Alrededor de 200 mil personas padecen de epilepsia en Honduras

1785 views

*** Según estudios realizados en el país, se han evaluado más de 90 comunidades alrededor de Honduras, y se encontró que la prevalencia era variable de 1 hasta 2.3 casos por cada 1000 habitantes, con una cantidad total de 100 a 200 mil hondureños que padecen de epilepsia en el territorio hondureño.

Fernando Herrera
Tegucigalpa, Honduras

El próximo lunes se celebra el Día Internacional de la Epilepsia, evento especial que promueve el conocimiento de la enfermedad en más de 120 países el segundo lunes de febrero de cada año, incluyendo a Honduras.

En esta fecha, los pacientes de la enfermedad en el mundo se reúnen para celebrar y resaltar los problemas que enfrentan con la epilepsia, lo anterior, como una iniciativa conjunta de la Oficina Internacional para la Epilepsia (IBE) y la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE), ambas abreviadas así, por sus siglas en inglés.

En ese sentido, la ILAE propone que la epilepsia sea considerada una enfermedad cerebral definida por una de estas tres condiciones: 1.- Al menos dos crisis epilépticas no provocadas (o reflejas), que ocurran en un plazo superior a 24 horas, 2.- Una crisis epiléptica no provocada (o refleja) y un riesgo de presentar nuevas crisis similar al derivado tras tener dos crisis no provocadas (de al menos un 60 por ciento de probabilidad de recurrencia en los próximos 10 años) y 3.- Cuando se diagnostica un síndrome epiléptico.

El epileptólogo Marco Tulio Medina, indicó que, en Honduras ya se han llevado a cabo trabajos de investigación, sobre lo que se denomina la prevalencia de epilepsia, la cual fue llevado a cabo por el Posgrado de Neurología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en conjunción con médicos en servicio social.

En este estudio se evaluó más de 90 comunidades alrededor de Honduras y se encontró que la prevalencia era variable con 1 hasta 2.3 casos por cada 1000 habitantes, con una cantidad total de 100 a 200 mil hondureños que padecen de epilepsia en Honduras, según el experto.

Hay algunas comunidades hondureñas en donde se presentan más casos de epilepsia, debido a ciertos factores; dentro de estas comunidades se enumeran: el Municipio de Salamá- Olancho que tiene una prevalencia de 2.3 casos por cada 1000 habitantes, siendo una de las prevalencias más altas del país.

Asimismo, en las colinas de Santa Bárbara se encontró prevalencias elevadas y en la zona de Choluteca en varios municipios.

Las causas por las cuales hay mayor prevalencia en estas comunidades se debe a la presencia de un parásito del sistema nervioso central denominado cisticercosis, asimismo la consanguinidad, lo cual hace más alta la posibilidad de tener un tipo de epilepsia de causa genética.

Origen de la enfermedad

El epiletólogo hondureño, apuntó que en Honduras la epilepsia ha sido estudiada ampliamente, se han hecho estudios genéticos, junto al doctor Antonio Delgado Escueta desde hace 26 años, de tal manera que se ha logrado descubrir al menos tres genes de la mencionada enfermedad en el país.

“Esto nos llevó a que en los últimos años lográramos producir una patente con el doctor Escueta, la doctora María Alonzo, dos investigadores japoneses y mi persona, esta patente se denomina: Composiciones y métodos para el diagnóstico y tratamiento de la epilepsia”, acotó Medina.

Explicó que, en el caso anterior, la epilepsia es de origen genético y se logra dar mejoras mediante estrategias que pudieran resolver ese factor.

Agregó que, “hemos logrado descubrir que en Honduras una de las causas más comunes de epilepsia es la neurocisticercosis, provocada por un parásito que se adquiere por contaminación fecal; no es por comer carne de cerdo, como la gente considera”, aclaró.

También, puede ser provocada por pequeños derrames cerebrales, hay múltiples causas de la epilepsia y se originan en el caso genético, cuando las neuronas empiezan a tener descargas eléctricas anormales a una mutación genética, explicó.

