Los Choros una delicia de Intibucá

3636 views
Coma

*** Su nombre científico es Amanita cesárea, y es comúnmente conocido como amanita de los césares, oronja, huevo de rey o yema de huevo, pero en Honduras es conocido simplemente como Choro.

Tegucigalpa, Honduras.
Los Choros Intibuca Honduras

Los Choros son una especie de hongo de exquisito sabor que solo nacen en los Municipios de la Esperanza e Intibucá, Honduras.

Su nombre científico es Amanita cesárea, y es comúnmente conocido como amanita de los césares, oronja, huevo de rey o yema de huevo, pero en Honduras es conocido simplemente como Choro.

Su apariencia llamativa y exótica lo convierten en una atracción turística de la zona, el delicioso sabor y olor de su carne lo convierten en una atracción culinaria que todos desean degustar, por esta razón los Choros son un orgullo Catracho que ocupan el onceavo lugar en la lista de las 30 Maravillas de Honduras.

Características de Los Choros

Los Choros son un tipo de hongo o seta que pertenecen a la familia Amanitaceae, al género Amanita y a la especie A. Caesarea, de donde proviene su nombre científico.

Los Choros Amanita caesárea Intibucá

Es originario de Europa y Norte de África y se desconoce la manera en que llegaron a Honduras, pero es muy posible que llegaron a América con los conquistadores españoles. Aunque son de origen europeo, allá esta especie no se da en abundancia, como si sucede en las selvas hondureñas.

Tiene un píleo o “sombrero” que mide entre 8 y 20 centímetros y es de un bello color anaranjado vibrante o rojo y su sombrero es casi plano, como una sombrilla abierta, su textura es lisa, sin puntos. Pero cuando están jóvenes el sombrero es un poco redondeado. Las láminas, o sea las pequeñas membranas que posee el hongo abajo de su sombrero son un color amarillo dorado. El tallo es cilíndrico del mismo color amarillo dorado de las láminas y mide entre los 8 y 15 centímetros de alto por 2 o 3 centímetros de diámetro.

Cuando nacen estos hongos se parecen a un huevo de gallina, se ve como asoma la sombrilla amarilla o rojiza como si fuera la yema del huevo, mientras que parte de su tallo de color blancuzco lo rodea como si fuera la cascara blanca de un huevo.

Los Choros poseen un sabor tan exquisito que en la antigüedad era el plato especial de los césares, y en los países europeos de donde es originario este hongo comerlo es todo un lujo pues el kilo puede llegar a costar hasta 100 Euros.

La cosecha de Los Choros

Los habitantes de La Esperanza e Intibucá conocen muy bien el momento de la llegada de los Choros, según ellos sucede después de la primera lluvia de mayo. Específicamente entre el 15 de mayo y 15 de Junio.

Los Choros Amanita caesárea Intibuca

Los Choros Intibucá Honduras

A los Choros también les llaman “hongos mágicos” pues nacen sin que nadie los haya plantado solamente aparecen como por arte de magia o como un regalo divino.

Otra característica especial de los choros es que para nacer necesitan un buen baño de sol. Es decir, después de la lluvia debe salir el sol, si el sol no sale tampoco salen los choros. Es un hermoso evento natural del que ellos son testigos año con año.

Después de la lluvia y el sol, se pueden ver al pie de los árboles, entre las hojas secas los pequeños puntos rojos que comienzan a nacer y lo más sorprendente es que en cuestión de horas crecen hasta alcanzar unas 10 pulgadas de alto.

Si la lluvia sucedió por la mañana, los pobladores deben esperar hasta la tarde o la mañana del día siguiente para cortarlos y consumirlos o venderlos. Generalmente los venden en la orilla de la carretera principal o en los mercados.

Lo más curioso es que parece que a los Choros no les agrada el exceso de lluvia, pues cuando a mediados de mayo las lluvias se vuelven más fuertes y frecuentes los choros desaparecen.

Los Choros fueron descubiertos por los indígenas Lencas de la zona y desde entonces este delicioso hongo forma parte de su alimentación. En la actualidad, los habitantes de estos municipios llevaron más adelante su pasión y gusto por los choros, pues lo convirtieron en su principal plato típico y para darlo a conocer al resto de hondureños y al mundo crearon su famoso Festival del Choro y el Vino, el cual se celebra entre el 22 y 25 de Junio de cada año.

Hongo venenoso Amanita muscaria

No confundir los Choros con otra especie venenosa

Si visita Intibucá y desea degustar los Choros, nunca intente recolectarlos usted mismo, siempre debe hacerlo alguien que los conoce muy bien ya que existe una especie similar pero que es muy venenosa.

Hongo venenoso Amanita muscaria

Estamos hablando de la “falsa oronja” (Amanita muscaria) una especie muy parecida al choro, su sombrero es de color rojizo o escarlata y casi redondo cuando son jóvenes y plano cuando están bien desarrollados y tiene puntos blancos.

Este hongo posee una sustancia tóxica llamada “muscimol” que es un potente alucinógeno. Cuando se consume en dosis muy altas tiene un efecto neurotóxico y si se consume cuando el hongo está seco tiene efectos alucinógenos, en dosis muy altas puede incluso inducir a la persona al coma.

La característica principal para diferencial al choro del hongo venenoso son el pie y sus láminas (membranas que posee el hongo debajo del sombrero). Las láminas y el pie del choro son de color amarillo dorado mientras que el del hongo venenoso (Amanita muscaria) son de color blanco. ExplorHonduras. TT/Hondudiario.

URL Corta: http://bit.ly/2sHWwr5
Coma