Paquita la del Barrio” así es conocida Delia Guillen por su amor a la música

1503 views

***Doña Delia con los compañeros del coro ensayan dos veces a la semana, y cantan en varios lugares eventos y además salen a aldeas.

Alma Banegas

Tegucigalpa,Honduras

Doña Delia Guillen (73), desde hace 25 años es integrante del coro musical del Instituto Nacional de Jubilaciones y Pensiones de los Empleados y Funcionarios del Poder Ejecutivo (Injupemp), quien además de ser apasionada por la música, también tiene un puesto de comida en la Feria del Lempirita.

Doña Delia es una señora que con una singular alegría demuestra su talento y sus compañeros de trabajo agradecen que su lugar de trabajo sea un espacio donde nunca falta la música.

Desde pequeña le gusto cantar, viene de una familia de músicos sus tíos ejecutaban la guitarra, marimba y otros instrumentos. A sus cinco años descubrió su gusto por la música.

Nació en Ceiba, pero desde muy pequeña su familia se trasladó a Tegucigalpa, tiene cuatro hijos, pero solo dos tiene con vida y cuatro nietos.

Trabaja en la Feria el Lempirita tiene un puesto de comida, donde es muy conocida por los clientes y compañeros de trabajo por su talento le dicen “La paquita del Barrio”.

“Aquí me dicen Paquita porque les canto a los varones y a veces a las mujeres también, mi gusto por la música es general, pero interpreto más de Paquita”, manifestó con una singular alegría.

Confeso que sus canciones favoritas son Amor Eterno y Estoy Pensando en Ti-desde pequeña un tío me decía que cantará para ellos, pero yo después de cantar les cobraba-.

Doña Delia además es enfermera trabajó alrededor de 27 años en San Felipe y en Salud Publica en el Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS).

Señaló que para trabajar como enfermera primero la persona tiene que ser noble, honesta, tener compresión para poder servir a los semejantes.

“En mi experiencia era gratificante ver que un paciente recuperará su salud, y saber que en gran parte era por mis cuidados “, comentó.

En una plática muy amena expresó que trabajó en un Centro de Salud en San Francisco de Soroguara “allá yo era la reina, doctora, perito mercantil, la secretaria y todo porque era la jefa y mi gusto era atender a mis pacientes”.

Trabajar en la salud es difícil “lo más duro es ver morir a un paciente una experiencia difícil, recuerdo como tres caos que dejaron huella en mi vida, un señor padecía del corazón y murió en mis brazos y así otros casos que lo impactan a uno”.

Finalmente dijo que todas las mujeres deben de romper las cadenas de opresión porque ninguna mujer en este mundo tiene que estar amarrada a nadie ni a los hijos o a un hombre nadie nació bajo un Gobierno esclavista todos somos libre y tenemos derecho a demostrarlo dando amor.

Si usted quiere conocer la sencillez y deleitarse de un buen plato de comida a buen precio y aparte escuchar una melodía, visite la Feria del Lempirita y ahí la famosa Paquita hará que se olvide por un rato del estrés que genera el diario vivir. hondudiario/AB

URL Corta: http://bit.ly/2tcpv6g

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...