La dorada ciudad de Comayagua, también conocida como “La Antañona”

1039 views

*** Comayagua es conocida en la actualidad como “La Antañona. La llaman así porque además de ser una de las ciudades más antiguas de Honduras, aún mantiene gran parte de sus edificaciones con valor arquitectónico de la época colonial.

Tegucigalpa, Honduras

 La antigua Ciudad de Comayagua con un dorado pasado, lleno de historia, evidencia de ello son sus iglesias antiguas, con su impresionante catedral, diversas plazas coloniales, museos interesantes, así como la arquitectura civil republicana.

Esta ciudad es insigne para Honduras, fundada por el capitán español Alonso de Cáceres en el año de 1537.

Comayagua es conocida en la actualidad como“La Antañona”. La llaman así porque además de ser una de las ciudades más antiguas de Honduras, aún mantiene gran parte de sus edificaciones con valor arquitectónico de la época colonial.

Fue capital de la provincia y del Estado Honduras desde 1825; siendo un importante centro religioso y político por más de tres siglos, hasta que el presidente Marco Aurelio Soto trasladara la capital del país, a la ciudad de Tegucigalpa en 1880.

Comayagua, es una de las maravillas de Honduras; se ha convertido en una atracción nacional e internacional para el turismo. Cada semana Comayagua recibe más de 200 turistas interesados en la herencia colonial.

Durante la temporada de Semana Santa, esta ciudad se convierte en la capital del turismo religioso de Honduras.

La Catedral de Santa María en el corazón de la ciudad, cuenta con uno de los relojes más antiguos de América. La Iglesia de la Merced, es la primera iglesia edificada en la ciudad. Asimismo,Comayagua cuenta con las iglesias de San Francisco y la Iglesia de Indios de San Sebastián.

En Comayagua también se encuentra el Palacio Episcopal y Colegio Tridentino de Comayagua. Este importante edificio ocupa, junto al colegio Tridentino, una manzana completa. La primera construcción, residencia del obispo, estaba ubicada detrás de la actual Catedral y fue conocida con el nombre de “Las Casas Episcopales”.

Construidas a inicios del siglo XVII. Actualmente el Palacio Episcopal sigue siendo la residencia y oficinas del Obispo y una parte de sus instalaciones ha sido orientada para albergar el Museo de Arte Religioso.

Las Ruinas de la Casa Real, fue diseñado por don Baltasar de Maradiaga y construido entre los años de 1,739 y 1,741, siguiendo órdenes del Gobernador de Honduras don Francisco de Parga y por la cantidad de 12 mil tostones. FH/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2RfqHU8

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...