Don Félix Benítez, un papá que con la albañilería ha luchado por sus hijos

1285 views

*** “Hay que querer y amar a nuestros padres, porque ellos un día se van a ir y no vamos a poder volver el tiempo atrás, aprovechemos y seamos felices junto a ellos”, palabras que recomienda don Félix, mientras en su rostro se observaba serenidad y bondad.

Fernando Herrera
Tegucigalpa, Honduras
Don Félix y su esposa Leti Ardón

Un padre ejemplar, lleno de fe, alegría y coraje para sacar sus hijos adelante, Don Félix Benítez de 63 años, el cual trabaja en la construcción aproximadamente desde hace 29 años, contó al primer periódico digital de Honduras, algunas de las anécdotas que han marcado su vida con respecto a su familia.

“Don Félix”, como todos lo conocen, es padre de cinco hijos quien junto a su esposa Leti Ardón, los graduaron con títulos universitarios.

Ellos son: Jorge Félix, quien es licenciado en Administración de Empresas, el cual se desenvuelve como gerente, otras de sus hijas es Digna Emérita, ella trabaja en México y les apoya desde allá.

También Lesli Carolina, quien es doctora de profesión y trabaja en la Mosquitia, Dora Leticia, licenciada en Historia y labora en el en el Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), además, da clases en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y la hija menor- Doris Elizabeth, quien está estudiando su último trimestre para graduarse como licenciada en Mercadotecnia.

“Iniciéa a trabajar como ayudante de albañilería, en ese momento ganado a la semana cinco lempiras, después 8, luego 12 y por último 15, porque en ese entonces ya podía hacer más cosas, todo lo que me ponían hacer lo iba aprendiendo”, explicó Benítez.

Además, nos comentó que, del fruto de los cinco hijos, tiene nueve nietos.

El ejemplar padre, accedió a dar una entrevista a Hondudiario, cuando le preguntamos, ¿cómo se describe en una palabra ?, su respuesta fue “feliz; completamente feliz”, recalcó.

“Lo que más me enorgullece de mis hijos es que se graduaron, cada vez que uno de ellos termina, miro mis sueños hechos realidad en ellos”, acotó.

Benítez es de Yuscarán, “salí de mi pueblo a los 32 años; la decisión de trasladarme hacia Tegucigalpa fue para sacar mis hijos adelante”, dijo.

Don Félix terminó su primaria, pero no pudo continuar con su estudio por factores económicos, pese a eso, nos comentó que uno de sus sueños era ser arquitecto. “Mi sueño se vio frustrado por la pobreza, antes no había tanta felicidad para poder estudiar”, expresó.

Continuó y dijo que, “para llegar a la felicidad, primero hay que conocer la tristeza, hubo tiempos que no teníamos ni que comer”.

“Me recuerdo una noche que mis hijos se acostaron llorando porque no había nada que comer, ni una tortilla, mi esposa y yo ni almorzamos y en la noche ellos se fueron acostar sin nada”, comentó cuando en su rostro reflejaba emoción al recordar ese hecho.

“Al siguiente día, muy de mañana me levanté y me fui para el Hospital Escuela a vender una pinta de sangre, para poder darles de comer ese día, a las ocho de la mañana yo ya estaba con comida en la casa”, añadió.

Detalló que, “mi esposa me preguntó ese día, ¿dónde conseguiste pisto?, y yo le respondí: come, eso algo que ahora me alegra, porque siempre me preocupé por mis hijos”.

Dijo que, siempre ha luchado junto a su esposa y “hoy se miran los frutos,  no hay cosa que cause más alegría a un padre, que sus hijos sean profesionales y estén triunfando, nosotros nos sentimos orgullosos”, remarcó.

“Dios nos ha dado unos buenos hijos, responsables, sin vicios, que les gusta trabajar, uno se alegra”, destacó mientras sonreía.

Comentó a Hondudiario que, “mis hijos me ponen de ejemplo para criar a mis nietos”.

Expuso que, “en las reuniones del Día del Padre, ellos dicen, gracias a mi papá hoy somos lo que somos”.

“Ese día yo tengo que estar aquí en casa dijo, porque vienen todos a celebrarme, viera que alegría, que bonito y eso me llena a mí”, comentó con sus ojos que irradiaban alegría.

Además, manifestó que cada padre debe de ser un ejemplo para sus hijos, dar todo por el todo, para después ver la recompensa.

“Aunque no todos mis hijos viven en Tegucigalpa, siempre permanecemos en comunicación, eso es algo importante”, indicó.

También, apuntó que cuando los hijos toman malos caminos, los padres son los responsables, “hay que tratar de inculcarles cosas buenas”, detalló.

“Es importante siempre inculcarles a nuestros hijos valores y principios como la honradez, el respeto, honestidad”, recomendó.

De igual importancia, dijo que no hay nada difícil cuando se está con Dios.

“Hay que querer y amar a nuestros padres, porque ellos un día se van a ir y no vamos a poder volver el tiempo atrás, aprovechemos y seamos felices junto a nuestros padres”, concluyó. FH/Hondudiario

URL Corta: http://bit.ly/2FoE1Pf

Compartir esta noticia...

Compartir esta noticia...