Senado mexicano aprueba por unanimidad la creación de la Guardia Nacional

435 views

***El proyecto aprobado obliga a los estados a que presenten un plan de fortalecimiento de sus policías en los próximos seis meses a su aprobación, asunto que desde la época de Calderón no se ha resuelto.

Tegucigalpa,Honduras

El Senado mexicano, aprueba por unanimidad la creación de la Guardia Nacional que reforzará la seguridad en México. Como partido de Gobierno, Morena tuvo que ceder ante la oposición para darle vida a la controvertida reforma policial del presidente, López Obrador.

La Guardia Nacional tal como fue aprobada no será de carácter militar como contemplaba el mandatario, sino que será de carácter civil.

El proyecto de ley que dará vida a este organismo fue ratificado en la Cámara Alta con 127 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención. Pero primero deberá pasar a la Cámara de Diputados para su ratificación.

Después de intensos días de negociaciones entre los diferentes partidos, el Movimiento de Regeneración Nacional de izquierda de López Obrador (MORENA) no tuvo más remedio que ceder ante la oposición que objetaba que la Guardia Nacional, como estaba concebida por López Obrador, profundizaría la militarización de la seguridad pública en México, en momentos donde los niveles de inseguridad y las violaciones de derechos humanos estaban desbordados.

Bajo esta lógica el núcleo de la reforma fue modificado pese a las críticas del presidente, que en declaraciones previas a la votación se resistía a aceptar un organismo que no resolviera los problemas de fondo. “Necesitamos el apoyo del ejército y los marines para enfrentar el grave problema de la seguridad y la violencia”, dijo.

Según lo acordado en el Senado, la nueva corporación estará adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública y no a la Defensa Nacional, como lo planteaba López Obrador. Así, el mando de la Guardia Nacional será civil y se regirá por una doctrina policial en lugar de militar.

Esta medida está acompañada de una serie de modificaciones: la participación de las Fuerzas Armadas en la Guardia Nacional quedará limitada a un período de transición máximo de cinco años.

Mientras el Estado recluta a los integrantes de la nueva corporación, policías militares, navales y federales vestirán el uniforme de la Guardia Nacional. La Policía Federal, ampliamente criticada por el Gobierno, desaparecería.

El presidente deberá informar anualmente al Senado de las actividades que realicen las Fuerzas Armadas, cuyas acciones estarán fiscalizadas. La norma también establece que ningún miembro de la Guardia Nacional, tampoco los que provengan del Ejército, podrá ser juzgado por un tribunal militar, sino que estarán sujetos a la justicia civil.

El presidente se resiste a aceptar una Guardia Nacional de carácter civil. Los cambios que hizo la Cámara Alta a su reforma no calaron en él y aunque se mostró “respetuoso” de la decisión de los legisladores, ratificó su idea de que el Ejército y la Marina formen parte de la Guardia Nacional para poder formar a los policías.

“Yo sí necesito del apoyo del Ejército, porque tienen disciplina y profesionalismo y son 226.000 elementos, y es la institución que más infraestructura tiene en el país”, aseguró el presidente.

Los senadores, sin embargo, coincidieron en calificar la jornada de histórica y en celebrar el acuerdo de Estado alcanzado entre todos los partidos. El senador Julen Rementería, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), aplaudió la creación de una Guardia Nacional “respetando los derechos humanos, el carácter civil y protegiendo a las Fuerzas Armadas”.

Algunos diputados de Morena se mantienen firme como su jefe. El líder del partido de Gobierno en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, señaló que le gustaba más la propuesta que aprobaron ellos, con un tipo de policía militarizada.

Para los grupos de derechos humanos es un gran triunfo. Una Guardia Nacional de carácter civil adscrita a la policía y no a los mandos militares, reduce las posibilidades de una militarización como la que vivió el país en 2006 con el expresidente Felipe Calderón. En esta época para estas organizaciones, creció el abuso de la fuerza pública a la población.

El proyecto aprobado obliga a los estados a que presenten un plan de fortalecimiento de sus policías en los próximos seis meses a su aprobación, asunto que desde la época de Calderón no se ha resuelto.

 El nivel de inseguridad en México ha crecido de forma exponencial, superando los índices de violencia de años anteriores, develando las falencias de la Policía para asumir la seguridad pública en el país.france24/hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2Er1jn5

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...