Añadió que, en caso de la epilepsia debido a una lesión cerebral, ocurre porque las neuronas se dañan a nivel cerebral y empiezan igualmente a descargar, luego presentan anormalidades que se traducen en síntomas de diferente índole, que pueden ser crisis tonico-clónicas, más conocidas por las convulsiones.

“Pero existen otro tipo de crisis como las ausencias, movimientos mioclonías, atónicas, tónicas, los espasmos infantiles y las crisis focales o parciales; ejemplo de estas últimas es que una persona sienta un calambre en una mano, brazo o tener una contracción en ese lado”, manifestó el especialista.

Síntomas previos al diagnostico  

Son específicamente las crisis epilépticas, mismas que pueden denominarse crisis generalizadas o crisis focales o parciales.

En esa razón, Medina detalló que, “entre las crisis focales, se pierde alteración de la conciencia, la persona queda como ida, pero empieza a hacer múltiples movimientos; por ejemplo, mover la boca como si estuviera comiendo un confite, o frotándose las manos y desconectada sin reconocer las personas a su alrededor”.

 

¿Cómo se diagnostica?

Según el doctor Medina, la epilepsia se debe de diagnosticar siguiendo criterios clínicos de electroencefalografía y estudios de imágenes, de acuerdo con la ILAE, tal enfermedad es causada por factores adquiridos con lesiones estructurales o metabólicas en el cerebro y por causas genéticas.

“Para hablar de epilepsia, una persona debe de tener más de dos crisis separadas por 24 horas, también se puede diagnosticar la epilepsia, si una persona tiene una sola crisis y tiene un 60 por ciento de riesgo de tener una segunda crisis y finalmente lo que llamamos los síndromes epilépticos, considerados como formas dentro de la enfermedad”, infirió.

Dentro de estos síndromes, está el de Dravet, Espasmos Infantiles o Síndrome de West, entre otros.

Los Síndromes epilépticos son formas de la enfermedad específicas, que han sido evaluadas por los diferentes epileptólogos alrededor del mundo y estos usualmente ocurren en la lactancia, niñez y adolescencia.

Dentro de estos síndromes se encuentra la epilepsia de la ausencia de la niñez, episodios en el cual un niño se desconecta por unos segundos y luego regresa a su conciencia.

“De esta forma de epilepsia ahora sabemos que hay algunas mutaciones en el sector GABA, en Honduras logramos determinar una mutación genética de este tipo, que fue confirmado con el grupo de trabajo de la Universidad de California en los Ángeles”, explicó el galeno.

Asimismo, manifestó que, la epilepsia mioclónica juvenil, ocurre en la adolescencia, la cual actúa con sacudidas en los brazos, ausencias y convulsiones; este es un síndrome y en el país se han logrado identificar al menos dos genes de esta epilepsia con el apoyo de la Universidad de California y del Consorcio Genes.

Los Síndromes epilépticos ocurren en una edad especifica con manifestaciones precisas.

En ese sentido, Medina dijo que, la manera de como se diagnostica la epilepsia es con la historia clínica pero particularmente, ahora con el advenimiento que se cuenta con las cámaras en los teléfonos de las personas, es fácil firmar los episodios que tiene una persona y un médico puede ver qué tipo de crisis es.

De igual manera, afirmó que se puede diagnosticar por medio del examen neurológico y la historia familiar.

Comentó que, en el caso de la historia familiar, mediante la realización del árbol genealógico, tratando de determinar si hay algunas personas que padecen de epilepsia, de tal manera que se pudiera sospechar que la enfermedad tiene una raíz genética.

Herramientas utilizadas para el diagnostico

Según el experto, una de las herramientas más importantes, actualmente usadas para el diagnóstico es el electroencefalograma, el cual determina las ondas del cerebro y permite ver si la persona tiene actividad epiléptica.

Las actividades epilépticas en el electroencefalograma pueden ser la presencia de puntas, de polipuntas o de complejos punta-onda lenta y otro tipo de trazados que son compatibles con anormalidades epilépticas, aseguró el médico.

“También se utiliza el video encefalograma, que consiste en la filmación simultanea de la actividad eléctrica cerebral”, afirmó.

