El Cerro San Juanillo una leyenda de Jesús de Otoro

2993 views
Coma

*** Todo comienza en la tranquilidad de los caseríos La Danta y Piedras Gordas que están ubicados al pie del Cerro San Juanillo, donde sus habitantes se dedican a la agricultura, pero viven temerosos del cerro.

Tegucigalpa, Honduras.
La Iglesia de Curaren Francisco Morazan

El Cerro San Juanillo, es una leyenda que nace en la tranquila comunidad de Jesús de Otoro, perteneciente al departamento de Intibucá.

Desde este pintoresco pueblito, en días despejados se puede apreciar el misterioso Cerro San Juanillo con su peculiar forma puntiaguda, coronando la imponente Sierra de Montecillos.

Para los pobladores de Jesús de Otoro el Cerro San Juanillo es un símbolo de la comunidad porque este se muestra imponente frente a sus ojos, su belleza es innegable, pero su especial belleza también transmite sentimientos enigmáticos o de temor en los habitantes.

Los Misterios del Cerro San Juanillo

Todo comienza en la tranquilidad de los caseríos La Danta y Piedras Gordas que están ubicados al pie del Cerro San Juanillo, donde sus habitantes se dedican a la agricultura, pero viven temerosos del cerro.

Todos trabajan en las tierras bajas del cerro y nadie se atreve a penetrar su espesa vegetación de día, y mucho menos de noche porque se dice que todo aquel que lo ha intentado jamas ha regresado, es decir que desaparecen misteriosamente como si la montaña se los tragara.

Cerro San Juanillo Leyenda Jesús de Otoro

Esto ha dado lugar a una gran cantidad de especulaciones entre los pobladores que han presenciado los desaparecimientos, sin embargo no han sido capaces de descubrir el misterio y solo se limitan a advertir a todos los aventureros que desean explorar las escarpadas laderas del Cerro que desistan de sus intenciones porque algo malo les puede suceder.

Se dice que, poco después del anochecer desde la cima del Cerro San Juanillo se escucha el canto de un gallo y en ocasiones el repique de campanas.

Cerro San Cristobal Danli Honduras

Hasta la fecha, la historia más sorprendente que se cuenta del cerro San Juanillo es la de Juan Hernández, hoy un campesino mayor, padre de 8 hijos. Hace más de 30 años atrás, cuando Juan era apenas un pequeño niño que habitaba en La Danta, caminaba hacia el pueblo y en vez de tomar el camino correcto comenzó a subir el cerro por un camino que parecía interminable.

Luego de caminar por horas y ya cansado llegó a un espectacular paraje lleno de árboles frutales y exóticas flores que lucían radiantes por la claridad que brindaba el cielo despejado de nubes. El niño relató que el ambiente en aquel lugar era casi mágico, lleno de paz y felicidad. Al llegar la noche el sitio no perdió su belleza, delicadamente iluminado por la luna. Se refugió bajo un árbol y allí permaneció hasta que el sueño lo domino, al despertar estaba a la orilla del camino real. Todo parecía un bello sueño, una fantasía tan bella que asegura que hubiera querido quedarse por allí por siempre.

También se cuenta que, en una ocasión llegaron a Jesús de Otoro 2 hombres procedentes de Comayagua con la intención de escalar el famoso Cerro San Juanillo, a pesar de las advertencias. Sin embargo no lograron su objetivo pues sus cadáveres fueron encontrados entre la maleza 3 días después de iniciado el recorrido.

Otro suceso jamás olvidado por los Otoreños es el caso de un norteamericano que llego una fresca mañana a la comunidad, llevaba todos los implementos necesarios para la exploración del Cerro, desde botas, cantimplora, sombrero, mochila, etc.

Para su recorrido busco la ayuda de un guía del lugar y juntos, en una mañana soleada iniciaron su aventura por el Cerro San Juanillo… Todos presintieron que aquel viaje terminaría mal, y en efecto así fue. El guía apareció muy débil, casi a punto de morir de hambre y sed en una zona casi impenetrable de la montaña denominada “El Palmar” y al Gringo lo encontraron muerto 15 días después a la orilla del camino real, su cuerpo estaba en buen estado y fue retirado del lugar por miembros de La Misión Americana.

No se sabe lo que sucedió, aunque se hicieron las investigaciones pertinentes porque ellos consideraron absurdas las explicaciones brindadas por el guía que acompaño al norteamericano; al interrogarlo este expresó que llegaron a un lugar del bosque lleno de árboles frutales y flores bellas de colores y formas jamás antes vistas por él, también habían gran cantidad de aves de bellos cantos.

El guía aseguro que el Gringo al ver la enorme belleza del sitio, se entusiasmó tanto que quiso seguir adelante, pero que el sintió miedo de avanzar y decidió regresar. Esto es lo que aseguro en su momento el hombre que acompaño al norteamericano en la exploración del Cerro San Juanillo, sin embargo nada de esto pudo ser comprobado y el caso se quedó en el misterio también.

Así como estas hay muchas historias que se cuentan en Jesús de Otoro, sobre el misterio que rodea al Cerro San Juanillo y las desgracias ocurridas a todo aquel que se atreve a escalarlo.

El Cerro San Juanillo está en Jesús de Otoro y se muestra imponente, bello y con aparente tranquilidad a todos, sin embargo se dice que por los menos los pobladores de las legendarias comunidades que lo rodean no se atreven a explorarlo y advierten de los peligros a todos los intrépidos forasteros que desean hacerlo.

¿Mentira o realidad? No lo sabemos. Pero siempre que llegamos a un lugar desconocido, con la intención de explorar algún sitio es mejor tomar en cuenta las recomendaciones de los expertos y en todo caso de los habitantes de la comunidad ya que ellos conocen mejor que nadie todo lo que pasa. TT/Hondudiario. ExplorHonduras.

URL Corta: http://bit.ly/2JmyHj9
Coma