Xiomara Herrera: El claro ejemplo de que “cuando se quiere, se puede”

1135 views

**Xiomara Herrera es maestra en el Programa de Rehabilitación de Parálisis Cerebral Prepace, donde comenzó a laborar en el 2006, hasta la fecha.

Por: Gabriel Ortiz

Tegucigalpa, Honduras

La frase, “cuando se quiere, se puede” quizá sea una de las más trilladas y que las personas a diario suelen escuchar para muchas ocasiones, pero sin duda es una realidad.

Realidad de la que puede dar fe una hondureña, que a pesar de haber nacido con una discapacidad, no ha sido obstáculo para poder realizar cada uno de las metas que se ha propuesto.

Se trata de Sandra Xiomara Herrera, una mujer que sufre de la discapacidad visual, desde que nació en un pueblo del municipio de Soledad, El Paraíso.

Xiomara es la mayor de siete hermanos, graduada como maestra de educación primaria y licenciada en Pedagogía y con un hijo de 21 años, de nombre Fernando Madrid, al que describió como su experiencia más bonita, ya que gracias a Dios “es muy tranquilo ha sido una bendición”.

En exclusiva a Hondudiario, esta mujer luchadora, a la que la vida le puso muchos obstáculos desde que sus papás se dieron cuenta que no miraba a los 5 meses de nacida, cuenta que siempre ha recibido el apoyo de su familia.

“Mis papás y familia siempre me apoyaron, ellos siempre me explicaban que tener una discapacidad no significaba que yo era diferente a los demás”, dijo Herrera con una sonrisa en su rostro.

Con movimientos descoordinados en sus ojos, debido al poco control que tiene sobre ellos, Xiomara continuó diciendo que cuando era niña, estudió en la escuela para ciegos Pilar Salinas, luego en el Instituto San Francisco para después continuar sus estudios en la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio, convirtiéndose así, en la primera persona con discapacidad que se graduó en esta institución.

Desde ahí comenzó uno de sus retos más grandes, al buscar una opción laboral, luego de salir embarazada, ya que debido a su condición, se le volvió un tanto difícil.

“Cuando salí embarazada fue una etapa muy triste, porque yo quería trabajar y no se me daba una oportunidad… lo que uno necesita son oportunidades y eso es lo que no se tiene en este país, que se le facilite el ser incluido laboralmente”, añadió Xiomara.

A pesar de ello, esta hondureña sabía cuál era su deseo y siguió tocando puertas, hasta que se le dió la oportunidad para ser maestra en el Programa de Rehabilitación de Parálisis Cerebral Prepace, donde comenzó a laborar en el 2006.

“La experiencia ha sido muy bonita porque trabajo con jóvenes con discapacidad totalmente diferente a la mía y durante todo mi trabajo ha sido un proceso, ya que he sido capacitada en enfoque de derechos, he tenido la oportunidad de viajar a Nicaragua, El Salvador y hace unos meses atrás en Bruselas”, contó.

Un año más tarde, ingresó a la universidad, algo que no fue fácil, “pero cuando se quiere, se puede”.

“Algunas clases que eran un poquito difíciles, ya que a todos se nos dificultan unas clases más que a otros, pero querer es poder”, expresó Xiomara acerca de su carrera.

Continuó mencionando que, supo llevar este reto hasta graduarse como pedagoga gracias a “en primer lugar, con la ayuda de Dios, yo soy una mujer cristiana y a Dios no lo podemos dejar desapercibido, Él es el que hace todo, su palabra dice que ni siquiera la hoja de un árbol se mueve sino es su voluntad, además, el apoyo de mi familia ya que siempre han estado cerca de mí”.

Xiomara Herrera además ha representado a Honduras en muchos foros a nivel internacional, donde ha sabido llevar muy en alto la bandera “catracha”.

“Es un reto representar a Honduras, porque hay que luchar para alcanzar los objetivos propuestos y que se vea que en nuestro país, aunque muchas veces no se logran por falta de oportunidades, las personas con discapacidad tenemos una necesidad de seguir luchando para alcanzar las metas”, acotó.

Asimimo, dijo que uno de sus sueños por alcanzar es sacar una maestría en Diseño Curricular o Psicopedagogía, ya que le gusta mucho trabajar con niños y jóvenes y ahí, pero que aún se encuentra analizando la oportunidad, ya que estos estudios son muy caros y actualmente no cuenta con los recursos necesarios.

Herrera además, aprovechó la oportunidad para enviar un mensaje de esperanza y de motivación a todos los que por uno u otro motivo, han dejado de soñar y han dejado sus proyectos a un lado.

“Yo les diría todos que cuando se quiere se puede, no existen barreras para alcanzar las metas y a las familias, que apoyen a sus hijos e hijas, para que puedan alcanzar las metas propuestas, no hay nada más bonito que contar con el amor y apoyo de la familia porque la parte afectiva es muy importante para lograr todo eso”, finalizó esta mujer ejemplo de lucha y perseverancia.

URL Corta: http://bit.ly/2Q5hIUL

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...