Está claro que la “dismorfia del selfie”, tal como la describen los dermatólogos y los cirujanos plásticos, es más que solo querer parecerse a una versión idealizada de ti mismo, tan fácilmente accesible con filtros y aplicaciones de retoque. También se trata, en primer lugar, de lo que ves que necesitas corregir, y cómo lo comparas con las fotos de otras personas, a menudo tan retocadas como las tuyas pero presentadas como realidad.

“Creo que esa es la clave, más que solo la tecnología en sí”, dijo Byrne.

Entonces, de alguna manera, la cara que vemos en la selfie es una representación precisa de nosotros mismos, pero no de nuestro ser físico. Es un reflejo de nuestros ideales, aspiraciones e inseguridades, y eso puede ser tan distorsionante como cualquier filtro de fotografía.(CNN)

 

 

URL Corta: http://bit.ly/2OWgWpI

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...