Puede también hacerse lo que se denomina como Holter electroencefalográfico o incluso filmaciones de larga duración con electroencefalografía, añadió.

Además, Medina expresó que, otro tipo de método de la epilepsia que ayuda a ver la causa, son los estudios de imagen, tal como la tomografía axial computarizada, la cual permite ver el cerebro, así como la imagen de resonancia magnética que deja evaluar el cerebro y determinar la causa.

Señaló que, “actualmente se están llevando estudios de ácido desoxirribonucleico (ADN), para evaluar si existe o no mutaciones específicas”.

¿Cuántas formas de esta enfermedad existen?

“Podemos decir que son cientos de diferentes tipos de epilepsias; estas se clasifican en: estructurales o metabólicas, en este tipo, pueden ser secundarias a un tumor cerebral, también enfermedad cerebrovascular a un traumatismo craneoencefálico a neurocisticercosis”, expresó el epiletólogo.

Detalló que, “el segundo tipo de epilepsias son las genéticas, en estas hay múltiples formas, podemos decir que cientos, dentro de las cuales hay más graves como la enfermedad de Lafora, pero las hay no tan graves y benignas como es el caso de la epilepsia de ausencias de la niñez o la mioclónica juvenil”.

Hay un grupo de epilepsias de las cuales todavía no se saben las cusas, de tal manera, que hay un número significativo de estas enfermedades que provienen de diferentes factores y que deben de ser tratadas de forma distinta, es depende del tipo de lesión o de herencia, explicó.

¿Hay cura?

Respondiendo a la pregunta, el especialista dijo que, puede llegar a curarse en forma espontánea, las ausencias desaparecen al llegar a la edad adulta; hay formas de epilepsia que pueden ser fácilmente tratadas con epilépticos específicos.

“En general existe un 70 por ciento de las epilepsias que pueden ser bien controladas, pero hay un 30 por ciento que requieren cirugía de epilepsia”, expresó el médico.

Continuó, “en Honduras iniciamos la cirugía de epilepsia desde hace 15 años y hemos logrado operar más de 25 pacientes, de los cuales, un gran porcentaje de ellos se han curado”.

En esa razón, citó un ejemplo: “tenemos pacientes que tienen 10 o 15 años, en los cuales la epilepsia desapareció después de la cirugía con ayuda de medicamentos para controlar la enfermedad”.

Recalcó que, solo el 30 por ciento de las epilepsias son las que se denominan difíciles controlar.

“No solo el tratamiento quirúrgico puede llegar a curar la epilepsia, en el caso particular de la epilepsia lóbulo temporal, una cirugía llevada a cabo tiene un alto porcentaje de éxito y de curación, como así lo hemos observado en nuestros pacientes en Honduras”, aclaró Marco Tulio Medina.

Dijo que, existen otro tipo que no requieren un tratamiento quirúrgico, estas formas de epilepsias particularmente es la de ausencia de la niñez, o la rolándica, al llegar la adolescencia o a la adultez, pueden tener una alta tasa de curación, entre el 90 y el 100 por ciento de los casos.

Muchas formas de esta enfermedad tienen una evolución benigna y pueden llegar a curarse con un tratamiento; “uno habla de que la enfermedad esta ya inactiva cuando tiene cinco años sin crisis y se habla que está curada cuando la persona lleva diez años sin ningún ataque”, precisó el doctor.

¿Cómo se puede prevenir?

Medina explicó que, hay formas de la epilepsia que son prevenibles, por ejemplo, la neurocisticercosis, “si nosotros evitamos que una persona se contamine con comida que lleve los huevecillos de la solitaria, lavándose las manos, lavando bien los alimentos”, se puede prevenir, dijo.

“Asimismo, si una persona tiene un parto, y el mismo es atendido por un médico, se puede evitar el uso de una cesaría, también si se controla la hipertensión arterial”, expresó.

La utilización de cascos en una motocicleta, o de cinturones de seguridad para prevenir accidentes que vayan a lesionar el cráneo, también son formas de prevenir la epilepsia, agregó.

Rango de edad en la que se padece

El especialista Medina dijo que, la epilepsia puede ocurrir en cualquier momento de la vida, desde el recién nacido hasta el adulto mayor. No obstante, es más frecuente en la niñez y en la adolescencia, por ejemplo, una persona con un recién nacido puede tener epilepsia hipoxia neonatal, puede ser debido también a un a síndrome genético.

“En el adulto mayor, un evento cerebrovascular, infarto o enfermedad de pequeño vaso, en el transcurso de la vida un traumatismo craneoencefálico”, detalló.

Cualquier persona puede padecer de epilepsia, no obstante, la posibilidad de presentar la enfermedad es cuando ha habido una lesión en el cerebro o cuando hay antecedentes familiares.

Celebración en más de 120 países

El día 29 de junio del 2014 los miembros de la ILAE y su comité ejecutivo, presidido por el doctor Emilio Peruca, se reunió en la Ciudad de Estocolmo- Suecia y ahí se presentó por parte del presidente de la Comisión Europea, que el segundo lunes de febrero de cada año se celebrase el Día Internacional Contra la Epilepsia.

“Esta moción requería que fuera secundada por un miembro del comité ejecutivo y me tocó a mí el honor, como presidente de Latinoamérica de secundar esta propuesta”, manifestó el galeno.

En 120 países del mundo se celebra el día internacional contra la epilepsia y eso incluye a Honduras, que este año corresponde a la fecha 11 de febrero.

Cabe destacar que, este día también fue apoyado por la organización de la Oficina Internacional de Epilepsia IBE, junto a la ILAE.

Recomendaciones

“Recomendamos a la población hondureña respetar a las personas que padecen de esta enfermedad, de tratarlos igual que a otro ser humano, ya que, son personas que tienen una condición pero que, por otro lado, la mayoría de ellos no tiene otro problema más que las crisis”, dijo Medina.

De igual importancia, dijo que “debemos de evitar el estigma en nuestro país”.

Seguidamente, manifestó que, “a las personas que padecen de epilepsia, se les recomienda que acudan a donde su médico, en ocasiones se requiere ser visto por un especialista, llámese un neurólogo infantil o de adulto y en ciertos momentos es necesario que sea evaluado por un epileptólogo”.

Sin embargo, mencionó que es crucial que los medicamentos, antes prescritos sean tomados de forma estricta y regular, “hay que evitar la ingesta de alcohol como los desvelos, realizarse si es posible los exámenes para dar un preciso diagnóstico”, dijo.

“Le pido a los pacientes que padecen la enfermedad que tengan fe, porque hay nuevos medicamentos y en Honduras desde hace 15 años se ha integrado el programa de cirugía de epilepsia, la cual está integrado por los neurocirujanos Rafael Aguilar, Tulio Murillo, el anestesiólogo Carlos Guzmán y mi persona como epileptólogo”, comentó.

Asimismo, comentó que actualmente se está trabajando en la creación de una sociedad hondureña de epilepsia, la cual este año celebra su 25 aniversario de haber sido fundada (1994).

“Durante todos estos años Honduras ha tenido un rol muy importante a nivel internacional tratando de mejorar las condiciones a los pacientes que padecen de esta enfermedad”, acotó.

Además, indicó que “como expresidente de la ILAE estamos luchando en diferentes frentes para ayudar a personas con este padecimiento, Honduras fue nombrada por la Organización Mundial para la Salud (OMS), como un centro colaborador para la atención primaria de la epilepsia y este honor recayó en la UNAH”.

Anunció que, “se está trabajando con varios diputados, para poder llevar a cabo una ley que proteja a las personas con epilepsia, también se trabaja en un programa nacional de epilepsia con varios distinguidos miembros de la Sociedad Civil del Congreso Nacional (CN) y con las sociedades médicas, con el objeto de llevar un mejor tratamiento, consideramos que la Secretaría de Salud es crucial en todo este proceso”.

“De tal manera que trabajaremos en forma conjunta con esta entidad para ayudar a los pacientes de epilepsia en todo Honduras”, concluyó.

URL Corta: http://bit.ly/2tdAmNj

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...